El entorno de cambio digital que los comunicadores de toda la vida deberían tener en cuenta

evolucion_comunicacion copia_ok

Me he tirado muchos años en el sector de la Comunicación Corporativa. De hecho podría decir que no lo he abandonado, pero he de reconocer que mi enfoque y mi presencia en él ha variado notablemente. De hecho, en los primeros años de mi blog, que se se pueden consultar, me dedicaba al completo a esta disciplina desde una perspectiva clásica podríamos decir y ahora, aprendiendo todo lo que puedo y transmitiéndolo, me centro más de lleno en los cambios en la empresa de esta etapa de cambios digitales y cómo esos cambios se enfocan desde la perspectiva de un comunicador de toda la vida.

Las barreras se rompen. Muchas de las cosas que hasta hace apenas cinco años se consideraban estructurales, se modifican paulatinamente o con rotundidad y este proceso de cambio, en cualquier caso, es constante y el verdadero pilar estable que define este tiempo aunque suene contradictorio. Ahora, por pura supervivencia y disciplina mental, el ejercicio requerido implica fijar una serie de parámetros que nos sirvan al menos de orientación sobre dónde estamos y quienes, desde el punto de vista profesional, podremos llegar a ser.

Uno de los síntomas que más me llama la atención es como está cambiando la educación. No importa tanto los estudios transversales que se dan una formación global, que el estudio basado tareas concretas. Así ocurre en Menlo School, en Silicom Valley, por ejemplo, donde probablemente se pueda encontrar uno de los lugares con mayor densidad de gente muy inteligente del mundo. Esta es una de las consecuencias de un mundo cada vez más tecnificado. Hay que estudiar partes parciales de un todo heterogéneo con la esperanza de que determinados cerebros intuyan el dibujo global.

En el gremio de los comunicadores corporativos ( por usar este nombre, que en algún capítulo de mi libro “El auge de la Comunicación Corporativa” defino) es importante efectuar un revulsivo si es que queremos obtener un protagonismo actualizado. Para indagar las razones que nos impulsan a este reto, creo que estaría bien fijarnos en estos puntos:

  • Internet y singularmente las redes sociales han hecho que todo el mundo ( todos sus usuarios)se conviertan de hecho en comunicadores. Entiendo por comunicador a los sujetos que comparten mensajes a través de canal o canales.
  • La incidencia de un entorno cada vez más tecnificado provoca cambios en determinados niveles de nuestro sistema que, de forma concreta, podríamos señalar así:
    • Profesional:
      • aparecen nuevas profesiones debido a la incidencia de las tecnologías
      • las que ya estaban se redefinen.
    • Empresa:
      • nuevas formas de competir a través de las plataformas
      • nueva forma de trabajar: organizaciones menos jerarquizadas
    • Mercado:
      • nuevos canales de venta
      • nuevos operadores y cambios de funciones (Google fabrica coches o Paypal compite con la banca)

Recopilo ahora, a mi modo de ver, un total de diez evidencias que nos van a permitir saber en qué panorama nos encontramos y que nos valdrán (espero) para orientar a los comunicadores respecto a su futuro:

  1. El ser humano ha potenciado de manera notable su capacidad innata de comunicar gracias a los canales e instrumentos que la tecnología ha puesto a su servicio.
  2. El monopolio de los medios de comunicación como únicos gestores de la información finalizó hace tiempo. Hoy cualquier persona u organización puede ser un medio
  3. La comunicación se convierte en el común denominador de la gran mayoría de los procesos que definen actualmente nuestra sociedad y nuestra economía. Los datos, que es lo que se intercambia en cualquier comunicación, se han convertido en la principal moneda de cambio. El poder de Facebook, como principal red social se basa en los datos que tiene de sus usuarios, igual que Google y tantos otros.
  4. Las interacciones en las redes sociales son una de las bases sobre las que se construye el desarrollo económico y social en un sentido amplio, aunque, y de forma concreta, nos referimos a acciones acaecidas en las redes como la compra venta, los intercambios o la reputación a través de las opiniones vertidas.
  5. Las infinitas interacciones efectuadas a través de las redes dejan huellas digitales que es lo que ha permitido que surja lo que se ha denominado como big data.
  6. El big data, como instrumento de estudio de ingente cantidad de información desectructurada, no se compone solo de las interacciones entre las personas, por supuesto, sino que se nutre también de otra serie de inputs como datos fiscales, bancarios…
  7. El uso y análisis a través de la enorme información generada y la conexión mediante las máquinas, nos lleva a contemplar la conversión de nuestros electrodomésticos en nuevos sistemas de comunicación, lo que se denomina como Internet de las cosas.
  8. Toda la información además está alojada en repositorios que están en la red, con lo que nuestra capacidad de estar siempre conectado, usando datos de nuestra actividad empresarial y profesional, está garantizada por el cloud computing.
  9. Podemos, por lo tanto, desarrollar nuestro trabajo desde donde queramos, gracias entre otras cosas a los smartphones, aparatos por los que trabajamos con nuestros datos
  10. La inteligencia de las máquinas es cada vez mayor; y entramos en la denominada Inteligencia Artificial, que significa que las máquinas van teniendo progresivamente la autonomía suficiente para decidir más allá de las operaciones iniciales para las que fueron programadas.

A la luz de estos apuntes, pienso que los comunicadores deberían sin duda entrar en una nueva dinámica, a la que a todas luces están llamados. Es cuestión de revisar las tareas habituales: notas de prensa, gestión de contenidos corporativos, comunicación interna unidireccional… Y entrar en otra dimensión con funciones y habilidades que se inspiran en el diagnóstico que he efectuado de nuestro contexto. El camino  hacia el futuro ha comenzado ya. En otra ocasión señalaré algunas de la misiones para las que creo estamos llamados como comunicadores.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: