Los científicos de datos, la profesión emergente clave para las empresas

 

 

 

Analistas de datos, un puesto de tanto valor como un director financiero, así lo veo yo. La involucración en el día a día de la gestión de la empresa de este tipo de profesionales, los llamados también científicos de datos, garantiza una mayor confianza en las decisiones que se toman, disminuyendo las que se  adoptan por criterios subjetivos o basadas en un exceso de intuición. Al mismo tiempo, los científicos de datos sirven para encabezar la transición necesaria hacia un escenario cada vez más cercano en el que la presencia de la inteligencia artificial se hace más patente.

El pilar sobre el que se justifica, desde ya, la participación de esta nueva categoría profesional es el apartado comercial, las ventas de nuestros productos. El facturar más o menos depende cada vez más del análisis que hacemos de los datos que se generan en torno a mi empresa, mi marca y mis productos. Analizar los datos es, de hecho, la actividad que de forma cotidiana realizan ya los analistas de datos para las empresas, bien desde su interior, bien desde empresas asesoras. De momento, se podría inferir, que el nivel de profundidad del estudio de la información es bajo aún para las oportunidades que nos brinda un sector que, según la Unión Europea, llegará facturar un volumen de negocio de 43.700 millones de euros de aquí al año 2019.

La situación desde la que parte todo este movimiento es obvia: los clientes viven por así decirlo en las redes sociales en la medida que una parte muy destacada de su convivencia con el entorno (la que desarrollan entre iguales y con organismos de todo tipo) se hace a través de estas plataformas. Eso unido al hecho de que el comercio electrónico avanza a pasos agigantados, hace que se movilicen millones de datos al segundo que, convenientemente estudiados, nos permitirá  saberlo todo de nuestros clientes si se me apura. El sistema se completa cuando se sirven los productos y servicios que los clientes demandan, aprovechando las empresas el feebdback que ofrecen estos en los procesos de compra.

Hemos entrado en un estado de cosas en el que resulta más cotidiano que cedamos datos como clientes y consumidores, a cambio de que las empresas nos compensen cediéndonos servicios gratis como, por ejemplo el ya clásico del correo electrónico. Grandes multinacionales como Amazon están demostrando llegar a tal grado de refinamiento en el conocimiento de sus clientes que son capaces de hacer previsiones, bastante certeras, de cuáles serán los próximos productos que van a comprar a través del análisis de sus historiales de compra.

Los movimientos empresariales en torno al big data de Google nos dan buena cuenta de hasta qué punto “los grandes players de internet y la tecnología” están interesados por el big data. Eric Schmidt, el presidente de Alphabet (el nombre de la empresa donde se engloba el buscador Google) ha afirmado que “big data es tan poderoso que las naciones pelearán sobre ella”. Como consecuencia, podríamos justificr de esta valoración de Schidmidt,  la compra por parte de Alphabet de  Kaggle, una empresa que presume de ser la comunidad de científicos de datos más relevante del mundo, informa Silicon Spain.

La gran evidencia es que a través del big data las personas obtenemos ventajas notables, como por ejemplo, conocer la evolución del tráfico o las mejoras en el tratamiento médico. Todo parte de la evidencia de que, en la medida de que sepamos más, resulta más sencillo concretar productos o servicios que se ajusten a nuestras necesidades. Por eso se avanza hacia la confección de productos que se entienden como servicios hechos la medida de lo que necesitamos.  Por eso queda bastante claro desde mi punto de vista que el análisis de los datos se está convirtiendo en la parte central de la gestión de las empresas pues el día a día de los negosios se hará en función de lo que digan los datos. Así es porque así lo queremos. No es frivolidad es una constatación de la evolución de nuestra sociedad.

 

Datos UE

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: