Corleone Business School: la empresa, el poder y la vida

IMG_20150129_121011
Portada de “Corleone Business School”

Hace dos años invitamos a Guillermo de Haro al EBE y aceptó. Dio una charla interesante y, aunque resulte egoista, más interesante aún me ha parecido haber leído ahora su libro, “Corleone Business School” (Jot Down Books), que amablemente me regaló. Nunca es tarde si la dicha es buena, decimos todos alguna vez, razón por la que no me avergüenza hasta el extremo haber respondido tan tarde con mi lectura . El libro efectúa una propuesta que  resulta llamativa puesto que se fija en las tres películas de la saga de “El Padrino”, y a partir de ahí va dando claves de lo que es para el autor el binomio: empresa y poder, un binomio que no tendría ningún sentido sin la contribución de las personas.

Creo que “Corleone Business School” es efectivamente  una narración sobre la vida, vista a través del foco del poder y la empresa. Me llama mucho la atención en esta línea las últimas frases del libro prácticamente, en las que Guillermo de Haro afirma: “Y parece que, parafraseando a Woody Allen cuando decía “el sexo solo es sucio cuando se hace bien”, “los negocio solo son sucios cuando se hacen bien”.  Esta suerte de argumentación no puede por menos que desatar una mínima reflexión sobre la ética mediante una cuestión de partida: ¿Todas las empresas que triunfan tienen trapos sucios, o los tienen incluso si no son de las que triunfan?

Yo no me atrevería a responder, y ojalá que tuviera la oportunidad el profesor de Haro de hacerlo. No obstante, sí aclara él mismo  en el libro que a determinadas escalas de poder, la legalidad y la ilegalidad se confunden al hacerse muy interpretable en cuál de esos dos extremos se puede llegar a estar realmente. Es lo que confundió a Michael, hijo y sustituto del El Padrino Don Vito, el personaje al que dio vida el  gran actor Marlon Brando, cuando dejó de la lado los negocios ilegales de la familia y empezó a ver que en el mundo honorable de los negocios  legales, las ilegalidades haberlas las habían.

Otorgando el beneficio de la duda y sin afán de fomentar el desdoro de ninguna empresa, yo no soy de la opinión de que hablar de empresa signifique hablar sistemáticamente de ilegalidad. Podríamos sí aceptar que, como todas las tareas que promueven las personas, en momentos dados pueden toparse con mentiras o verdades a la mitad. “El Impostor” de Javier Cercas basa toda su argumentación, justamente en desmontar la trama de un falso superviviente de los campos de concentración nazis, misión que no le impide justificar que todos en algún momento,  hayamos tirado de las conocidas “mentiras piadosas” aunque sea.

“Corleone Business School” no quiere en ningún momento, y eso sí quiero dejarlo meridianamente claro, hacer ninguna apología de los negocios ilegales que eran los que se movían en el entorno mafioso de los Corleone, y eso es algo que su autor aclara nada más arrancar el libro. Sí extrae sin embargo enseñanzas sobre las empresas que se incluyen en la ficción cinematográfica. Por eso Guillermo de Haro habla sobre estrategia, liderazgo, la misión, la visión…,  o describe en esencia lo que son y para que nos interesan tener en cuenta las denominadas 5 fuerzas de Porter.

Me congratula averiguar la importancia que este profesor del Instituto de Empresa da, por ejemplo, a la cultura de empresa, que define como “el pegamento” que da sentido a todas las acciones de cualquier compañía. Yo particularmente concedo una trascendencia excepcional al hecho de trabajar o colaborar con organizaciones con un sentido. Detesto la política de muchas compañías de no trascender sus orientaciones, bien por miopía bien por desconocimiento. Saber transmitir a la gente que trabaja en una empresa cuáles son sus valores culturales es como otorgarle la clave que le permitirá aclararse sobre lo que hace y por qué lo hace dentro de una empresa.

Yo animo a los que les gusten la empresa y el cine a que se acerquen a “Corleone Business School”. Es un libro ameno que recopila muchas de las explicaciones esenciales de lo que significa hacer empresa. Es sencillo de entender, pero ojo que hay apartados del libro que te zambullen en una profundidad enjundiosa como la referida disyuntiva legalidad vs ilegalidad. Con satisfacción ha disfrutado de su lectura y lo dejo cerca, subrayado, para refrescar algunas de sus ideas que me han valido para revisar acciones y, lo que es mejor, para soñar en satisfacciones venideras.

 

 

 

Mi yo tecnológico y humano

He empezado una colaboración con Informaria y acaban de publicarme mi primer artículo, que titulo: “Mi yo tecnológico y humano”, que reproduzco en mi blog. Empieza así: “Mi experiencia en el mundo de la empresa, además de por mi formación en el Instituto Internacional San Telmo, ha estado ligada a la tecnología y a la comunicación en la medida en la que, en los últimos 10 años (dentro de una experiencia más amplia), a mi involucración en el sector del periodismo audiovisual, en Canal Sur, le sumé la impactante tarea de ser uno de los fundadores y organizadores de EBE (Evento Blog España), una cita tecnológica que celebramos en Sevilla cada mes de noviembre y a la que asisten en torno a 2.000 personas de todo el país. Esta mezcla de influencias me ha permitido vivir en primera persona en un entorno en el que me he sentido realizado y en el que las ganas no me faltan para impulsar nuevas ideas y retos en el contexto de la innovación…

Sigue leyendo “Mi yo tecnológico y humano”

Las empresas venden productos o servicios, pero son rentables si gestionan bien la información

administracion1
Si sé de lo que hablo, tengo más posibilidades de obrar adecuadamente con respecto a aquello que domino y no meter la pata. El conocimiento bien orientado, cuando menos, nos permite no errar. Usar de manera adecuada ese conocimiento, desde la perspectiva de la empresa, nos lleva a ganar o perder. Ahora el problema es que tenemos demasiado conocimiento, convirtiéndose en clave la capacidad de gestionarlo bien y elegir aquél que resulta determinante para nuestros intereses.

Las empresas venden productos o servicios y son rentables si gestionan bien la información de la que disponen. Esta es la realidad de nuestro tiempo. La ventaja y casi el problema es que ahora hay ingentes volúmenes de información disponible, y la dificultad estriba en cómo usarlos bien. La evolución de las organizaciones en esta etapa de transformación digital, pasa por la instauración de la gestión de información como un pilar fundamental del crecimiento. El hecho resulta patente: las compañías generan datos en su trabajo, pero lo más influyente es que las empresas necesitan entender la información que viene de su entorno para así ganar.

Sigue leyendo “Las empresas venden productos o servicios, pero son rentables si gestionan bien la información”

No se puede concebir la digitalización de la empresa sin que esté presente la colaboración

Personas_digitalizacion
La presencia de las personas en los procesos de digitalización es esencial. Las personas no valen porque generan datos que las empresas analizan y toman decisiones al respecto, que también, sino que adquieren un protagonismo tal que está dando la vuelta a la forma de concebir la empresa y el mercado.

Se podría decir que no hay una sin la otra, en mayor o menor medida, pero no se puede concebir la digitalización de la economía sin que esté presente la colaboración. Podría decirse que el germen más profundo de este hecho se encuentra en la tecnología en sí, que lleva incluida en esencia la capacidad de compartir ideas, productos, servicios, recursos… La colaboración se visualiza en un doble sentido, en el contexto (hacia fuera) a través de lo que se conoce como economía colaborativa, y mediante la digitalización de las tareas comerciales; mientras que en el interior de las empresas, hay que mirar en la mejora de los procesos y en el cambio de orientación del management, que se basa en el conocimiento compartido.

Sigue leyendo “No se puede concebir la digitalización de la empresa sin que esté presente la colaboración”

El Marketing se convierte en el líder de la empresa digital

El Marketing determina la transición hacia la empresa digital
Desde que aparecieron los primeros formatos digitales y explosionó la ola de participación de las personas en el concierto económico y social a través de la Red, se ha especulado con quien debe ser el líder y qué disciplina encabeza del proceso digital. La tendencia actual de los acontecimientos desembocan en el Marketing.

El Marketing está llamado a ser el líder de la empresa digital, ahora que vivimos un proceso de transformación y según se desprende de un estudio de Andersen. La lógica de esta conclusión es aplastante dado que, primero ha sido la Comunicación y las Relaciones Públicas, y por encima de ellas el Marketing, las disciplinas que antes que nadie han apostado por todo lo que representa la revolución digital: desde el social media hasta el big data y, sobre todo los móviles sin olvidar el cloud computing.

Sigue leyendo “El Marketing se convierte en el líder de la empresa digital”

“El síndrome de la oruga”, un libro de Carlos Alonso que te mueve a mejorar

carlos_Alonso-laia4_corta
La vida es cambio, pero ojalá que siempre sea cambio para bien. No obstante, aspirar a que siempre las cosas nos sean favorables, no es realista. Por ese motivo, es muy recomendable pertrecharse de herramientas que nos ayuden a vivir plenamente los éxitos y a apoyarse en ellas para salir de los malos tragos. Eso es un aprendizaje, en el que “El síndrome de la oruga”, de Carlos Alonso (en la foto), te ayudará en beneficio de tu trayectoria profesional y personal.

 

He leído “El síndrome de la oruga”, de Carlos Alonso. Y francamente me ha gustado y lo recomiendo. Su lectura me ha aportado básicamente dos cosas:

  • me ha hecho recapacitar sobre mi persona y sobre mi proyección en tanto que profesional.
  • y de otro lado, su lectura y comprensión me llaman a la acción, a mejorar.

El objetivo que busca el texto de Carlos Alonso es el de orientar a las personas que quieren dar un vuelco profesional en positivo. Habla por lo tanto de la “reinvención laboral”. En la contraportada se comprime el sentido de su trabajo…

Sigue leyendo ““El síndrome de la oruga”, un libro de Carlos Alonso que te mueve a mejorar”

Lo digital no es una solución de rentabilidad inmediata es un reto inevitable

Lo digital no es una solución de rentabilidad inmediata es un reto inevitable. Las empresas en este tiempo de modificaciones radicales que vivimos suelen tender a la búsqueda de mejoras inmediatas, una especie de soluciones competitivas que vienen de la mano de herramientas, aplicaciones, nuevos servicios…, todo ello envuelto en un clima de disrupción en el que se suele confundir cambio con beneficio inmediato. Efectivamente, no se puede pretender que la empresa sea rentable por el simple hecho de utilizar social media o por comprar un software que gestione big data…, pues y luego qué: ¿nos cruzamos de brazos? Lo digital, como dice David Edelman en esta interesante entrevista, no es un canal más, es una manera de concebir la empresa y su forma de operar.

http://c.brightcove.com/services/viewer/federated_f9?isVid=1&isUI=1
Sigue leyendo “Lo digital no es una solución de rentabilidad inmediata es un reto inevitable”

La rentabilidad digital no está en las máquinas, sino en las personas

Rentabilidad-digital
Un coche de Fórmula 1 no hace a un buen piloto, una raqueta muy cara no te convierte en Rafa Nadal, comprar la última moda no te hacen la o el más elegante de la reunión… Contar con todas las máquinas y software para digitalizar la empresa no te garantiza que tu empresa cambie y logre los mejores resultados.

 

El éxito a la hora de competir en los entornos digitalizados en los que se generan grandes cantidades de datos fruto de los procesos casi infinitos de diálogos en las plataformas de social media, no procede del hecho simple de contar con herramientas sino de la capacidad de adaptar y usar adecuadamente la tecnología social con el fin de alcanzar unos objetivos determinados. Actualmente nos encontramos en un punto en el que todo el mundo hace practicamente lo mismo, o parecido, en lo que al social media se refiere; y en el que todo el mundo tiene igualmente las mismas o parecidas incógnitas.

Sigue leyendo “La rentabilidad digital no está en las máquinas, sino en las personas”

Las personas tímidas ganan con el #socialbusiness, pues logran visibilidad

Timidos
Hay personas a las que les cuesta expresarse y darse a conocer. Esta incapacidad les resulta contraria a sus intereses a la hora de hacerse valer en la empresa, y ésta no tiene en cuenta a gente que puede ser muy válida. El social business viene a cambiar esta situación pues representa la introducción de canales de comunicación que alumbra el talento desperdiciado, algo impensable en las empresas tradicionales.

 

Si eres una persona tímida, profesional con ideas y talento, puede que tus buenos propósitos en la empresa se queden en el tintero porque no eres capaz de hacerlos valer. Por eso, desde el momento en el que se ponen en la empresa una serie de cauces de comunicación, las posibilidades de reconocimiento de las personas menos dadas a la promoción, crecen. Y eso es lo que facilita el social business, como manera de organizar la empresa y también de gestionarla.

Sigue leyendo “Las personas tímidas ganan con el #socialbusiness, pues logran visibilidad”

No hay empresa digital sin social business

signage
Las personas dan sentido a los procesos de digitalización. Sin ellas, todo es frío, hasta los más bonitos despachos se quedan nada más que para las postales.

En mi trayectoria de los últimos años, me he vinculado a la corriente del social business, que podría entenderse como la utilización de las herramientas de la web social en la empresa, tanto en su ámbito interno como el externo, siendo el uso interno para las tareas propias de los recursos humanos en redefinición de procesos, control de costes, incremento de innovación y mejora de la reputación en la medida que crece la colaboración. En el apartado externo nos tenemos que referir sobre todo al marketing y la comunicación. Esta definición por así decirlo, tenemos que conectarla con el entorno digital y con la empresa digital, que no tendría sentido sin la vertiente social del social business.

Sigue leyendo “No hay empresa digital sin social business”