El social business, un mercado con más de 100.000 millones de dólares

Se afirma una y mil veces que en el terreno del social media, si existe un problema, y serio, tiene que ver con la dificultad de dar resultados o datos que permitan reducir el grado de incertidumbre que se le plantea a las empresas a la hora de utilizar estas herramientas. Para contrarrestar esta sensación, me ha parecido de lo más oportuno titular este post con el dato de los más de 100.000 millones de dólares que valdría el mercado emergente del social business.

Tal dato lo he descubierto en este interesante post de Enterprise web 2.0, en el que se aportan otra serie de detalles muy interesantes respecto a la evolución del social business.

  • Efectivamente, la primera cuestión que merece la pena considerar es el montante económico, la cantidad ya citada, que a los efectos es el negocio que podrían conseguir aquellas empresas que serían las que ayudarían a otras a implementar las herramientas de colaboración propias del social business.
  • Otro apunte. Las empresas que contraten este tipo de servicios van a pretender siempre dos cosas básicas: solucionar problemas y mejorar los resultados del negocio gracias a las herramientas colaborativas. No vale con que las compañías adopten nuevas plataformas por el simple hecho de que está de moda, o por seguir algunas ideas de la 'filosofía 2.0'.
  • Las empresas tradicionales tienen que ver un asunto claro antes de dar cualquier paso: no pueden estar de espaldas a la evolución que las personas están teniendo en el mercado y la sociedad, pues nunca a lo largo de la historia desde que las empresas se conformaron han hecho negocio sin adaptarse a la evolución de su entorno. Puro Marketing si se me apura.
  • Las tecnologías propias de la era de la web social tienen características que se asemejan más a las propias del funcionamiento de las personas, por lo que representan una mejor respuesta para las organizaciones que son mucho más complejas y variadas que lo que representan los organigramas.
  • La marcha de los acontecimientos es tal que, o la empresa acomete el efecto disruptivo que supone la utilización de las herramientas colaborativas, o será el mercado el que se encargue de hacerlo con los años y quizás con algunas penalizaciones. Desde una perspectiva competitiva, resulta del todo recomendable si se quiere, llevar a cabo los cambios necesarios porque pueden ayudarte a mejorar tu posicionamiento frente a tu competidor.

La moraleja de todo esto podría ser: ya hay demasiadas evidencias como para ser renuentes al fenómeno de la aplicación de las herramientas de colaboración en las empresas. Nada más.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s