¿ Y qué tal si adquirimos un enfoque de pyme?

En el mundo tecnológico se vive con verdadera pasión las tareas que se acometen. La idea que nos atrapa, los primeros contactos para darle sentido a la misma, los primeros pasos para empezar a dar cuerpo a nuestra iniciativa (local, marca, personas…), la búsqueda de la financiación para arrancar… El proceso es ilusionante, gratificante… Y es así porque nos movemos, casi, para un proyecto de vida. ¡Empezamos!

Las pautas pueden ser similares en tantos y tantos casos que afortunadamente se dan a diario en el mundo tecnológico que es en el que me sitúo particularmente. Obviamente ocurren situaciones similares dentro de cualquier proceso de emprendizaje, aunque no sea exactamente del mundo tecnológico. Lo interesante es ver que, bien sea del sector tecnológico, o no lo sea, de lo que estamos hablando es de poner en marcha una pyme, o en desarrollar nuevos proyectos desde una pyme.

La particularidad del sector tecnológico es que bebe, a veces con fruición, de las fuentes de escenarios míticos como el de Silicon Valley. En el imaginario colectivo nos encontramos con los garajes donde empezaron grandes compañías, las ideas afortunadas que se convirtieron en pingües beneficios, o las personalidades que ascendieron hasta convertirse en ejemplos a seguir. Es el entorno de los emprendedores y las startups.

Todo forma parte de un ecosistema, y es muy positivo. Sin embargo, me parece interesante y práctico a la vez, aportarle a ese ecosistema el enfoque de pyme, pues en nuestro entorno más cercano, las startups son pymes o incluso micropymes muchas de ellas. Esta orientación, más realista si queremos, me ha venido a la cabeza después de descubrir la gran cantidad de empresas que, justamente, trabaja para las pymes. Algunas tratan temas generales y otras son especializadas en servicios jurídicos, como por ejemplo GDLegal, una compañía de servicios jurídicos, que también podríamos definir como un equipo de abogados en Barcelona para pymes, lo que es una forma más directa de enfocar una tarea.

Soy de la opinión de que los apoyos externos vienen muy bien a las empresas en todas las ocasiones. Las perspectivas de los que nos observan desde afuera carecen de muchos condicionantes que si tenemos dentro, Es una medida muy terapéutica y rentable. Adolecer de una serie de servicios, suele ser muy común en el mundo tecnológico en particular y en el de las pymes en general. Por eso, nos viene bien contar con ayuda. Se nos quedan lejanas y muchas veces se nos hacen muy enredosas, cuestiones  como las constituciones de sociedades, cambios de estatutos, las ampliaciones de capital, las contrataciones laborales… Confiar en alguien para acometer estas tareas es muy tranquilizador.

De forma muy concreta, en los últimos meses hay que tener en consideración la Ley de Protección de Datos (la norma europea del GDPR en sus siglas en inglés) que entró en vigor el pasado mes de mayo y que impone claramente un marco regulador para los países de la Unión Europea sobre el uso de las nuevas tecnologías y la privacidad de los ciudadanos. La medida afecta a las operativas online, especialmente en lo que se refiere al uso de los datos de las personas, como de los derechos para la publicación de contenidos, entre otras cosas. La nueva ley incluye la imposición de multas que pueden llegar hasta los 10 millones de euros, lo que sin duda nos hace mantener la alerta después de la euforia que supuso la puesta en marcha del reglamento. Para no tener problemas, lo mejor es consultar a los expertos.

Aprovechemos todas las energías. De dentro y de fuera. Es mi conclusión. Y procuremos tener la sintonía adecuada con los que nos asesoran. En el caso de que tengamos ese servicio, si no busquémoslo. Podemos descargarnos de muchas cosas que pueden resultarnos tediosas a los emprendedores, pero que sin duda tienen que estar a la orden del día. Si esto no es así, puede que vivamos momentos muy complejos y desaprovechemos nuestro tiempo para los asuntos más propios de nuestro interés y por los que nos animamos a crear nuestra empresa, nuestra pyme.

Cosmopolitia, un master para ti que piensas en emprender y quieres conocer mundo

Yo creo que el que haya personas como los promotores de Cosmopolitia es una señal inequívoca de que hay gente con vocación de movilizar y aportar novedades que generen ilusión en un etapa muy dura de crisis. “Cosmopolitia es una experiencia innovadora en el ámbito del emprendimiento y única a nivel mundial”, según reza en su página web. Según vi yo en la presentación semanas atrás en Sevilla, encontré a un grupo de amigos muy ilusionados por sacar adelante un proyecto para promover el emprendimiento y para crear empresas innovadoras, protagonizadas y lanzadas por sabia nueva, por gente joven con fuerza, ideas frescas y atrevimiento. Pero si a mi me preguntaran: ¿qué es Cosmpolitia?, diría que es un master atípico que pretende inyectar al panorama una serie de novedades y desatar energías para formar a jóvenes emprendedores de una forma poco común, pero muy práctica.

Los jóvenes que se apunten a este master de Cosmopolitia no tendrán realmente profesores, ni harán exámenes. Puede involucrarse cualquier persona con  cualquier nivel de formación. Lo que van a conseguir es crear un proyecto empresarial propio y “embarcarse en el viaje de sus vidas”. Para ello tendrán la oportunidad de conocer 100 experiencias empresariales en cuatro puntos del mundo:

  • “24 experiencias en la Bahía de San Francisco, en el Silicon Valley, uno de los lugares del mundo en donde se da mayor concentración de pequeñas empresas en formación (startups), y centro líder mundial para la innovación y el desarrollo de alta tecnología.
  • 24 experiencias en Shanghai, foco neurálgico de la economía china y del espectacular desarrollo del país.
  • 24 experiencias entre Berlín y Düsseldorf. La primera, ciudad de vanguardia en Europa y referencia indiscutible para la cultura, el diseño y el lanzamiento de nuevos proyectos; y la segunda, capital de Renania del Norte-Westfalia, sede de más de 3000 empresas internacionales y lugar que alberga el mayor número de emprendedores de Alemania.
  • 24 experiencias en Sevilla, ciudad con una historia de cosmopolitismo de las más notables de Europa”.

He dicho que en Cosmopolitia tengo personas amigas, de las que me alegro que hayan tenido, una vez más, la osadía de embarcarse en otro reto muy ilusionante. Los tres emprendedores promotores de la iniciativa son Julio Moreno, Antonio Cerero y Paco Ortiz. Luego están también Juan Luis Pavón, que será el director en Sevilla y Jaime Aranda, quien se encargará de dirigir los proyectos de los emprendedores que entren en Cosmopolitia. Justamente este aspecto es muy importante pues, después de estar “por medio mundo” como aquél que dice, los jóvenes embarcados en esta aventura tendrán que presentar su proyecto, discutirlo y constituir su empresa. A través de la web de esta iniciativa podéis ver detalles necesarios para enrolarte y la forma de ponerte en contacto con los promotores. Suerte a todos y ánimo para la gente que quiera vivir este proyecto, que a buen seguro le será muy útil.