Una visión esquemática de lo que es fundamental en la transformación digital

Basándome en los tres pilares sobre los que se construye cualquier proceso de transformación digital (personas, procesos y tecnología) he construido este esquema en el que señalo a modo de titulares casi lo más destacado de cada apartado. Espero que te sea útil. Como reflexión inicial, a estas alturas no se trata de plantearse como empresa si iniciar o no el camino de la transformación digital. Ya no hay elección, es una necesidad

 

  • Estudio de sistemas de información: análisis de lo viejo y de las nuevas herramientas disruptivas que hay que usar :
        • Mejora de los procesos actuales.
          • Eficiencia, ahorro de costes.
          • Incremento productividad
          • Todo mediante un uso alternativo de las herramientas existentes, complementadas con otras nuevas..
      • ¿Cuáles son esas nuevas herramientas a utilizar junto a la infraestructura útil que ya tenemos?
        • Elegir una tecnología disruptiva u otra depende de nuestra situación actual y de nuestros objetivos de negocio (productivos y de rentabilidad) dentro de un entorno digital con continuos cambios …:
          • informática, cloud, CRM, aplicaciones, software…
          • RRSS y reorientación de la web como espacios en los que estudiar a nuestros clientes y mercado (centralidad del cliente): .
          • analítica, big data…
          • movilidad:  (los smartphones).
          • plataformas de coordinación internas.
          • blockchain
          • realidad aumentada
          • machine learning, inteligencia artificial..
  • Negocio
    • Producto y su revisión sobre planteamientos innovadores:
      • características del producto
      • producción
      • marketing, comercialización
      • distribución, logística
      • ciberseguridad…
    • Modelo de negocio: nuevas opciones:
      • opciones de nuevos productos
      • opciones de nuevos mercados
      • nuevas formas de producción, distribución, comercialización…
  • Management/gestión
    • Cultura digital
      • La empresa actualmente siempre se ve sometida a cambios
      •  La TD implica:
        • aprender lo nuevo
        • desaprender lo viejo que no nos valga.
      • Vamos a trabajar de otro modo, asumiendo el inevitable cambio digital que nos afecta en las actuales coordenadas, aunque no queramos..
      • Es deseable encontrar puntos de equilibrio entre: innovación y lo establecido, aunque no es nada recomendable  aferrarse a que “lo que siempre hemos hechos es lo que funciona” . Inevitablemente la TD tiene bastante más de cambio que de permanencia.
    • Organización
      • Jerarquía/transversalidad.
      • Cross functional teams (equipos multidiciplinares)
      • Flexibilidad, adaptabilidad. Agile organization..
      • Definición de flujos de trabajo. Organigrama en red.
      • Asumir riesgos en el desarrollo de procesos disruptivos.
      • Liderazgo de la dirección y liderazgo distribuido.
        • visión compartida
        • alineación con los objetivos estratégicos
      • Generación de clima de colaboración y trabajo en equipo.
      • Inteligencia colectiva.
      • Intraemprendedores (agentes del cambio)
      • Concreción de líneas de gobernanza.
      • Visión analítica para la gestión (uso de datos para decidir).
    • Profesionales
      • Aprendizaje continuo. Formación.
      • Apertura de mente y revisión profunda de mecanismos y enfoques
      • Crecimiento permanente a través del desarrollo práctico  de iniciativas digitales.
      • Localización del talento interno desplegado  en la organización.
      • Colaboración externa, perfiles profesionales con los que no se cuenta internamente.
    • Estrategia
      • ¿En qué medida cree la empresa que debe cambiar, así como el propio sector donde se ubica a tenor de los cambios tecnológicos? ¿Se puede esperar desde la inacción hasta tener las cosas claras? 
      • El comienzo de un proceso de transformación digital supone asumir que hay que remover lo establecido e invertir en recursos tecnológicos  para funcionar mejor y adaptarse a las exigencias de la era digital con el fin de poder sobrevivir como empresa y lograr los objetivos lógicos de rentabilidad en el corto y medio plazo. 
      • El desarrollo estratégico se basa en  la centralidad del cliente como base de consenso interno y guía.
      • Hacer extensiva en la organización  una “visión compartida” para lo que hay que estar “construyendo puentes” todo el tiempo.
      • El crecimiento se lleva a cabo como una secuencia permanente de innovación-errores-adaptación.
      • Localizar dónde están los frenos del desarrollo del cambio digital.
      • Comunicación constante sobre cómo cambia la organización en el proceso de disrupción.
      • Conexión con el ecosistema externo.
      • Identificar y transmitir los objetivos globales de la empresa, basados en iniciativas de desarrollo en el corto plazo.

La transformación digital, una oportunidad para Canal Sur por muchas razones

Es la primera vez, en más de 1.600 artículos publicados, que escribo en mi blog sobre la empresa en la que he estado involucrado los últimos 30 años. En Canal Sur se avecinan una serie de cambios debido los resultados arrojados por las últimas elecciones andaluzas. Considero que los amplios niveles de consenso alcanzados para la renovación del consejo de administración, ofrecen garantías a priori que favorecen el trabajo profesional, del que siempre ha hecho gala esta empresa.

Llevo desde hace más de 15 años enfocado en el mundo de internet y tecnologías asociadas a la red, que ha tenido un hito destacado en mi carreraa profesional gracias al EBE, un evento del que soy cofundador y que durante 11 años ha traido a Sevilla importantísimas figuras del mundo de internet, de las que solo destacaría tres: Biz Stone, uno de los creadores de Twitter;  Matt Mullenweg, el fundador de WordPress y Bret Taylor, creador de Google Maps y, que, cuando vino, era el CTO de la ejecutiva mundial de Facebook.

La evolución del sector tecnológico es trepidante como todo el mundo sabe, destacando en estos momentos la denominada transformación digital, sobre la que investigo y difundo a través de este blog. Conectando ambos mundos, Canal Sur y la transformación digital (TD), me gustaría ahora condensar una serie de ideas que a mi modo de ver pueden contribuir positivamente en la nueva etapa que se abre.

  • La TD no es algo que tiene que ver exclusivamente con la tecnología. Se centra en la tecnología, sí, pero también en los procesos y sobre todo en las personas. El desarrollo de la TD es transversal, ya que afecta en mayor o menor medida a toda la empresa. Es la clave para abandonar definitivamente el concepto de la empresa industrial y entrar en el de la empresa digital del siglo XXI.
  • Aunque el desarrollo de la tecnología digital en Canal Sur ha estado cuidado en líneas generales a lo largo de su historia, parece evidente que la crisis que nos golpeó en 2008, ha provocado obsolescencia y déficit de actualización. Reconozco que no estoy al día en el conocimiento de la infraestructura existente y los proyectos previstos en este sentido. Pero, no obstante, considero necesarios algunos avances en cuestiones como: mejora del software y hardware con los que se trabaja en las redacciones, una conexión mucho más potente en internet, actualización y mejora de programas de gestión corporativa, incorporación de sistemas cloud, inclusión de herramientas de edición y almacenamiento digital… Esto, lo subrayo de nuevo, no puede considerarse una relación exhaustiva sino, más bien, una referencia por encima de la situación.
  • Existe una característica destacada de la TD que resulta fundamental: la disrupción. En la sociedad y mercado actual hay incorporaciones continuas de instrumentos que favorecen la configuración de una forma diferente de producir en las empresas, buscando básicamente dos objetivos: ser más eficientes pero sobre todo, adaptarse mejor a los cambios vertiginosos en los gustos de las personas a través de la innovación.
  • Cuando hablamos de herramientas disruptivas nos referimos a técnicas como la realidad aumentada, la inteligencia artificial, blockchain, el referido cloud computing o sistemas de análisis fundamentales para el conocimiento de la realidad como big data o machine learning. Estos últimos dos sistemas favorecen la toma de decisiones en aspectos competitivos claves como el conocimiento de los clientes (oyentes, internautas y telespectadores ) y singularmente en la creación de productos innovadores que satisfagan, ya, a los nuevos perfiles de consumidores y valgan para estar mejor preparados para próximos e inevitables cambios estructurales dentro del sector de los medios de comunicación en general y singularmente en el de los medios audiovisuales.
  • El cambio permanente es patente en la evolución tecnológica de nuestros días. El uso de determinadas herramientas para desarrollar las distintas actividades de la empresa, tendrían que tener pruebas en laboratorio como paso previo. Con ello se aclaran posibles errores, que solo se localizan a través del uso. Asumir fallos es normal en estos procesos, lo que da más seguridad a posteriori cuando llegue el momento de extender determinados sistemas tecnológicos.
  • La renovación de los formatos, la multiplicidad de canales, la irrupción de nuevos sistemas de producción, la estimulación de procesos creativos, el análisis de los intereses de los espectadores y usuarios para adaptación de contenidos según perfiles, la interacción de los usuarios como sistema de renovación de contenidos, así como nuevas fórmulas de monetización y obtención de ingresos, son aspectos que conforman el ecosistema audiovisual en crecimiento, del que conviene no despistarse.
  • Pero la era digital no solamente es necesario asimilarla y ejecutarla pensando en lo que está por venir, eso ya se verá. El uso más patente es el inmediato, es decir para mejorar lo que tenemos en el presente contemplado desde todos los puntos de vista: gestión, elaboración de contenidos, creatividad, análisis y oportunidades de negocio.
  • Bajo mi punto de vista, la TD tiene algo que es si cabe mucho más sobresaliente: las personas y la organización, puesto que no hay nada de lo anterior sin ellas. Las modificaciones que conlleva la innovación digital implica alteraciones en los flujos de trabajo, en el modelo de negocio y como consecuencia de ambas, en la estructuración de la propia organización. Hay que alejarse de esquemas piramidales y abrazar la cultura transversal.
  • Valores como la colaboración y la co-creación son determinantes para un desarrollo óptimo de la empresa digital. En ella es más importante el equipo que la individualidad. Los equipos se configuran en función de los procesos revisados y son, por lógica, multifuncionales o interdepartamentales (cross-functional teams, según la jerga anglosajona).
  • La información es un activo fundamental para poder lograr la cooperación y con ella aspirar a conseguir objetivos comunes. Los silos que almacenan la información deben abrirse. Acaparar información como método para desarrollar ideas o proyectos individuales es un comportamiento reñido con la transformación digital porque lesiona las capacidades de multiplicar y obtener mejores resultados.
  • Para poder compartir la información necesaria para desarrollar los trabajos y contribuir al proyecto colectivo, hacen falta instrumentos que están a la orden del día en esta era digital. Me refiero a plataformas a través de las cuales se puedan coordinar los equipos compartiendo instrumentos, datos necesarios y actualizaciones de los proyectos en desarrollo. El concepto de una intranet dedicada a informar en tono de permanente optimismo sobre logros del trabajo no suele atraer demasiado la atención de la gente de la organización. Y desvía además la verdadera función y eficacia de la comunicación interna de la empresa. Considero necesario informar de los hitos positivos, por supuesto, pero la principal tarea de la comunicación interna es favorecer la compenetración.
  • Cualquier cambio en los equipos humanos genera rechazo, pero se dan coyunturas en las que existe verdadera necesidad de superar etapas marcadas por la desmotivación. Reconozco que este mal está extendido en Canal Sur y me pongo en primer lugar. Los años transcurridos, que no son pocos, el paso del tiempo que hace mella en las personas y los grupos humanos, la tendencia a agarrarse a una rutina que nos centra pero que nos hace caer en la monotonía son, a mi parecer, algunas connotaciones de nuestra realidad actual.
  • Necesitamos construir entre todos una nueva narrativa de la empresa. Es algo que no puede dejarse en mano de unos pocos. O es de todos o no valdrá. Este enfoque de la TD es muy importante, definitivo bajo mi punto de vista. La iniciativa tiene que partir de la dirección no hay duda, pero sin la involucración de toda la organización, el empuje es insuficiente a todas  luces y los resultados no serán tan positivos como podrían ser con la conexión del máximo número de personas en un proyecto compartido. Aprovechando los necesarios cambios tecnológicos e incorporación de recursos, la oportunidad es idónea para construir un nuevo relato consistente que sirva de base para una nueva era. Los valores sirven para crear las culturas de las organizaciones y sirven de base para acometer las acciones del trabajo diario. Nada es estático y ahora podemos tener la oportunidad de concebir nuevas dinámicas, salvaguardando nuestra columna vertebral como servicio público por y para Andalucía.
  • La visión estratégica de la TD debe incluirse como una posición directiva, procurando un desarrollo transversal que, en el caso de Canal Sur, debe involucrar a técnicos, parte corporativa y creadores de contenidos, tanto de programas como informativos. En empresas similares a la nuestra, como la EiTB, ya existe una dirección de Transformación Digital desde hace un año aproximadamente.
  • La transparencia es un valor en alza en la sociedad y en la democracia; pero también en el caso de la empresa, y no como componente ético exclusivamente sino como favorecedor de la rentabilidad desde la óptica de la producción y la productividad. Dentro de estos nuevos parámetros, al promocionarse el trabajo en equipo e interdepartamental cae por su propio peso lo improcedente que es acaparar información para beneficio personal, puesto que la razón que favorece el escalado de los procesos productivos es el intercambio de conocimiento. Con la colaboración se logra más que con la individualidad. A nadie se le escapa que los intercambios de información y los accesos a datos, así como el simple diálogo a través de las plataformas de coordinación interna deben contar con normas de gobernanza que fijen posibilidades (muchas) y límites (algunos). 
  • Resulta patente que los cambios tecnológicos requieren actualización de conocimiento y mente abierta. Por eso es fundamental que los trabajadores y toda la organización en general, en mayor o menor medida, desarrollen nuevas habilidades, acordes con la nueva infraestructura tecnológica, Hace falta formación por lo tanto y no exclusivamente tecnológica.
  • La empresa digital es una organización conectada obligatoriamente al entorno. Muchos de los procesos productivos no se ejecutan entre las cuatro paredes de un edificio, sino que están abiertos a conexiones exteriores. Es necesario que RTVA encabece el ecosistema en el que están no solo las productoras, si no también universidades, emprendedores, startups y parques tecnológicos, dentro de una dinámica de generalización de entornos competitivos digitales con repercusiones más allá de los mercados estrictamente locales
  • Un ejercicio ambicioso para Canal Sur como el de la TD no es solamente oportuno y necesario para el presente. Es de igual modo la mejor forma de involucrar a los jóvenes profesionales que progresivamente irán incorporándose a una empresa llamada al relevo generacional. Será el mejor camino a emprender para que los más jóvenes se vayan involucrando, pues encontrarán de esta manera un lugar más acorde con sus planteamientos actuales e ilusiones de futuro.

Los comentarios están abiertos para quien considere oportuno aportar algo. Gracias.

Las áreas en las que trabajar para el desarrollo de la Transformación Digital. Analítica y cultura de datos (2)

En mi segundo post sobre las áreas en las que trabajar para el desarrollo de la Transformación Digital (aquí está el enlace del primero), me centro en la analítica de los datos y la cultura de los datos.

Analítica de datos

  • Una de las cuestiones básicas que hay que estudiar es lo que hace previo a la TD la gente que ya toma decisiones. Es decir, cómo se nutren de los datos necesarios para tomar decisiones.
  • Hay que revisar los procesos que utilizan y tratar de identificar, ya sea las brechas de los datos disponibles o la cantidad de tiempo y esfuerzo que emplean para obtener los datos necesarios para hacer una evaluación o tomar una decisión.
  • Con el proceso de innovación en marcha a fin de superar el esquema tradicional de gestión, hay que que tener en consideración que todo en la TD, por así decirlo, se puede traducir en datos y se puede medir gracias a la tecnología adecuada (hardware y software)..
  • Se pueden  medir muchas cosas como la eficiencia operativa, la posición en el mercado, la fidelidad de los clientes, la satisfacción de los empleados o las nuevas métricas de innovación de productos y servicios para evaluar el progreso de la transformación…

 

Cuadro de Altimeter sobre los distintos asuntos relacionados con la transformación digital de los que se pueden construir métricas.
  • Existen infinitas fuentes de emisión de información que se pueden ordenar y concretar para ayudar en la toma de decisiones.
  • Los sensores, distribuidos a través de los procesos, son fundamentales para la captación de información que se analiza vía procedimientos de Inteligencia artificial, machine learning, big data…

La cultura de los datos

  • Lo primero es estudiar lo que hace la gente que ya está tomando decisiones. Hay que revisar los procesos que utilizan y tratar de identificar ya sea las brechas de los datos disponibles (las limitaciones de nuestra gestión debido a los datos con los que contamos) o la cantidad de tiempo y esfuerzo que emplean para obtener los datos necesarios para hacer una evaluación o tomar una decisión.
  • El objetivo final de la analítica de datos es ayudar a tomar mejores decisiones con frecuencia.
  • Hay que facilitar un acceso rápido a los datos. Datos disponibles en función de necesidades, pero sin control excesivo sobre límites. Y fácil de compartir.
  • Debemos tener datos correctos, confiables, de calidad y que aporten valor.
  • No deben disparar dudas y no sería necesario que los usuarios los traten a posteriori porque no están terminados de definir.
  • Todos en la organización deben adoptar una mentalidad de cultura de datos, pero es algo que no ocurre de la noche a la mañana. Crear un conjunto de datos transversales visibles en toda la organización es la clave del éxito.
  • Pero, precisamente, uno de los obstáculos a superar es ¿cómo proporcionar la información que necesitan los empleados para hacer un mejor trabajo?
  • Hay que descubrir cómo democratizar realmente la capacidad de análisis de datos, lo que significa que hay que contar con una plataforma a través de la cual las personas puedan acceder fácilmente a los datos.
  • No se puede imponer la cultura de datos. Lo suyo es atraer a los empleados y cultivar un sentido de propósito, con la idea de que los datos puedan respaldar sus operaciones.
  • Cuando la gente comienza a creer en los datos, cambia las reglas del juego: comienzan a cambiar sus comportamientos, basados ​​en una nueva comprensión de toda la riqueza atrapada debajo de la superficie de nuestros sistemas y procesos.Vemos mucha energía. Los datos, aplicados a un problema comercial (por ejemplo), crean innovación.
  • La transparencia es importante para el análisis de datos y en general para la transformación digital: los dirigentes de alto nivel deben promover la transparencia en todos los niveles. Ya sea el presupuesto, en qué está gastando su tiempo o el inventario de su proyecto, la transparencia es primordial.
  • Por ejemplo, permita tanto que los empleados vean que sus contribuciones a las reuniones son reconocidas o también que sus fechas límite le cuestan a la empresa un gran cliente.
  • Como dijo Louis Brandeis: “La luz del sol es el mejor desinfectante”. Si todo el mundo ve lo que los demás están haciendo, entonces las grandes ideas tienden a subir a la cima y las malas ideas tienden a desaparecer.No obstante (creo) es necesario poner ciertos límites por mucha transparencia que prediquemos. No todo el mundo puede acceder a todos los datos, sólo a los fundamentales para su trabajo.

 

 

Las redes sociales juegan al fútbol, mi último artículo en El País

Medir es una de las obsesiones de la tecnología de nuestros días. Todo, por muy cualitativo que sea, es susceptible de ser cuantificado tras la oportuna alquimia digital. Las redes sociales tienen un enorme atractivo al ser el principal espacio de comunicación de nuestro tiempo, lo que concita mucha información que puede ser muy rentable una vez analizada. También, obviamente, para los clubes deportivos en general y el fútbol en particular… Este es el comienzo de mi último artículo en El País. Puedes leerlo entero, aquí.

Los 8 aspectos a tener en cuenta cuando se desarrolla un proyecto de transformación digital

 

Considero la transformación digital (TD) como un todo. Es un proyecto que afecta a la globalidad de la empresa y no solamente a la tecnología. Por todo lo que he leído y reflexionado sobre ella, es necesario tener un enfoque clarificador de los aspectos que participan, y que yo esencialmente considero que al menos son ocho. Son apartados desde los que se puede tratar la TD y lo que en ella influye. Vayamos por partes. Como reflexión añadida, me llama la atención que los aspectos más amplios, teniendo en cuenta de que se trata de un esquema, son los que tienen que ver con las personas.

  • Estudio previo de la situación:
  1. previamente hay que estudiar la situación para detectar los problemas que existen en algunas funciones de la empresa a analizar y cómo la tecnología ayudaría a superarlos.
  2. hay que revisar qué parte de las herramientas existentes (hardware y software) nos sirven y cuáles no para el nuevo tiempo.
  3. es importante concebir la implantación de la tecnología necesaria sumiendo el propósito básico de poder analizar datos. Para ello, cuando menos:
    1. hacen falta bases de datos y resto de hardware necesario.
    2. y el software oportuno.
  4. Detectar el grado de receptividad de la gente y su nivel de formación en el área digital.
  5. Constatar el grado de convencimiento de los líderes principales de la organización, así como de otros agentes del cambio existentes en otros niveles de la organización.
  6. Revisar procesos.
  7. Revisar modelo de negocio y productos para concretar en qué medida los cambia la tecnología y la nueva orientación de la empresa en la era digital.

 

  • Tecnología:
    1. el propósito de la inversión en tecnología para llevar a cabo la TD en una organización debe concebirse a través de un enfoque para el largo plazo.
    2. sin embargo, debe tener un efecto en el corto plazo para el ahorro de costes y la eficiencia.
    3. como se ha dicho, la inversión tecnológica debe incluir el análisis de datos concienzudo desde su concepción inicial.
    4. se han de analizar los medios existentes y buscar posteriormente las herramientas disruptivas que se pueden poner en marcha según las necesidades y objetivos de la empresa. Desde el cloud computing hasta la inteligencia artificial…
    5. la tecnología genera un workflow que se traduce en operaciones distintas de las existentes hasta ahora. En todas las operaciones confluyen personas y máquinas. Pero de forma progresiva, en ciertos procesos, la automatización es ya completa.
    6. si hay una constatación clara en esta era digital es que siempre aparecen nuevas herramientas tecnológicas, por lo que los cambios son permanentes. La TD nunca acaba.
  • Soporte financiero:
  1. Cualquier estudio de desarrollo de la TD debe ir concebido con un soporte financiero con previsiones de rentabilidad.
  • Primer enfoque de Marketing:
  1. otro paso necesario, desde el comienzo y con una orientación desde el punto de vista del Marketing, es reenfocar la presencia en internet (web y RRSS básicamente):
  2. todas las acciones de Marketing se tienen que basar en el estudio de los datos para descubrir la ruta del costumer journey y entender y promover el costumer engagement
  3. decidir mensajes teniendo en cuenta la analítica de datos.
  4. construir y difundir mensajes en función no solo de la visión del marketing online, sino también del enfoque de la cultura de la empresa a través del storytelling.
  5. presencia y prioridades en omnicanalidad.
  • Formación, compenetración RRHH:
  1. la gente necesita formación en un doble sentido:
    1. conocimiento de las nuevas tecnologías.
    2. cambio de mentalidad: “el nuevo entorno digital no es solo por ti (trabajador o directivo) es también por tus hijos/as, para ya, y para poner las bases del futuro”.
  2. coordinación de los equipos a través de herramientas participativas.
  3. generar conocimiento compartido a través de las mismas herramientas..
  4. participar en los cambios de producto, modelo de negocio, aportando ideas.
  5. estrategias claras para ayudar a determinar las habilidades y capacidades digitales existentes y las necesarias para alcanzar metas futuras.
  6. desarrollo del talento y habilidades en toda la organización en conexión con las características del entorno digital.
  7. redefinir los roles y las responsabilidades de los trabajadores para que se alineen con los objetivos de la TD.
  8. contar con innovadores puros: los responsables de innovación tecnológica que poseen habilidades técnicas especializadas y lideran el trabajo de innovación puro.
  9. contar también con personas que sirven de puente entre innovadores puros y la parte de la organización que se deben involucrar en el nuevo escenario. Está bien que “las personas-puente” tengan habilidades comerciales.
  10. Inversión en talento: en la TD es fundamental invertir en talento digital. Parece obvio, pero que puede que a veces se olvide.
  • Modelo de negocio:
  1. ¿qué nos ha cambiado la TD con respecto a cómo trabajamos en la organización y los productos que vendemos? Es recomendable descubrir los cambios a efectuar en nuestros productos de siempre, en función de:
    1. cómo se perciben
    2. cómo los adquieren
    3. y, por último, qué opinan los clientes.
  2. cómo se efectuaría el escalado en función de los recursos (personas, medios y necesidades financieras).
  3. hay que estudiar la asunción de riesgos necesarios para aspirar a tener éxito en la TD. Al ser un proceso complejo, hay equivocaciones y, por lo tanto, hay que asumir riesgos.
  • Organización:
    1. El uso de las herramientas digitales genera nuevas formas organizativas.
    2. es importante crear reglas de gobernanza claras en la organización corporativa.
    3. es importante también sentar en la misma mesa a equipos multidisciplinares: tecnología, marketing, operaciones, RRHH, para avanzar, dado que la TD requiere de visiones y coordinaciones interdepartamentales.
    4. que la info básica esté al alcance de todo el mundo.
    5. necesidad de tener plataformas de intercambio internas (con normas de uso) para:
      1. aportar contenidos, ideas,
      2. colaborar y coordinarse.
    6. las ideas se procesan a través de pruebas con ciclos de aprendizajes y en modelos repetibles que se puedan escalar en toda la empresa.
    7. dos formas de empoderar a los empleados:
      1. La primera consiste en reforzar nuevos comportamientos y formas de trabajar a través de mecanismos formales (procedimientos). Los empleados valoran una nueva forma de trabajar, como el aprendizaje continuo o los entornos de trabajo abiertos, como parte de sus esfuerzos de cambio.
      2. En segundo lugar: dar a los empleados la opción de opinar sobre dónde podría y debería ser adoptada la digitalización. Cuando los empleados generan sus propias ideas acerca de cómo la digitalización podría funcionar, su apoyo al negocio es mayor.
    8. un factor relacionado es alentar a los empleados a desafiar las viejas formas de trabajar, obviamente con el apoyo de los líderes principales y los responsables intermedios.
    9. es importante que los cambios se hagan sobre escenarios controlados (comprobar en pequeña escala los funcionamientos y con el mínimo coste posible) para luego pasar al global de la empresa para escalar.
  • Liderazgo:
    1. el cambio tiene lugar en todos los niveles durante una transformación digital, centrado especialmente en el talento y las capacidades. El compromiso de todos los líderes de distintos niveles es fundamental.
    2. no es oportuno que sigan focalizados en procesos antiguos. Todo pasa por una revisión desde la óptica digital.
    3. es necesario el perfil de, al menos, un directivo digital dentro de la cúpula.
    4. los líderes necesitan realizar una reflexión propia respecto a los roles que desempeñan en función de su propia evolución y adaptación, al dejar de lado las prácticas antiguas (supervisión de comando y control, por ejemplo).
    5. el éxito puede llegar cuando los líderes sénior y los líderes puramente digitales alientan a los empleados a experimentar con nuevas ideas mediante la creación rápida de prototipos y permitiendo que los empleados aprendan de sus fracasos.
    6. el liderazgo debe centrar su atención en crear compromiso y entusiasmo por el cambio en todos los niveles de la empresa.
    7. el apoyo de los empleados es un diferenciador central entre el éxito de una iniciativa de cambio y su colapso.
    8. lo que inspira a los líderes no siempre es lo mismo que lo que motiva a los empleados.
    9. los líderes deben traducir los objetivos de crecimiento a través de los motivadores intrínsecos de los empleados, y luego reconocer y recompensar la innovación del equipo y el crecimiento individual hacia el objetivo común.

Lecturas para este post.

Orchestrating a successful digital transformation

Digital transformation: 5 ways organitations fail

Digital transformation: Are your people just paying lip service?

 

Las televisiones, precursoras de la gestión basada en el análisis de datos, deben abrirse al big data

Ahora que hay mucha gente, entre la que me incluyo, “predicando” sobre la importancia del análisis de los datos como herramienta destacada en una tendencia cada vez más constatable del cambio hacia la era digital, en la que a su vez se certifica un cambio en la empresa y en la forma de gestionarla. Ahora, digo, me quiero fijar en un sector que lleva muchos años basando su gestión justamente en el análisis de datos. Y me refiero a la televisión, que podríamos considerar un precursor de esta metodología. Cada día, los responsables de las cadenas se levantan con los resultados de la audiencia del día anterior, tanto de su propia cadena como los de la competencia. En España es una empresa privada, Kantar Media, la que ofrece esa información presentada tanto en miles de telespectadores, en porcentajes (share) y al minuto.

Tales datos se consiguen a través de unos aparatos conectados a los televisores (audímetros), que están instalados en 4.755 viviendas de toda España. Dichos aparatos calculan todos los días los tiempos que cada televidente dedica a los distintos programas de las distintas cadenas. Esta encuesta permite segmentar a la audiencia según: poder adquisitivo, edad, sexo… Los informes de audiencia diarios valen para que cada cadena prepare las parrillas de programación (que programas siguen y cuáles desaparecen) y para que los anunciantes publicitarios decidan invertir con sus anuncios en una cadena u otra, en una franja horaria u otra, según la buena respuesta o no de las audiencias. Los resultados de audiencia también valen para decidir el precio de las tarifas publicitarias, de tal forma que las televisiones con menos audiencia venden más baratos sus espacios publicitarios que las que tienen más audiencia.

Como se puede ver, la televisión, no solo en España, sino en cualquier país desarrollado, basa su gestión en el análisis de datos. Y además, es de suma importancia comprobar que existe una relación directa entre lo que dicen esos datos con respecto a las audiencias de los programas y, posteriormente, qué decisiones se toman para mantenerlos en la parrilla o cambiarlos, dado que según tenga más o menos audiencia la cadena televisiva tendrá más o menos ingresos publicitarios. Podríamos decir, visto lo visto, que las televisiones son empresas avanzadas en cuanto el estudio de los datos para la toma de decisiones. Sin embargo, en los últimos años se ha detectado un déficit de datos a la hora de tener una visión más completa aún respecto al éxito o fracaso de las parrillas de programación.

La existencia de una única fuente de datos (la encuesta de Kantar Media en el caso de España) implica que todo el mundo en el sector televisivo acepta los datos procedentes de unos 4.755 audímetros conectados a otros tanto televisiones, cuando es seguro que los datos procedentes de otras fuentes podrían darnos un resultado más completo. Otra fuente de datos muchísimo menos analizada que la descrita, es la que procede de internet y, más concretamente de las redes sociales. Las cadenas televisivas españolas prestan su atención a estos medios, pero en mucha menor medida que a los audímetros. Hay que señalar también que suele ocurrir que la información que transmiten los audímetros difiere de la que señala el social media. Lo procedente sería por lo tanto intensificar el análisis para comprobar que se esconde detrás de esa discrepancia. Buscando nuevas fuentes de datos, otra entrada de información interesante es el ámbito interno, que nos permitiría saber qué opinan los profesionales que forman parte de la empresa, lo cual nos vale para conocer también el clima interno.

La existencia de datos de una única procedencia (los de la encuesta de Kantar Media) es muy limitada, cuando vivimos una época en la que los datos relevantes son muchísimos, como nos muestra el uso de big data. La limitación de los datos erige además a una empresa como Kantar Media en juez único, cuando el universo de datos del que se pueden disponer es enorme. Además, la falta de escucha intensiva de la citada “audiencia social”, hace que las cadenas de televisión tradicionales no atiendan debidamente a los segmentos de población más jóvenes al tiempo que tampoco se trabaje en nuevos formatos para smartphones por ejemplo, o no se descubran nuevos modelos de negocio.

Resulta patente que las televisiones en general deben caminar hacia nuevas propuestas dentro de la era digital. Una de las fórmulas para identificar qué se debe hacer exactamente es ampliar el universo de datos, y de forma destacada, el referente de las redes sociales. La empresa debe tomar esta decisión desde la dirección general, para demostrar que se trata de una determinación estratégica relevante y prioritaria. Los departamentos técnico y de programación tienen que estudiar de dónde se pueden nutrir de más información pertinente para conocer mejor a sus audiencias y darles así programas a su medida. Se impone la aceptación del big data como fórmula de mejora de nuestra capacidad de análisis y base de nuestra forma de gestionar la empresa. Hay que efectuar estudios en el mercado para adquirir el software necesario y el hardware también necesario para llevar adelante nuestro proyecto estratégico de gestión basada en big data. Es necesario, también, localizar talento interno o externo para desarrollar este método de trabajo. Los perfiles profesionales tradicionales no aciertan a entender esta nueva manera de trabajar en la televisión. Por último,  es necesario identificar los procesos productivos aptos para desarrollar nuevos productos que atiendan a las nuevas demandas de la era digital, así como entender también los nuevos modelos de negocio emergentes.

 

Lectura recomendable

Se hace muy interesante la lectura del informe “La televisión que viene” de Evoca Comunicación.

 

Agustín Madariaga, experto en big data: “El cambio no es cuantitativo, es cualitativo”

Me he propuesto incluir en mi blog algunas entrevistas de profesionales que llevan tiempo en el sector tecnológico y, más concretamente, en el análisis de los datos (big data) para la mejora de los resultados de las empresas. La primera de estas entrevistas es con Agustín Madariaga, que es periodista desde hace más de treinta años pero que decidió dar un cambio en su vida. Para eso estudió Psicología Social e Investigación de Mercados. Ahí descubrió la minería de datos, en la que se ha especializado. Es lo que se llama insighter: búsqueda de las motivaciones de los consumidores en los datos . Como analista ayuda a las empresas a localizar patrones en sus datos que les sirvan para tomar decisiones de gestión o de marketing. Tras estudiar un postgrado en Inteligencia de Negocio y Big Data busca el siguiente paso; es el process mining, estudiar los datos de los procesos empresariales.

  • ¿Qué ha supuesto la aparición del big data?

El cambio no es cuantitativo, es cualitativo. Es decir, no supone únicamente poder analizar un volumen de datos mucho mayor sino poder hacer muchas más cosas, análisis que antes eran imposibles porque el tiempo y el dinero que se debían poner encima de la mesa no compensaban la información. Ahora se pueden tomar decisiones en tiempo real basadas en datos. Por ejemplo, se puede fijar el precio de manera personalizada y dinámica en tiempo real en un portal de comercio electrónico con un coste relativamente bajo.

  • ¿Podrías decir, a día de hoy, las virtudes y las limitaciones de los algoritmos a la hora de analizar una situación determinada?

La gran limitación está siempre en la calidad de los datos. Muchas empresas oyen hablar del Big Data y quieren probar. Pero sus datos son de baja calidad, contienen errores. De ahí, es imposible sacar conclusiones fiables. Si los datos son correctos, el siguiente elemento es tener muy claro qué objetivos empresariales buscamos. Otro problema que surge es almacenar todos los datos y analizarlo todo. Muchos de esos datos y análisis no son útiles. El gran problema de esta marea de datos que supone la economía digital es el ruido. Datos que no sirven al objetivo y dan información tóxica.

  • ¿Qué nivel de uso tiene en tu opinión el big data, machine learning, minería de datos… en la empresa española?

Muy bajo en relación con los países desarrollados. La minería de datos tiene décadas de existencia. Wall Mart lo usa hace mucho por ejemplo. Salvo la gran empresa, en España se usa muy poco, cuando su rentabilidad es clara. Por ejemplo usar minería de datos para segmentar los envíos promocionales por correo electrónico permitió a una gran distribuidora norteamericana ahorrar medio millón de dólares al año. Pero en España se confunde gasto e inversión y se decide en función del precio y no del retorno de la inversión.

  • ¿En qué medida cambiar la empresa de tener a no tener este tipo de inteligencia?

La inteligencia de negocio permite tomar decisiones basadas en datos. Atrás queda la intuición y las opiniones personales. Los seres humanos tenemos sesgos, prejuicios. Un cliente no es cercano por la razón que sea y dedicamos más tiempo del debido a él. Y puede no ser rentable. La empresa que utiliza los datos para tomar decisiones los une a sus objetivos de negocio y por tanto rentabiliza esfuerzos, puede predecir cambios de escenario y prepararse con tiempo para ellos e incluso puede realizar aprovisionamiento ajustado a la demanda futura, que se puede predecir. También puede saber si los consumidores compran un producto en base al precio o no y ajustarlo y por supuesto puede ajustar dinámicamente el precio en función de la demanda. Los hoteles por ejemplo, y ahí sí que España es puntera, tiene sistemas de revenue Management, que ajusta el precio de las habitaciones de manera automática en función de la demanda y la ocupación y otra serie de factores para conseguir los máximos ingresos posibles.

  • ¿Crees que sería demasiado arriesgado depositar todas las decisiones en las máquinas?

Hay ejemplos de los riesgos. Hay también aspectos que no son analizables. Pongo un ejemplo. Uber utiliza un sistema de aprendizaje automático para fijar el precio de sus viajes. Si la demanda se mantiene sube el precio hasta que baja. En los atentados de Londres, no se tuvo en cuenta ese aspecto. El algoritmo evidentemente no lo tenía presente. Dobló los precios y sufrió una crisis de reputación muy grave en redes sociales. Mientras tanto, los taxistas de Londres transportaban gratis a los que querían dejar el lugar del atentado. Tuvo que intervenir un ser humano para que los viajes fueran gratuitos también. Las decisiones siempre son en último término humanas, para seres humanos. Luego hay aspectos que se escapan a los algoritmos.

  • ¿Qué papel cumple el binomio persona-máquina desde el punto de vista de la gestión?

Hay dos caras de la moneda. El aprendizaje profundo y la inteligencia artificial van a hacerse cargo de numerosas decisiones y trabajos rutinarios y van a destruir puestos de trabajo. En la otra cara, el trabajo de gestión y la toma de decisiones va a tener una ayuda evidente con el conocimiento ofrecido por el análisis de datos. Los cuadros de mando ofrecen toda la información relevante a la persona que toma decisiones en tiempo real y en una pantalla. Y añade la creación de escenarios, de proyecciones muy fiables.

  • ¿Hay que temer en alguna medida la pérdida de algún tipo de perfil profesional por el uso de esta tecnología?

Sin duda. La inteligencia artificial, sobre todo el desarrollo de la comprensión del lenguaje natural y que los datos aprendan de los datos dejará buena parte del trabajo de muchas profesiones en manos de las máquinas. Ya hoy hay chats bots y preguntas más frecuentes basadas en el análisis de consultas. Todos los trabajos relacionados con los costes de no calidad (ayuda, dudas, atención al cliente) están en peligro. Pero esto va a una velocidad que el listado de profesiones y perfiles en peligro aumenta cada día,

  • ¿Cuáles son en tu opinión los mejores productos de análisis de big data en la actualidad?

No existe el mejor producto Existe el producto adecuado a cada necesidad. Hay soluciones de muchos tipos, en la nube o no. Depende del volumen de información, de la necesidad de tomar decisiones en tiempo real, del tipo de datos…

  • ¿Te atreverías a hacer una proyección a 10 años vista de la evolución de estas herramientas?

No sería capaz. Pero está claro que todo avanza por el camino del Deep Learning. La inteligencia artificial. El análisis de datos ofrece conclusiones que alimentan la decisión, que a su vez ofrece datos para corregir. Todo automatizado. No me atrevo a señalar el límite pero esta revolución va a ser infinitamente más disruptiva que cualquiera que hayamos conocido. Inimaginable para muchos de nosotros.