La tecnología debe concebirse incluyendo la visión del usuario desde el primer minuto

Si me preguntaran cuál es la relación esencial de la transformación digital, diría sin duda la que se establece entre los sistemas tecnológicos y las personas, representada por los dos departamentos que gestionan estos ámbitos en las empresas: el tecnológico y el de los recursos humanos. Ambos no pueden permitirse el  lujo de funcionar como líneas paralelas que no se cruzan nunca. Es muy importante, en un sentido contrario, que se compenetren en la atmósfera de los cross functional teams, o equipos interdepartamentales.

En este post me gustaría poner luz en las características de esta relación, insisto, en el contexto del desarrollo de la transformación digital. Veamos:

  • En estos momentos, las personas y las máquinas mantienen un estatus de adecuación de la tecnología al servicio de las necesidades del ser humano. Es del todo claro que el nivel de autonomía de los instrumentos tecnológicos es cada vez mayor, a resultas de la configuración que le proveen sus creadores.
  • Los departamentos técnico y de recursos humanos están concernidos en alcanzar un objetivo común de negocio, como pasa en toda la extensión de los componentes de los equipos interdepartamentales a través de los que se intenta en algunas empresas evolucionar hacia la transformación digital.
  • Es primordial que la línea de entendimiento entre la dirección tecnológica de las empresas y la de los empleados parta de la aceptación inequívoca de que cualquier entramado tecnológico tiene que estar hecho por y para cubrir las necesidades de los empleados. Eso supone que cualquier proyecto de desarrollo digital que se quiera poner en marcha ha de contar con la involucración de los usuarios desde el minuto uno. Resulta inaceptable que cualquier diseño y ejecución se haga sin la participación de estos, porque si no sería nada más que un ejercicio de la dirección técnica que piensa en sus usuarios pero sin oírlos.
  • La «prueba del nueve» es que los trabajadores cuando usan la infraestructura digital tienen que sentirse empoderados, es decir tienen que comprobar que el desarrollo tecnológico les permite mejorar en sus funciones y lograr resultados más favorables. Para ello, lo más palpable es que los que trabajan en cualquier departamento de la empresa tienen que tener la información necesaria para llevar a cabo sus tareas o tomar las decisiones que hagan falta.
  • Uno de los matices interesantes de este enfoque es que los sistemas tecnológicos en las empresas digitales no pueden transmitir una sensación de control de arriba abajo, las personas se involucran mucho mejor en los procesos transversales y las atmósferas colaborativas.

Considero que si la conexión entre las personas y la tecnología es la adecuada, todo irá mucho mejor. Es bastante habitual que los trabajadores contemplen el uso de las herramientas de conexión digital más como una carga que como una liberación, y es lo que hay que evitar. La máquina está hecha para ayudar al ser humano, razón por la que ha de estar concebida y fabricada para satisfacción del que la utiliza dentro de la empresa.

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.