El descenso del paradigma del ‘todo bajo control’

Media_http4bpblogspotcomjl9ot6istemsgd3441iziaaaaaaaaa2ynjlo5hmw7gs200undercontroljpg_hfcqlpmfuicixzb

El mito del ‘todo bajo control’, propio de la era de la Revolución Industrial, va en contra de la esencia más pura del funcionamiento de las nuevas herramientas participativas que nos ofrece internet, dentro de la actual Revolución del Conocimiento. Y además la pretensión de tenerlo todo controlado, representa una tarea mucho más difícil por el hecho de que se multiplican los canales de forma permanente y cuantos más canales más complicado resulta llevar a cabo el esquema piramidal.

La situación demanda a las claras una revisión de un cliché inapropiado para los tiempos que corren. De entrada hay que decir que no se trata de una cuestión meramente ética. Es decir, no se trata de rechazar la aspiración de tener ‘todo bajo control’ que es bastante humana.

Lo que resulta determinante es la capacidad de la tecnología por sí sola que es la que, en sí, genera una clara capacidad de interactuar y de, al mismo tiempo, aumentar la existencia de los canales por los que incluir información o emitir opiniones.

Entonces si la etapa del ‘todo bajo control’ en lo que se refiere a la utilización y difusión de la información sufre un proceso de descomposición debido a las características propias de las nuevas tecnologías de internet (cada vez más interactivas) qué es entonces lo que va a ocurrir ahora: ¿que entramos en una etapa en la que ‘todo está fuera de control’?.

No pienso en que esto sea una fase pendular que nos lleve de un extremo a otro, entre otra razones porque si la tecnología se hace más interactiva, la mente humana tiene sus plazos y requiere unos escenarios más controlables, por pura supervivencia casi.

Así las cosas, quizás el primer paso a dar es tomar en consideración que el mundo de la comunicación es cada vez más amplio e interconectado, por lo que la filosofía de estar al tanto de todo y dar permisos o quitarlos para decir una cosa u otra, es una tendencia que evoluciona hacia un estado en el que se tiene que admitir un descenso del control.

La capacidad de estar interconectado, de otra parte, favorece el diálogo y el diálogo aumenta la generación de conocimiento compartido que es sumamente favorable para todos. Por esta razón, podemos inferir que en la medida que se favorezca la participación, baja el control, pero crece el conocimiento.

¿Qué es lo mejor? Pues personalmente pienso que lo más deseable es que vaya desapareciendo la opción de limitar el trasiego de ideas usando una especie de censura previa, y favoreciéndose al mismo tiempo la generación de ideas través de un entorno participativo. A esto sólo añadir que siempre deben existir niveles de control o moderación, como se quieran llamar, pues es algo que resulta necesario, al ser consustancial al ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s