Suenan campanadas de muerte por el e-mail

Campana2-512

No sé si ese eco que huele a fin tiene sentido. Tan solo tiene sentido por ser el primer caso de empresa que ha anunciado que dará el paso de terminar con los socorridos correos electrónicos. Se trata de la compañía tecnológica francesa Atos. Que da razones de eficiencia en el empleo del tiempo y la necesidad de poner en marcha un mejor sistema de comunicación a través de aplicaciones tipo red social o microblogging.

 

Según la información que promovió la propia Atos, los mandos intermedios de la misma emplean entre 5 a 20 horas semanales leyendo o contestando correos. Reciben del orden de 200 al día, de los cuales el 18% es spam. Aquí se concentran todos los argumentos para acometer una evolución hacia esa nueva empresa ‘sin e-mails’ (impensable para muchos) que realmente es un proceso que ha comenzado paulatinamente en la compañía galaieste 2011 y que finalizará en 2013.

 

La primera vez que oi hablar del final de los e-mails fue a Luis Suárez, evangelista de IBM, en el EBE de 2008. Aquí va su conferencia. Merece la pena:

 

 

Desde mi punto de vista, la posibilidad de que los e-mails desaparezcan me parece muy interesante.Lo he intentado poner en marcha en una ocasión, pero de manera infructuosa. Al final siempre vuelves a tirar de mail. Desde luego no me parece una idea para nada descabellada. Parece bastante lógico sustituir los correos por plataformas en las que comparezca todo el mundo, y en la que se vaya colocando la información relevante que sea necesaria. Y ¿para ponerte en contacto directo con alguien? Pues para eso, desde luego existen alternativas de gran utilidad como los mensajes directos dentro de una red de microblogging o la mensajería instantánea. Está claro que huérfanos no nos quedaríamos. Si tenemos alguna certidumbre en este ápoca es que tenemos cientos de posibilidades para poder comunicar. El objetivo es buscar la alternativa más conveniente, y quizás no sea la del e-mail.

 

La experiencia de los clientes, vía participación, clave del modelo económico emergente

Cliente_interno

 

¿En qué medida está influyendo la web social en el cambio de modelo económico? Esta pregunta puede sonar hasta dramática ( o esperanzadora, según se mire) con la que está cayendo con esta dura crisis que no desaparece sino que se complica por días. Pero hasta podríamos entender que esta depresión puede provocar modificaciones sustanciales en lo que se refiere a la economía y las empresas.

No obstante, dicho lo cual, la pregunta sigue sin contestarse. La respuesta a la cuestión previa es que los cambios suponen el progresivo fin de las empresas basadas en los procesos productivos para ser sustituidas por modelos concebidos en las experiencias de los clientes, como se pone de manifiesto en este más que interesante post de Dachis Group, Everithing is a service.

En este casi informe, del que recomiendo encarecidamente su lectura, entre otras conclusiones se afirma que las empresas se deben organizar sobre la base de las experiencias de los clientes antes que a través de los procesos de producción. Se considera, lo cual es cierto, que los niveles de eficiencia adquiridos son muy grandes en lo que se refiere a la producción, mientras que la experiencia de los consumidores y el servicio a ellos sigue siendo una asignatura sin aprobar, a pesar de los empeños por conseguirla. De hecho este aspecto es el que sale a relucir en una encuesta de Accenture, que cita el post, en la que se informa que el 64% de los consumidores han dejado de comprar a empresas debido a su pobre servicio. 

La constatación de la relevancia que está adquiriendo el servicio a los consumidores a través de sus experiencias con mis productos, coincide como es evidente con el amplio y creciente protagonismo de las personas en el hecho económico a través de la web social. Probablemente, de no existir la web social, esta conclusión no hubiera sido posible. El informe de Dachis Group da un paso más y afirma además que el cliente a través de su experiencia deja de tener un papel pasivo y se transforma en un ‘co-productor’ debido al conocimiento que expresa a través de sus interacciones.

La economía mundial, y especialmente en Occidente, está acechada por una enorme crisis. Su gran incidencia está provocando enormes problemas, pero como todo bache, la caída, implica también un revulsivo si sabemos levantarnos. La clave está en cómo entender y aplicar los nuevos signos que se están vislumbrando. Por eso, como decía en mi anterior post, la evolución al social business es una oportunidad de negocio para aquellos que sepan entender el paradigma emergente y sepan explicarlo y aplicarlo. 

El análisis del social media permite a las empresas de zapatos calcular su producción

Louboutin3
La noticia la ha publicado PRNewswire y cita un estudio realizado por IBM, según el cual, las empresas de confección de zapatos pueden realizar análisis del social media que le permitirían saber, en primer lugar, las tendencias de los próximos modelos y, a partir de ahí, calcular las materias primas que comprar, la producción que hay que realizar, los stocks que hay que tener, o la inversión publicitaria adecuada.
El sistema es muy sofisticado pues analiza millones de referencias publicadas especialmente en blogs, que son las plataformas más habituales para hablar de moda (un ejemplo), aunque también en redes sociales en general. Y de la monitorización de esa información, se extraen las conclusiones antes comentadas respecto a las decisiones empresariales.

 

La cuestión es que la utilización empresarial del social media va más allá del Marketing y la Comunicación. No se trata solo de usar estos medios para vender a través del diálogo. Como se está comprobando también, se puede conseguir informaciones relevantes para cualquier acción que mi compañía quiera llevar a cabo. ¿No podrían los operadores de televisión, por ejemplo, analizar los tweets, pues se calcula que un 50% de los usuarios de Twitter comentan los programas televisivos a través de esta plataforma? Parecería aconsejable.

El cliente solitario desaparece en favor del cliente conectado

Clientes

La primera constatación que podemos declarar permanente en el actual mercado es que la influencia de lo social en internet ha anulado en buena medida el comprador solitario. La segunda es que ha sido sustituido por el cliente conectado. Tal situación de hecho nos lleva fácilmente a inferir que los comportamientos en los mercados de las empresas están cambiando, con clara incidencia no solo en lo que las compañías hacen hacia afuera sino con netas repercusiones también puertas adentro de las organizaciones.

En el informe de Trust Barometer de 2011, las encuestas realizadas nos confirman que las personas se fían más de los buscadores que de los medios a la hora de confirmar sus dudas o planteamientos con respecto fundamentalmente a decisiones privadas, entre las que se encuentran las de consumo. ¿Afecta esto al hecho económico? Habría que estar un poco desenfocado para pensar que no.

La incidencia de la web social en nuestra realidad está llevando a repensar viejas disciplinas como el Marketing, razón añadida para comprender que la empresa no se puede ver ajena por más tiempo a la penetración e influencia de las nuevas herramientas de comunicación. La situación presente nos lleva hasta el extremo de que, escribe Brian Solis, hoy en día no podemos concebir un negocio antisocial. Ser antisocial desde la perspectiva de internet es negarse a la evolución de los acontecimientos.

La transformación del modelo del comprador aislado frente al conectado lleva implícitas muchas modificaciones que implicarían cambios profundos en las operaciones de las empresas, desde la aparición del esbozo de los productos, hasta la fabricación y distribución de los mismos. Efectivamente ello va a hacer necesaria repensar no solamente el Marketing como decía más arriba sino toda la empresa.

Antonino Albarrán (Intel): “El futuro en ordenadores está en la computación intuitiva”

En estos días de calor y calor, estoy reproduciendo las entrevistas que días atrás ( el 9 de junio) se realizaron para EBEMadrid. La que puedes ver es de Antonino Albarrán el director de Tecnología de Intel para España y Portugal. Aquí puedes leer un resumen de su intervención si quieres y aquí va el vídeo de la entrevista.

“El Social Media no es cuestión de tecnología, sino de cultura de las empresas”

"El Social Media no es cuestión de tecnología, sino de cultura de las empresas". Esta es la idea que aporta José Cabrera  @cabreramc en esta entrevista que hicimos en EBEMadrid, celebrado el pasado 9 de junio. Aconsejo su atenta escucha, pues probablemente para algunas personas, José sea un descubrimiento. Recomiendo también, un repaso de su trayectoria, lo que justifica el interés de sus palabras. Más adelante publicaré otras entrevistas de otros ponentes.

La comunicación es la base de la economía en la era del social media

Social-media-650x300

La comunicación es la base de la economía social media. ¿Qué quiere decir eso? Pues que para la acción económica de la era de la web social o del social media, la comunicación se ha instituido en el eje principal sobre el que se sostiene. Si ponemos un ejemplo comparativo, la economía tradicional se basa en la limitación de los canales, los agentes participantes y los mensajes puestos en circulación para el desarrollo de las actividades propias de la realidad empresarial, mientras que en la economía propia de la era de la web social o el social media, es todo lo contrario: ampliación máxima de canales, gran incremento exponencial de los agentes involucrados, así como de los mensajes en circulación. La comparación nos supone realmente pasar prácticamente de la nada hasta el infinito.

De forma concreta podríamos concretar en cuatro los aspectos que definen la economía del social media. A saber:

  1. aparición de un nuevo operador de gran importancia en el hecho económico: las personas, que implica la presencia de muchos agentes activos, cientos de millones cada día, que se comunican a través de medios de comunicación vía internet.
  2. las empresas tienenun lugar útil en la red, si logran traducir su presencia de marca en una dinámica para generar contenidos (storytelling). Como bien dice @jarodriguez, las redes sociales nunca serán patrimonio de las marcas ni estarán en manos de las marcas, ya que los verdaderos protagonistas son las personas.
  3. el crecimiento de la presencia de las compañías en la web social y, en definitiva, su nueva forma de competir  se dilucida a través de la generación de enlaces que les permitentan trasladar a las personas (clientes) quiénes son, qué hacen y en qué les pueden ayudar, pero no es todo. La mayor o menor presencia de la marca tiene varios ejes que nos permiten medir el nivel de presencia de la misma:
    • situación en buscadores.
    • nivel de etiquetado de la marca, es decir presencia en los hastags ( 'economía hastag' como afirma Brian Solis) que la gente realiza a través de medios como Twitter.
    • presencia también en grupos generados en otras plataformas como Facebook
  4. habilidad de las empresas de traducir sus niveles de implicación y diálogo con las personas en resultados económicos. Esto pasa por la aceptación de las normas del juego de la web social (diálogo abierto) y por la capacidad de generar actividad a través de ese diálogo con clientes activos y críticos.