Los seis ámbitos de la empresa en los que influye principalmente el big data

El estudio de los datos supone cambios importantes y de fondo en las empresas, siempre que los gestores de las mismas estén atentos a llevarlos a cabo y si han sabido interpretar lo que el análisis de la información les ha dicho. En el momento que los directivos deciden poner en marcha operativos del estudio del big data, se sitúan ante el reto de llevar a cabo modificaciones sustanciales de pilares básicos. El principal paso que se da en estas circunstancias es elevar el valor de los datos a la máxima categoría, pues se sitúan en el centro  del negocio de la empresa, con mayor relevancia incluso que los productos que vende.

Si hiciéramos un repaso global de las cosas que cambian en una empresa si se comienza a trabajar sobre la base del análisis del big data, comprobaríamos que casi nada quedaría igual. Pero nos vamos a detener en los aspectos principales que varían. En concreto vamos a detenernos en seis ámbitos: el producto, el marketing, las operaciones y la logística, y la organización y los recursos humanos… Con estas perspectivas centradas en departamentos o actividades específicas, la consecuencia es que el modelo de negocio y la estrategia también tienen que ser diferentes. Vayamos por partes:

  • El producto: los productos no están cerrados. Los productos están abiertos a nuevas posibilidades y orientaciones que vienen determinadas por las valoraciones que aportan las personas, especialmente a través de las redes sociales. No existe una mejor prueba que las que se cuelgan en forma de opiniones de todos los productos, dado que el nivel de interacción entre las marcas y los clientes es muy alto.
  • El marketing: como consecuencia de las interacciones con el público, las empresas toman la iniciativa y hacen propuestas a los consumidores. Para eso está el marketing digital. El objetivo es incrementar ventas mediante la atención al recorrido de los clientes a través de la red.
  • Las operaciones y la logística: la marcha del negocio está sometida a las operaciones de distribución y el control de la logística. La llegada en tiempo a los mercados, la atención a los clientes con costes ajustados es determinante para garantizar buenos servicios, rentabilidad y reputación.
  • Organización y RRHH: todos los cambios en las operaciones repercuten en los recursos humanos, en la forma que nos organizamos y en nuestra forma de trabajar. La mayor o menor presencia de tecnología define de manera notable nuestra adaptación a los entornos competitivos actuales.
  • El modelo de negocio: como consecuencia de las repercusiones en los ámbitos descritos hasta ahora, nos situamos ante un claro cambio en el modelo de negocio. No son las mismas formas ni la estructura que soporta el negocio hoy en día que las de hace 20 años. Caminamos hacia las empresas trabajando en plataforma frente a las basadas en esquemas piramidales.
  • Estrategia: las empresas enfocan de forma diferente su presencia en los mercados, dado que los mercados cambian. Acercarse a ellos y comprender a los clientes nos sitúan ante un escenario que nos exige estrategias diferentes a las clásicas.

Las empresas se nutren de los datos y de su análisis. La extensión y la influencia de los mismos es notable, pues afecta a la totalidad de los departamentos y actividades de nuestras organizaciones. Por esa razón, hay que afirmar con rotundidad que las transformaciones digitales son bastante más que la inversión en tecnología. El talento debe acompañar estos procesos de reconversión. Lo oportuno es que, para que toda la empresa tenga acceso a los datos analizados, estos se deben centralizar aunque distribuirse con una máxima capilaridad y actualizarse contínuamente según los resultados. Pero no resulta sencillo que los datos se puedan centralizar, dado que se generan por todas partes y la tendencia en las organizaciones es a acapararlos y no compartirlos. Por esa razón, hay que seguir señalando la importancia de que lo primero, antes casi que de invertir en tecnología, es promover el cambio de mentalidad. Asociado con el cambio de la mentalidad, tenemos que erradicar la comodidad, pues salir de la zona de confort es necesario si se quieren acometer procesos de innovación en la empresa.

 

 

 

 

 

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: