Mi hija Beatriz tiene ya dos días de vida

Beatriz_un_da_05_22_11

Mi hija Beatriz tiene ya dos días. Llegó al mundo en Sevilla, en la Clínica Fátima, donde vio la luz. Yo soy un padre contento y mi mujer, Antonia, también vive con felicidad esta experiencia. De momento, nos está dando buenas noches. Beatriz parece tranquila. Le está costando un poco coger el pecho, aunque ya se va aficionando algo. El biberón de apoyo le aporta la alimentación necesaria y complementaria mientras tanto. Aún tiene el estómago funcionándo de manera incipiente, procesando poco a poco.

El instante en el que me dieron a mi hija por primera vez, recién salida del paritorio, fue bonito, limpio. Pensé que iba llorar como una madalena en ese momento, pero fue una emoción contenida en lo lacrimoso. Aproveché los minutos con ella en brazos para sentir su presencia. Su cuerpo, su cara. Le dije cosas al oido, aquellas que un padre debe siempre advertir: sabes que te quiero mucho y tienes que ser buena, hija. Algo así fue. Y bueno, le añadí de soslayo que a veces las cosas no son sencillas aquí abajo.

Los dos primeros días, os podéis imaginar el trajín de gente en la habitación del hospital. Ella lo lleva bien aunque a veces se pone nerviosa entre las expresiones de alegría, el déjame que la coja un poco, los "ahora es normal que le pase esto", qué bonita es, etc, etc… Los momentos en los que nos quedamos mamá, la nena y papá son más tranquilos. Beatriz los sabe apreciar, pero hay que ir acostumbrándose a este ajetreo de vida. Desde el primer momento. No se puede aplazar hija mía.

A medida que avanza el tiempo, mientras le cambio de pañales, le doy el bibe de apoyo, la tranquilizo mientras buscamos el eructo necesario…, compruebo que vamos progresando padre e hija en una especie de comunión inevitable y preciosa. Mamá la coge en su regazo y la devuelve por momentos a ese sueño en el que se ha convertido ya el vientre que le dio la vida. Mamá además se recupera poco a poco, pero muy bien, de la cesárea que le tuvieron que practicar para sacarle a su hija. Beatriz ahora duerme placidamente. Le han comprobado la temperatura y está perfecta. Hoy el blog de su padre ha informado sobre ella. Es la noticia más importante del siglo y había que contarla.

6 comentarios sobre “Mi hija Beatriz tiene ya dos días de vida

  1. Hermosa entrada, de las que se te hace un nudo en la garganta. Lástima que no sea tan hermosa como Beatriz.(Eres un poeta y lo tenías escondido, mamón)

    Me gusta

  2. ¡Qué lida es! Vaya entrada tierna, Benito. Me alegro de que estéis los tres bien, adaptándoos a esa nueva vida que estrenáis. ¡Suerte con esa compleja tarea de la paternidad! Y un beso grande.

    Me gusta

  3. Te felicito por tu paternidad y desde luego lo habéis hecho bien, ¡vaya belleza!…deseo que disfrutes de ese don de la paternidad que es dar tanto amor y dar tanto de ti que te haga sentir pleno. Doy gracias a la vida por vuestra felicidad, porque Beatriz está bien, porque está sana y porque ha nacido en un hogar donde se la espera para amarla y hacerla crecer. Bendigo vuestras vidas y le doy a Beatriz la bienvenida

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s