Embarcado en una nueva aventura EBE: EBEuskadi

Ebeuskadi3

Pues aquí me veo, casi sin pensarlo dos veces, envuelto de nuevo en una aventura EBE. Se trata de EBEuskadi, una cita en la que nos veremos las caras en Bilbao este 12 de mayo. Será en la Sala Multibox, de EiTB, que es uno de los patrocinadores de esta iniciativa. Singularmente agradezco el apoyo que desde la autonómica vasca nos ha prestado desde el comienzo Lontzo Sainz (@lontzo). Su entusiasmo, su tenacidad y su buen humor son de agradecer.

También me ha parecido realmente estimulante la apuesta que ha realizado Xabier Uribe-Etxeberria (@uribeetxebarria), que sin mediar petición alguna, nos ha traido a David Sifry, el creador de Technorati. Son bastantes las personas que sin conocernos aportan su grano de arena en esta cita bilbaina, una ciudad que por estos días vive apasionada buscando rematar de forma gloriosa la buena campaña desarrollada esta temporada por el Atlético de Bilbao.

Creo personalmente que EBEuskadi es un acierto para la trayectoria de EBE. Eso sí, nos pone el listón cada vez más alto, que suele ser una costumbre 'marca de la casa'. Espero y confío que el reto de este 12 de mayo salga bien. Y deseo que la tarea nos valga para generar buenas ondas. No sé si alguno de mis lectores estarán por la sala Multibox el 12 de mayo, confío que sí. No hay nada más reconfortante que practicar eso de la 'desvirtualización', o la reedición de encuentros anteriores.

Mi crisis de fe con los social media

Rezar-cristiano-t14071

Tengo que reconocer que de vez en cuando me entran crisis de fe con esta cosa de los social media. Sí, tengo que declararlo públicamente. En esos momentos me pregunto si tiene sentido toda esta vena evangelizadora que me lleva en volandas desde hace ya unos cinco años. La duda permanece en mis adentros sólo un tiempo razonable y casi nunca me deja secuelas hasta el punto de apearme de este maravilloso tren. ¿Cómo, he dicho 'maravillos tren'? Sí. Ya ves, la pasión vuelve a cegarme.

Es verdad, aunque mis interrogantes sobre la razón de ser de los social media y toda la filosofía sugerente del 2.0 se despejan con prontitud, no puedo dejar de reconocer que algo de callo también dejan, aunque sólo sea por la reiteración recurrente ( varias veces al año) de estas crisis de fe mías. Pero no padezcan mis feligreses ( huy, ¡perdón por el atrevimiento!) porque si me lo pienso dos veces, el desgarro se cura gracias a ese bálsamo de grandeza que surge a través de las inevitables proyecciones de futuro que nos auguran un mundo mejor ( vease la influencia navideña de este post) dado el incremento expansivo y creciente en el uso de las herramientas de la web participativa.

No quiero aparecer frívolo, sin embargo, jugando a tirar la piedra y esconder la mano. Por eso, me gustaria enumerar aquí algunas de las sombras que planean sobre mi mente en mis instantes de descreimiento:

  • Los comentarios no llegan, a pesar de que le hecho horas y horas e intento sorprender a mis lectores casuales o habituales con enfoques, 'exclusivas' u, al menos, originalidad.
  • La gente que no vive en esta fe del social media pone cara de 'está loco' cuando intenta uno explicarle para qué escribir twitts toda la mañana.
  • Los jefes te hacen una pedorreta virtual ( sólo hay que mirarles el entrecejo) cuando le propones un elocuente sistema que mejorará sin duda nuestra capacidad de producción, la innovación, el conocimiento compartido y la productividad de nuestras organizaciones, gracias a blogs, microblogging, etc, etc.
  • Me pongo en frente del televisor y me zampo un reportaje sobre la violencia en Ciudad Juárez, y me pregunto: ¿qué podrían hacer aquí los social media?
  • Una de las ONG a las que estoy suscrito me golpea con una dura estadística del estilo de: cada minuto mueren 'nosecuantos' niños por hambre en el mundo; momento en el que me demando algo así como: ¿qué sentido tiene que yo me devanee los sesos con mis lectores de feeds, el poder del twitt de menos de 140 caracteres que te dejen un hueco para el RT, cuando hay muchísima gente que muere de hambre por no citar otros incómodos temas?

Por supuesto, me sé autoconvencer ( ya lo decía más o menos arriba) y mi raciocinio me llega para comprender que lo de los social media no es más que una relación de instrumentos de internet que nos introduce en un estado de cosas que evoluciona hacia un contexto social y económico diferente. Pero ya digo, uno es débil ( y la carne no tiene nada que ver en esto) por lo que a veces no tiene más remedio que sucumbir, aunque sea para levantarse, algo que me recuerda algunas de estas frases de ambiente bucólico que circulan a veces por los correos electrónicos sumadas a fotos también bucólicas.

Acabo: no estoy triste, espero que mi punto de ironía se haya notado. Tampoco me siento desilusionado con internet, más bien todo lo contrario pues en buena medida he hecho de él un proyecto vital y profesional. De igual modo, no pretendo resignarme ante aquellos problemas de verdad que uno nunca quisiera ni para el saborío del vecino de abajo, aunque nunca me mueven lo suficiente (lo siento y me golpea) como para involucrarme más en su solución… Y ya digo, a veces tengo crisis de fe con los social media, que espero no me abandonen por cierto, señal de que nunca me convenceré lo suficiente de la supuesta infalibilidad de algo o de alguien. Felices fiestas si has llegado hasta aquí, y si no también.

La contradicción del ego en el mundo 2.0

Ego

Personalmente, me interesa mucho todo lo que tiene que ver con el funcionamiento de la mente. Por eso me ha gustado uno de los últimos posts de Berto sobre la concentración en Think Wasabi. Y dentro del mundo de la mente, hay un apartado que me impacta más aún. Sí, efectivamente, me refiero al ego. Si hacemos uso del fácil recurso del Diccionario de la Real Academia, del ego se pueden leer estas dos acepciones:

1. m. Psicol. En el psicoanálisis de Freud, instancia psíquica que se reconoce como yo, parcialmente consciente, que controla la motilidad y media entre los instintos del ello, los ideales del superyó y la realidad del mundo exterior.

2. m. coloq. Exceso de autoestima.

Yo, que ni de lejos se del asunto, simplemente señalo aquí algo que me suena a contradicción en grado notable si nos fijamos en el mundo 2.0. Por un lado, es bastante patente que hay a quien ( se dice al menos) se le sube el ego ( que podría entenderse como exceso de autoestima y todos los excesos se dicen malos) cuando empieza a ser famoso en la blogosfera.

Por otra parte, que yo sepa, la internet participativa pasa por echar al suelo muchos individualismos para efectivamente trabajar de forma conjunta, en un plano de mayor horizontalidad, etc, etc. Y para eso el ego, chungo.

Desde luego que no me es fácil sacar una conclusión, tan necesaria en cualquier post que se precie, pues por un lado, me parece humano eso de que a uno se le suba el pavo con el famoseo que se pueda alcanzar en la red ( ya que no se cobra mucho…), si bien procuro personalmente no entrar en ese juego. Por otro lado, soy consciente de que los trabajos participativos no son tan buenos hasta el punto de anular las personalidades individuales, si no que se lo digan a la extinta URSS ( si es que recibe audiencia todavía).

En resumidas cuentas, y muy brevemente, el ego es arma de doble filo, fuel de estreses varios, aglutinador de adrenalina, perseguidor de comidas o gadgets de regalo; y motor indirecto de grandes obras, pero también de otras horrorosas… Todo un personaje, ¿no te parece?

TOKYO (by Joan Jiménez) Un trabajo realmente bello sobre la capital de Japón.

Joan Jimenez ha tenido la habilidad, la técnica y la sensibilidad suficientes como para plasmar estas bellas imágenes de Tokio. Realmente bonito trabajo de alguien quien en su Twitter (@ joanjimenez) se define como: “No sé lo que soy… estoy aprendiéndolo”. Este es su blog también: http://www.joanjimenez.com/new/