La sonrisa dentro del drama

Media_http1bpblogspotcomjl9ot6istemrrhg4jujgiaaaaaaaaauyjdwre9qbajcs200elpaisjpg_eqbzakyiejejbbb

Leo en la portada de El País de este jueves 2 de agosto (versión papel), el siguiente titular: “Al principio, un chií no le pasaba el balón a un suní”. El autor de estas palabras es el brasileño Jorvan Vieira, el ya ex entrenador de la selección iraquí, después de lograr que su equipo ganara la Copa de Asia.

La cuestión tendría su gracia, y de hecho la tiene así tal cual se lee el titular, pero la sonrisa se hiela y se vuelve una mueca cuando se comprueba que el drama de Irak continúa con decenas de muertos cada día.

La victoria de los futbolistas iraquíes ha sido todo una explosión de alegría para el país, independientemente de pertenecer a la etnia chií, suní o kurda. Pero, desgraciadamente, el éxito deportivo no ha sido suficiente para lograr dar un viraje al conflicto hacia su resolución. Esta vez, no obstante, el deporte ha dado un gran ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s