Las 10 tendencias que los comunicadores deberían conocer en esta era digital

cursos-de-trabajo-en-equipo-en-mexico-h-980x408

Como continuación del último post de este blog: “El entorno de cambio digital que los comunicadores de toda la vida deberían tener en cuenta”, me gustaría referir ahora algunas de las misiones o habilidades que deberían tener estos profesionales dentro de la era de máxima tecnificación en la que nos encontramos. Con estos apuntes creo que sin duda nos enfrentamos ante un cambio relevante de los comunicadores. No creo que deban ser considerados como características exclusivas de estos, pues realmente en la actualidad las barreras entre las distintas profesiones se han reducido o en algunas casos han desaparecido. Aquí van las ideas que quiero compartir.

  1. Los comunicadores deben ser tecnólogos. Su dominio de distintas tecnologías relacionadas con internet tiene que ser patente. Nadie que se dedique a este gremio puede estar al margen de las novedades que a diario se producen. Quienes estén en las tareas de Comunicación Corporativa han de saber cómo trabajar en las distintas redes sociales y también dominar tareas como elaboración de vídeos, tener un mínimo de conocimiento de porgramación al menos…
  2. El conocimiento de la empresa es fundamental. Este aspecto es relevante. Quienes trabajan en la empresa tienen que saber cómo funciona: qué departamentos son fundamentales, cómo trabaja, por ejemplo, la parte comercial y en qué influye la financiación a corto o largo plazo… Y es que, desde el momento en el que se está al tanto de las operaciones habituales, mejor se podrá aplicar las estrategias de Comunicación.
  3. Justamente la visión estratégica es una de las partes que permiten encajar las tareas diarias con la visión del largo plazo. Las actividades de la era digital requieren, y mucho, tener una visión global pues existen interrogantes y novedades que nos sorprenden a cada momento. Si tenemos clara la estrategia con la mira puesta en el largo plazo, nos sorprenderá menos lo que cambie en el corto. No obstante se van indicando nuevas perspectivas que están relacionadas con modificaciones radicales como, por ejemplo, la organización horizontal que sustituye a la excesivamente jerarquizada.
  4. En los tiempos de cambios continuos en los que aparecen nuevos canales de comunicación, o bien desaparecen; en los que las técnicas se van sucediendo y amortizando en breves períodos de tiempo… es muy bueno trabajar la reputación. Hacer las cosas conforme a unos criterios estables, es una garantía de control dentro de la inestabilidad que estamos viviendo en muchos sentidos. No es lo mismo el funcionamiento de la empresa en 1960 que ahora, pero garantizarnos una buena reputación era tan bueno antes como ahora.
  5. El Marketing Digital es el contraste de la reputación a mi modo de ver. Las acciones de Marketing son más “agresivas” y responden a una visión más a corto plazo.
  6. El análisis de datos es fundamental en nuestros días. La huella digital que se queda, fruto de todas las interacciones que tienen lugar a diario, se convierte en información que hay que comprender y que hay que procesar para facilitarnos la toma decisiones. Por eso los profesionales de la Comunicación deben estar capacitados para involucrarse en los procesos de big data.
  7. La gestión de los entornos de red aparece como otro de los hitos más representativos de la transformación digital. Las empresas están trabajando a través de plataformas, las nuevas, y las tradicionales están incorporando formas de gestión propias de las empresas en red. La clave se encuentra probablemente, en la mayor presencia de los procesos de venta a través del comercio electrónico, que implican modificaciones con respecto a pasos como la logística, la distribución o la postventa.
  8. En el interior de las empresas se detectan comportamientos diferentes. La era digital está acabando con las empresas del ordeno y mando y se está abriendo a la colaboración. Por eso, el liderazgo tiene que se participativo. Es muy importante retener talento y el talento se concilia mejor en los entornos colaborativos.
  9. El mismo propósito de colaborar se abre más allá de los muros de las empresas. Trabajar hoy es asumir en mayor o menos medida una línea de colaboración con el entorno: proveedores, instituciones, universidades, influenciadores… Las empresas no pueden estar aisladas y existen muchas cosas que estas no saben y para desarrollarlas no pueden prescindir de agentes que trabajan en su entorno.
  10. En este tiempo de cambio, las novedades tecnológicas no pueden convertirse en un fin en sí mismo. El gran reto es saber conectar las incorporaciones tecnológicas que modifican la forma de operar de la empresa con los objetivos de negocio. Sin eso, corremos el peligro de que se tracen dos líneas paralelas que no se encuentren jamás, cuando es absolutamente necesario que estén conectadas.

No pretendo con esta enumeración que los profesionales de la Comunicación Corporativa desplieguen todas y cada una de estas líneas de actuación. Es sencillamente imposible. Y además no son estos enfoques y disciplinas solo para ellos. Cualquier profesional puede obviamente hacer inmersión en los mismos. También he de decir que depende del nivel de especialización pero cualquiera de estos diez puntos prácticamente dan para mucho. Probablemente, desde una visión de dirección general, sería recomendable que se supiera de muchas de estas tareas… Algo que, por qué no, sería bueno que los comunicadores se plantearan como reto.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: