“Entrando en la edad de oro de las Relaciones Públicas”. Eso parece positivo, pero hay quien cree que con ello se engañará

Era la primera vez que entraba con cierto tiempo en The Huffington Post (web de información marcadamente política con orientación tipo blog y 20 millones de visitas únicas al mes) y hete aquí que leo este atractivo titular en un blog de una chica llamada Schuyler Brown: ‘Enter the Golden Age of PR: Exit Reality’.

En síntesis la idea del artículo es conocida: en esta era de medios participativos, la Comunicación/Relaciones Públicas está mejor adaptada al entorno cambiante a diferencia de la Publicidad, que es de otra época ( comunicación con una sola dirección). Pero Schuyler plantea un conflicto ético muy duro. Su idea es que la Comunicación/Relaciones Públicas maquilla la realidad en la aplicación de su estilo indirectocon el que intenta conseguir sus objetivos ( venta de productos, lanzamiento de líderes…). Y añade: con la Publicidad todo está más claro, puesto que se sabe que su intención es vender, cosa que no ocurre con la Comunicación/Relaciones Públicas.

Personalmente me parece una acusación de mentirosos en toda regla. Si bien no creo en los debates de buenos y malos, esta perspectiva resulta estimulante por dos razones: porque evidencia el éxito que poco a poco adquiere la Comunicación/Relaciones Públicas; y, de otro lado, porque pone el dedo en la llaga sobre un debate de gran calado respecto a la profesión.

El tema me parece muy interesante. Me encantaría leer tu opinión al respecto, si te parece

La Comunicación y Relaciones Públicas, subsector en crecimiento frente a la Publicidad que baja en los próximos 5 años

Mirando aquí y allá, entre los posts y noticias que he ido mirando esta mañana, me he encontrado con una noticia de The New York Times (NYT) que anuncia el crecimiento del sector de la Comunicación y Relaciones Públicas en los próximos cinco años, eso sí, en los EEUU. Estas actividades están unidas dentro de un mismo paquete ( media industry) junto a la Publicidad, que baja o, mejor, que sigue bajando:

…the media industry is expected to be the third-fastest-growing economic sector over the next five years, after mining and construction. Almost none of that growth is forecast to come from shrinking traditional media, however. Instead, it will be drawn from areas like word-of-mouth marketing and public relations (with a 9.2 percent compound annual growth rate from 2008 through 2013), branded entertainment (9.3 percent) and the Internet and mobile devices (10.2 percent).

Es decir:

  • La Comunicación ( media industry) será en los EEUU el tercer sector en crecimiento después de minería y construcción.
  • El crecimiento de este sector no se basará en la Publicidad en medios tradicionales sino en el ‘boca oreja’ y Relaciones Públicas ( con un crecimiento compuesto del 9,2% de 2008 a 2013) el entretenimiento con referencias de marcas (9,3%) e internet y dispositivos móviles (10.2%)

Considero importante el dato porque, si pasa en los EEUU, la tendencia se irá extendiendo al resto del entorno occidental, pues no en vano el mercado norteamericano es el de referencia. Yo creo que este tipo de previsiones se basan en evidencias como que las empresas encuentran cada vez menos eficaces los anuncios, aunque no se atreven a indagar de momento en las alternativas de éxito como las que representan los social media, un espacio en el que la Comunicación Relaciones Públicas se postula como un instrumento básico.

¿Cómo puede hacerse negocio en los social media si la publicidad es mal recibida entre sus usuarios?

Periódicamente surgen analistas que señalan que la burbuja acecha internet de nuevo; en esta ocasión, claro, contra los social media. La tesis última que he leído es la siguiente: ¿cómo puede hacerse negocio en los social media si la publicidad es mal recibida entre sus usuarios? La pregunta tiene su aquél y, la verdad, es que todavía no se ha encontrado la oferta publicitaria definitiva en servicios tan importantes como Twitter o Tuenti.

Realmente yo no estoy del todo de acuerdo con el hecho de que la gente no quiere publicidad, aunque sí es cierto que los social media no son los medios más apropiados para sorportarla. ¿Por qué?, pues porque los social media pertenecen a la gente y el personal no aguanta fácilmente que le estén vendiendo cosas constantemente. Y luego está la sensación de sentirse engañados por lo que prometen los anuncios y luego no cumplen.

¿Entonces? Realmente no sé, pero pienso que progresivamente la publicidad llegará más y más a los social media, si bien la creatividad, los criterios, las ténicas y los mensajes publicitarios deberán sufrir cambios. No vale eso de: es ‘bueno, bonito y barato’ y ya está. Probablemente la publicidad es la disciplina que más serios cambios deberá acometer para de verdad aclimatarse a los nuevos tiempos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

Mi post en EBE: “La debilidad de la publicidad”

Debilidad

Los últimos datos de la inversión publicitaria en España, con una caída registrada en el primer semestre de este año de nada menos que el 30%, plantean a las claras la necesidad de un proceso de renovación que, por otra parte, no puede hacerse mucho de rogar.

Yahoo Network acaba de presentar un trabajo de investigación
realizado sobre la base de encuestas en el que se confirma, una vez
más, que la superabundancia de información debilita el mensaje
publicitario hasta el punto que lo hace irrelevante. En este informe,
el 66 % de los encuestados manifiesta que le está afectando esta
sobrecarga de información y, lo que es más representativo, un 88%
valora el tiempo más que antes, de forma que la publicidad que no
resulte relevante, corre el peligro de caer en el olvido. Por último este estudio, al que se refiere El espacio del Dircom ,
afirma que el 83 % de los encuestados indica que si presta atención a
la publicidad espera recibir algo a cambio, aunque solo sea que le
hagan reír o que les aporten alguna novedad.

El reto es muy difícil, del tal manera que, bajo mi punto de vista,
si existe mucha saturación de información, la manera de atraer la
atención de unos receptores cada vez más limitados por la falta de
tiempo, se convierte en un elemento demasiado crítico para
exclusivamente superarlo a través de la creatividad publicitaria. Es
decir, la atención de la gente no se logra con anuncios más creativos.
Principalmente porque el riesgo de los publicitarios a la hora de
confeccionar publicidad es que se pierden por los vericuetos de la
creatividad y al final logran anuncios muy bonitos pero poco eficaces.

Las alternativas a este estado de cosas siguen floreciendo en un
ejercicio obligado dada la aparición de un entorno digital con una
fuerte presencia de internet. Google, según explica Denken Uber, lanza una iniciativa que, de implementarse, va a generar polémicas a diestro y siniestro.
Se trata de ligar anuncios en función del perfil crediticio de las
personas, para lo que el buscador utilizará un ranking financiero
llamado FICO.

Pero la cosa no queda aquí, Javier Godoy afirma en uno de sus últimos posts: ‘deja de anunciarte, comienza a innovar’,
expresión que nos sitúa en línea con el inevitable ejercicio de
encontrar esas otras formas de regenerar la industria de la creación
publicitaria.

Bajo mi punto de vista, la cuestión que tenemos que dilucidar en
estos momentos es realmente complicada. Lo más sencillo es que cuando
se logre superar la crisis económica, el mercado siga engullendo
toneladas y toneladas de comerciales que redundarán en el mismo
esquema: muchos anuncios, saturación, poca atención del público y, como
conclusión, disminución de la eficacia publicitaria. Este
es un círculo vicioso que, bajo mi punto de vista muchas veces
expresado, se puede romper siempre que gane presencia la reputación
,
un valor de largo recorrido que en la etapa de la web 2.0, debe
construirse con un mayor protagonismo del diálogo
empresa/marca/producto con los consumidores/ciudadanos.