Hay indicios de que el sector de la Comunicación pierde el reto de la web social

Adapt_or_die

Si me lo cuentan no me lo creo, pero esta reflexión que hace Forrester Research sobre el futuro de las agencias de Public Relations ( PR Agencies:Adapt or Die ), me ha dejado cuando menos cabilando. Y es que, si las empresas que se dedican a la Comunicación Corporativa, Relaciones Públicas, etc, etc pierden la oportunidad de convertirse en uno de los líderes de la evolución que están marcando los social media, apaga y vámonos.

No existe una revolución que venga más al pelo para este sector que la que tiene que ver con unas herramientas y prácticas que son esencialmente comunicación. Personalmente me parece, sin embargo, que las agencias y los departamentos de Comunicación están viendo venir el panorama de la web social como algo ajeno, y no como debieran: como un revulsivo que está cambiándolo todo y que forma parte de su ADN, que es lo más importante.

No sé si es por falta de determinación o por no sentirse cómoda en el papel de protagonista, que le es más propio al Marketing, pero parace que la Comunicación Relaciones Públicas no quiere tirar del carro ante el reto que le plantea la web social. El post de Forrester afirma que el gato al agua se lo está llevando el community manager, que es un perfil profesional de nuevo cuño que asimilan los departamentos de Marketing en su caso, mientras que las agencias de Comunicación Relaciones Públicas se quedan ciertamente inmovilizadas porque a sus clientes les sigue gustando verse en los periódicos de papel o en los programas de televisión.

¿Qué capacidad tiene el sector de redireccionar esta situación? Espero que toda. Yo compruebo que profesionales de distintos ámbitos se tienen que empapar de lo que es en esencia la Comunicación al tiempo que se han de poner las pilas también con el funcionamiento de las herramientas de la web social. La gente que procedemos del sector de la Comunicación tenemos lo primero de fábrica, y aspiramos a dominar lo segundo. Está claro que lo tenemos más fácil, razon por la que dejar pasar este tren sería además de desagradable, todo un mal negocio para el que otros se están posicionando de maravilla.

Bienvenido el blog de la Revista Comunicas

Revista_comunicas1

Hace unos años, no muchos, la aparición de un blog era recibida con parabienes en una ceremonia cordial que, con el tiempo y la explosión de las redes sociales, microblogging, etc, etc (me parece a mi) se ha ido perdiendo. A mi esa ceremonia me gustaba, así que la aparición del blog de la revista Comunicas del Grupo BPMO, me ha permitido reeditarla.

Son pocos los posts publicados hasta ahora, por lo que está recién nacido este blog. De un lado, me parece interesante que salgan en forma de bitácora los contenidos que suele brindarnos la gente de Comunicas?. Están bien elegidos, son actuales, abren nuevas vías para la reflexión y la acción y, desde la perspectiva de lo que es el papel, la revista está muy bien maquetada. A mí así me lo parece al menos.

De otra parte, me agrada que adopten (entiendo) la forma de blog corporativo en BPMO, pues desde mi punto de vista, contar con esta plataforma resulta de lo más adecuado para fijar posicionamientos empresariales. De esa forma, las compañías van más allá del negocio y tienden puentes con su entorno en un sentido mucho más amplio que el tradicional. Así, las compañías dan pasos firmes en lo que representa el desarrollo de la actividad económica sobre la base de la economía de la participación.

En definitiva, que doy la bienvenida al blog de Comunicas, que es una plataforma de conocimiento que habrá que seguir y a la que le deseo una larga vida digital.

Hay que dejar atrás la obsesión de que la Comunicación es solo relaciones con los medios

A mi me ha parecido siempre de lo más necesario dejar patente que el trabajo de la Comunicación no se centra exclusivamente en las relaciones con los medios, como dejé patente en mi trabajo 'El auge de la Comunicación Corporativa' hace ya varios años. Leyendo ahora este post de PR Conversations, de nuevo me centro en esta misma idea, algo que es especialmente relevante y normal que nos indaguemos ahora que las herremientas de la web social tienen cada vez más presencia.

La primera pregunta es: ¿pueden los comunicadores olvidarse de las relaciones con los medios clásicos y centrarse en el social media? La cuestión es que es razonable pensar que el protagonismo ha cambiado. Realmente una empresa no necesita, por así decirlo, depender de tener relevancia pública de terceros, es decir de los medios de comunicación tradicionales como durante toda la vida ha sido. ¿Por qué?, pues porque, como resulta evidente, cada organización puede tener su propio mix de medios digitales desde el blog coporativo, pasando por las redes sociales, You Tube… Ahora las compañías se pueden autoabastecer sin necesidad de depender de terceros.

Y la segunda y última: ¿es posible dejar de lado la posibilidad de realizar un impacto al publicarse una noticia de mi empresa en un medios clásico con cientos de miles de seguidores para confiarnos a las microaudiencias de nuestros medios digitales?
Lo primero que habría que aclarar es si efectivamente nuestra publicación puntual en un periódico u otro medios tradicional nos va a generar un gran impacto o no; o si, por contra, nuestra presencia permanente a través de nuestros medios digitales no va ser más eficaz y directa, puesto que además a través de ellos nos dirigimos directamente a nuestros clientes y no a intermediarios como al fin y al cabo son los medios de comunicación clasicos.

Última idea: creo que mantener las relaciones con los medios es muy importante, pero no es una tarea única y tan prioritaria como hace unos años. Lo aconsejable es pasarnos al entorno digital, sumando la presencia de nuestra empresa en las plataformas de siempre, puesto que cuanto mayor es nuestra protagonismo mejor para nuestros intereses. Lo que ocurre ( y eso hay que tenerlo muy en consideración) es que está cambiando el orden de las prioridades.

La Comunicación dialoga para vender y el Marketing aprende a dialogar para el mismo fin

Vender

No pienso que nadie se rasgue las vestiduras cuando se piense que, aplicadas al mundo de la empresa, el Marketing y/o la Comunicación persiguen la obtención de una rentabilidad económica. Lo que pasa es que, al menos en el ámbito de España, que es el que yo conozco, cada una de estas actividades, que muchas veces pasan por estas unidas, tiene un modus operandi diferente.

De forma especialmente relevante en este tiempo de la web social, hay que señalar que la Comunicación ha ejercido y ejerce un papel marcado por el acercamiento a través del diálogo, mientras que el Marketing ha jugado, y juega de hecho aún, a conseguir rendimientos a través del lanzamiento de mensajes con mentalidad unidereccional a pesar de la incidencia de la web participativa.

Creo que el Marketing está siendo patoso en su empeño de asentarse en la filosofía de la conversación, al tiempo que la Comunicación está perdiendo su ventaja histórica al estar demasiado atenazada por el corsé corporativo. En ambas actividades falta flexibilidad y una actitud más natural ante el fenómeno de la conversación. Dice el blog A view from Silicom Valley, y creo que con bastante lógica, que la Comunicación las Relaciones Públicas, tiene que cesar en su estrategia push (lanzo y lanzo mensajes) para involucrarse mejor en el diálogo que las personas ya han iniciado en internet.

Razona el enlazado post que lo que están haciendo las compañías es continuar con la misma estrategia de llenar los espacios con sus mensajes unilaterales, independientemente que se haga por los medios clásicos, o ahora por los participativos. Personalmente discrepo con este artículo en el sentido de que no se debe erradicar la movilización de los mensajes de las organizaciones para cambiar por la involucración en los diálogos ajenos. Se deben hacer las dos cosas.

¿Qué es mejor que la empresa tenga un equipo de Comunicación propio o confiar en uno externo?

Hace tiempo que no escribo sobre Comunicación  y Relaciones Públicas, pero este artículo de Jennifer Leggio me ha parecido lo suficientemente interesante como para plantear el asunto yo también. ¿Que qué asunto?, pues el que introduce esta pregunta: ¿qué es mejor, tener el departamento de Comunicación propio o es mejor confiar en uno externo? Yo desde ya me posiciono con que las empresas deben tener a alguien de Comunicación dentro ( más o menos gente dependiendo de las dimensiones de la empresa)  y contar al mismo tiempo con algunos apoyos externos. Es mi alternativa.

Pero no quiero dejar aquí el post pues quedaría no pobre, sino que parecería más bien un tweet, por breve me refiero. La primera razón de peso para contar con un equipo de Comunicación dentro de la empresa es que va a conocer mejor la cultura corporativa de la compañía y los asuntos que están a flor de piel en el día a día. Luego existe una razón de la evolución de los acontecimientos, pues los nuevos medios digitales tienen una presencia de 24 horas al día (que requieren atención plena) y, además desde la web social, se suele penalizar a aquellas empresas que tienen 'negros' para escribir los posts o las entradas en Twitter, dado que se entiende que no es la verdadera voz humana que tiene que hablar desde la empresa.

En el lado de los servicios externos, una de las características que están haciéndolos bastante necesarios es justamente estar por delante en lo que se refiere a abrazar las nuevas herramientas de la web social. En este aspecto, según he podido comprobar en más de una ocasión, las firmas asesoras de Comunicación y Relaciones Públicas son las que realizan la tarea de envangelizador que tan necesaria es. Su visión externa, además, ofrece una mayor objetividad a la hora de analizar determinados asuntos y tomar decisiones, pues quizás internamente se tiene demasiada poca visión ( o está mal enfocada) para tomar alguna medidas.

Finalizo. La fórmula mixta que apuntaba al principio como la más válida para mi, con comunicadores propios de la empresa y ajenos, me parece la más extendida por otro lado. El hecho de que así sea, es porque probablemente nos demuestre con claridad que es la fórmula más adecuada. Quizás sea la pasión por la disciplina la que una en una misma tendencia a comunicadores de dentro y fuera, motivo por el que en muy poco tiempo empiezan a demostrar las muchas posibilidades de realizar un trabajo conjunto.

¿Está logrando el social media el reconocimiento público de los comunicadores?

Los comunicadores que estamos involucrados en el mundo de la Comunicación Corporativa o la Comunicación/Relaciones Públicas, hemos celebrado la llegada de la era del social media pues en buena medida significaba ( y significa) la entrada en una edad de oro de la profesión. Esta claro que tal consideración sea así puesto que se ponen a nuestra disposición nuevas herramientas ( blogs, wikis, redes sociales, microblogging) y, por lo tanto y en segundo lugar, todo un nuevo campo de experimentación con nuevas reglas.

No creo que sobre estas cuestión haya mucho que discutir dentro de la profesión de comunicadores corporativos, pues supone un refuerzo. También es cierto que, si bien nos consideramos en cierta medida 'los elegidos' para desarrollar este nuevo entorno, no es menos cierto que otros colectivos también asumen protagonismos. Creo que la llegada de la web social y sus múltiples posibilidades da juego para todo y para todos y todas.

En fin, dicho lo dicho, la pregunta que me hago es si el entorno en el que trabajamos en este siglo XXI valora el papel de los comunicadores, relaciones públicas… en la medida que el panorama está cambiando. En alguna que otra ocasión he comentado que en muchas organizaciones se nos ve como el 'chico de prensa', que es el que prácticamente al dictado elabora una nota de prensa y procura que se publique, y poco más. ¿Se está desdibujando esta percepción estrecha de nuestras tareas, está logrando el social media ampliar nuestro reconocimiento social?

El miedo al social media, oportunidad de negocio para las agencias de Comunicación especializadas

Creo que las empresas tienen delante de ellas un reto y un miedo. El reto es el de iniciarse en el mundo del social media. ¿Y el miedo?, pues las incertidumbres que ello le supone. Lo consideran como una obligación que las circunstancias les imponen, pero realmente ( la inmensa mayoría de ellas) desconocen como hacerlo. Lo que más temor les da a las empresas es qué van a hacer cuando detecten críticas o, en resumidas cuentas, cómo deben proceder una vez dentro de este mundo.

Para mi esta situación es algo más que evidente que he detectado en muchas empresas españolas con verdadera relevancia en nuestro país. Existen algunas de ellas que incluso están en un momento peor, pues están haciendo como los monos de Gibraltar, que ni quieren ver, ni quieren oír y ni quieren hablar.

Justamente este panorama, provocado en buena medida por la ignorancia, es sin embargo favorable para las agencias de Comunicación si, efectivamente, saben de este tema; es decir, si saben de la web social, etc. En algunos casos estas compañías también se 'tienen que poner las pilas' porque tienen serias lagunas para hacer frente a una de las líneas de negocio que más va a crecer en los próximos años. Por lo tanto, las que mejor están posicionadas ahora son las especializadas en este ámbito. Si representas a una empresa con intención de iniciarse en el social media, busca estas agencias especializadas.