El blog representa el poder del prescriptor y las redes sociales el de la comunidad

Otra_de_muecotes

He llegado yo solito a esta conclusión, que no sé si será muy compartida, pero es que me parece evidente. El blog es el vehículo de comunicación de una persona en la mayoría de los casos, y aunque lo fuera de empresas o colectivos, representa el poder del prescriptor de forma individualizada, mientras que por su lado, la fortaleza de las redes sociales está en la capacidad de generar movimientos de gente que pueden ser consideradas comunidades según las circunstancias.

 

La incidencia de un blog se concreta en el momento en el que es seguido por mucha gente ( o por no tantas) y sus informaciones u opiniones son muy tenidas en cuenta. La presencia influyente a través de las otras plataformas, denominadas redes sociales, tiene sentido en el momento en el que viralmente una determinada opinión empieza a crecer y tiene una serie de consecuencias.

 

Parece claro que estas dos perspectivas no aparecen separadas sin vínculo posible. Eso no existe en internet. De hecho, lo que se da es justamente es la relación entre plataformas a través de los enlaces. Quizás, a pesar de los pocos años que llevamos aún en internet, lo que sí podemos entender es que se están en cierta medida deslindando los campos, algo que en buena medida me satisface pues los blogs no solo no han muerto, como ya se ha sentenciado en más de una ocasión, sino que cada vez si caben tienen más sentido.

 

Por otra parte, la contundencia del poder expresado por la gente se evidencia con más rotundidad, y sin duda alguna, a través de las redes sociales. De ahí su poder de convocatoria que se ha podido comprobar en movimientos como el 15-M  o las revueltas democráticas en distintos países árabes.

 

Twitter es la vía rápida de la reputación digital, frente al blog, la vía lenta

Blog_twitter

Quizás uno de los casos más representativos a nivel internacional ha sido el de Robert Scoble, en su día muy distinguido blogger, que desde hace un tiempo a esta parte ha optado claramente por seguir trabajando su reputación digital, y desarrollando su negocio, preferentemente a través de Twitter (@scobleizer). No ha dejado su blog, pero ya no es lo que fue en su día, sin duda por la diversificación que la identidad digital exige de un tiempo a esta parte. La cuestión es que hay que estar en cuantas más plataformas mejor, y cualquier planteamiento de tener presencia en una solo no suele ser lo más eficaz en absoluto.

 

Siendo por lo tanto cierto que el perfil multiplataforma es el que triunfa, me parece bastante extendida también la tendencia de buscar la vía rápida de ganar reputación digital a través de medios como Twitter, frente a la vía lenta que representan los blogs. Está claro que cada medio aporta un valor. Básicamente Twitter es alta conectividad en breves fracciones de tiempo, mientras que el blog supone la forma ideal de darse a conocer a través del dominio del conocimiento de algún tema.

 

El factor tiempo es muy determinante. La mayor dedicación que exige el blog hace que mucha gente prefiera ganarse un hueco en este entramado a través del medio veloz, de Twitter, que le demanda bastante menos tiempo. Como también ocurre en Facebook. Ello hace que el número de blogs no crezca en los niveles que lo hacía hace cuatro o cinco años, mientras que el incremento de usuarios de sistemas como Twitter es tan rápido como escribir un mensaje de 140 caracteres.

 

¿Le interesa a las marcas hablar de blogueros por un sitio y de tuiteros por otro?

Twitter-blog-blogs-redes-socia

Últimamente vengo escuchando voces diferentes para distinguir a tuiteros de blogueros, así como de la gente que es habitual en Facebook, si bien esta red social no ha obtenido el privilegio, digámoslo así, de haberse sustantivizado, al menos en español. Está claro que el que no tiene blog no puede ser llamado bloguero o blogger, como tampoco el que no tiene cuenta en Twitter, debería se reconocido como tuitero.

También es cierto que las caracteristicas de un medio tiene sus diferencias con relación al otro. Pero puede, o interesa, desde la óptica de la marca establecer diferenciaciones. Probablemente la respuesta más lógica es que la marca debe estar con quien quiera que sea que pueda interesarle. Sin embargo, ¿en qué puede beneficiar a una marca querer establecer diferencias entre familias, por decirlo así?

Hay que tener en consideración, de otro lado, que lo más común es el usuario multiplataforma, con lo cual es muy difícil encontrar a un bloguero sin perfil en Twitter, aunque sí es más fácil lo contrario. Las razones ya las sabemos: no representa el mismo esfuerzo tuitear como el que supone mantener un blog con una periodicidad habitual. Ser multiplataforma es un añadido que se obtiene con la presencia, más bien, en diferentes redes sociales, dejando el tema del blog como una especie de verso suelto.

Las perspectivas de enfoque táctico varian según qué plataforma, decía más arriba. ¿Pero lo hacen hasta un extremo irreconcibilable? ¿Vale la pena dividir entre comunidades o es mejor el efecto contrario? ¿Se tiene en consideración el aspecto ‘usuario multiplataforma’ como evidencia para no dividir? En fin estas son preguntas que me asaltan sobre el tema en cuestión.

Los tres tipos de post que una empresa debe tener en cuenta para su blog corporativo

Para cualquier blog corporativo de una empresa, existen tres posibles tipos de post que, más bien, representan tres líneas generales temáticas sobre las que escribir.

Filosofía y política de empresa: de este apartado hablaríamos de aquellos asuntos relativos a la política de empresa. A saber, sobre todo aquello que represente el posicionamiento de la compañía y su cultura corporativa. Sería pues hablar o referirse a cuestiones como la historia, la conformación accionarial o societaria, su apuesta por la responsabilidad social corporativa, el liderazgo…

Valor añadido: en este apartado los post se refieren a aquellos asuntos relacionados con  la actividad de la empresa que pueden valer para contextualizar y aportar conocimiento. Me refiero a explicaciones relacionadas con el negocio que, aunque no entronquen directamente con él, sí sirvan para orientar al lector o posible cliente. Por ejemplo: consejos para ahorrar energía, cómo hacer una compra inteligente, cómo hacer para elegir entre una oferta amplia de productos…

Venta: los blogs son también canales de venta para las empresas. Por eso hay que hablar también de nuestros productos, nuestras novedades, nuestras ofertas, etc. Obviamente alejándonos de un lenguaje publicitario que puede ser entendido como spam. En general, un blog corporativo tiene que ser útil para quienes lo visiten. No se puede poner como objetivo vender y vender, porque no se aceptará como tal ya que, además, existen otros canales de venta más adecuados y útiles tanto para la empresa como para el cliente.

Tenemos blogs para rato. Crece el número de blogs corporativos

Yo soy de los de la opinión de que tenemos blogs para rato, pues mientras no se demuestre lo contrario, representan la mejor forma para que una empresa u otro tipo de organización mantenga un contacto directo y permanente con su entorno. En un informe realizado recientemente por la compañía eMarketer, el 34% de las empresas de los EEUU tiene un blog con la finalidad de ser una herramienta de Marketing; y este porcentaje en el 2012 crecerá hasta el 43%.

Diagrama_crecimiento_blogs

 

Dada la posibilidad de  los blogs permiten una mayor profusión en cuanto a contenidos, estos soportes significan un vínculo de conexión muy potente con el mercado y la sociedad. Además representan una manera normalizada de mantener una relación basada en el conocimiento, lo cual disminuye la sensación de ‘interés exclusivamente para vender’. El diálogo entre empresa y clientes acerca a ambos lados y eso hace madurar a las compañías que, gracias a los blogs, mantienen una conversación permanente. Ese diálogo antes era puntual o inexistente. A pesar de que los blogs tienen un camino por recorrer en nuestro mundo occidental, lo que sí se está claro es que no son un medio único. Forman parte de un mix con otras plataformas como Facebook o Twitter fundamentalmente.

Por último, me gustaría dejar la referencia de uno de los últimos estudios de Forrester Research, según el cual las empresas van a ser en adelante las que más contenidos van a crear cuando, el número de personas que hacen lo propio a título personal ha disminuido debido al traspaso de gente que antes solo tenía presencia en blogs y que ahora la comparte en otras plataformas.