¿Tenemos que caer simpáticos los comunicadores?

Media_http3bpblogspotcomjl9ot6istemruwvsxeviniaaaaaaaaaaujjtuar9qthqs200simpatc3adajpg_bdfgvilepijcbbe

Tengo la sensación de que los comunicadores tendemos a querer caer bien a las personas, entendiéndose por personas, los clientes, los componentes de una empresa, los de las instituciones… No sé, es una sensación fruto de mi observación, que desconozco si alguien puede confirmarme o lo contrario.

El hecho es que si, por aquello de querer caer siempre simpáticos a los demás, tendemos a perder nuestra personalidad profesional, pues no me parece muy positivo.

La profesión de relaciones públicas, al menos como popularmente se ha venido entendiendo en España (desconozco en otros países) implicaba aquello de ser simpático y caer bien para conseguir unos determinados intereses. Y no sé si de esos polvos han venido estos lodos, ahora que forzosamente nos tenemos que centrar en el comunicador del siglo XXI, un profesional que debe reunir bajo mi punto de vista unas determinadas capacidades.

En definitiva ¿tiene alguien esa sensación que he intentado plasmar aquí en relación a la simpatía, querer caer simpáticos y los comunicadores?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s