Pienso que las empresas 2.0 tienen que ser plataformas de comunicación

Comunicacion_empresarial

El cambio hacia un modelo de empresa 2.0, que como estamos viendo en una serie de posts esta semana, replantea el tema de las jerarquías, y se mide por su capacidad de gestionar datos, tiene de igual manera que considerar el hecho de que las organizaciones deben convertirse en plataformas de comunicación. Todo está relacionado, lo que ocurre es que- cada cuestión de estas tres- tiene entidad suficiente para verse en sendos posts.

Dicho lo dicho, la pregunta sería: ¿por qué la empresa 2.0 debe ser considerada una plataforma de comunicación? Y las razones serían:

  • porque las herramientas del social media son herramientas de comunicación, y si las empresas las incluyen entre su catálogo de actividades, pues están trabajando como una plataforma de comunicación.
  • porque, derivado del uso de los medios participativos, es necesario plantearse temas consustanciales como las relaciones con el mercado, que exigen tener un conocimiento de Comunicación 2.0 para saber cómo utilizar esos medios, cuándo, con qué tipo de contenidos, con qué estilo, con qué normas… Esto en el plano externo.
  • porque, la utilización de los medios en el plano interno, implica también la obligación de conocer cómo establecer el diálogo interno, cómo priorizar los contenidos, como estimular la participación, etc, etc.
  • porque las empresas son expresiones de la sociedad, más que del mercado. Y la sociedad del siglo XXI es cada vez más una sociedad en la que las personas son comunicadores ya que, no sólo poseen la capacidad de entenderse con sus iguales mediante el habla, sino que pueden producir y emitir contenidos a través de medios ( social media) puestos a su disposición.
  • porque las empresas, involucradas progresivamente en un entorno cada vez más comunicado, interna y externamente, requieren estrategias diferentes que descansan en perspectivas de la disciplina de la Comunicación, pues como señala Juan Freire, los procesos productivos no terminan en la difusión de los mismos, sino que la difusión se encuentra a lo largo de los procesos en sí. 

Un último apunte: en este fenómeno sumamente interesante de modificación de las empresas hacia su conversión en plataformas de comunicación, no solamente están implicados los empresarios o directivos, sino que plantea un serio reto a los comunicadores profesionales que deben encaminar sus pasos hacia una reconversión intensa, de la que hablaremos en otra ocasión.