En este mundo tan complejo, las empresas necesitan apoyos externos pues no lo saben todo

Colaborando-juntos

El otro día en Retina, el evento organizado por El País, escuché la charla de Katherine Grass, directora de Innovación en Amadeus, sesión en la que le escuché una frase que me pareció muy interesante: “El mundo es cada vez más complejo. Las empresas deben buscar apoyos externos. No lo pueden hacer todo solas”. Esta afirmación me resulta determinante para entender lo que ocurre en los mercados actuales y en la forma de competir y gestionar las empresas.

Desde este punto de partida, me gustaría a mi ahora aportar algunas ideas que se pueden conectar con esta idea central. La primera consideración es que las empresas no están aisladas y además son cada vez más interdependientes. Tienen sentido en su actividad porque están presentes en un ecosistema productivo que puede desarrollarse debido a las conexiones con agentes que operan en distintos ámbitos del mismo. Podríamos destacar, para explicar un poco mejor este dibujo, el caso de las empresas que son líderes y que necesitan en su entorno proveedores, centros universitarios, talento profesional y empresas de otros sectores…

La tecnología nos brinda la oportunidad inevitable de operar en abierto. Es un error notable querer perseverar en los modelos competitivos antiguos en los que el silencio y lo opaco eran los reyes. Ahora todo está en la red y nada es fácil de ocultar. No debemos dejar de tener en cuenta, sin embargo, que muchas organizaciones son terriblemente celosas de revelar detalles de su gestión, lo cual no impide que en algún momento salgan a relucir.

La filosofía de compartir forma parte del ADN de los ecosistemas productivos actuales. Compartir ideas, tareas, determinadas infraestructuras…, es lo habitual en los espacios de coworking que llevan años aflorando por todo el mundo. La pérdida de determinados miedos ancestrales animan a las compañías a entrar en dinámicas en las que aportan y reciben. Gracias al código abierto nació Android, el sistema operativo para móviles más importante del mundo, por citar un caso de una relevancia tremenda.

Las grandes empresas tecnológicas tienen cada vez mejor estructurados los procesos de cooperación con su entorno. Probablemente uno de los casos más atractivos, aunque con menos publicidad, sea el de IBM. El conocido en su día como Big Blue empezó a desarrollar trabajos con startups con las que han ido avanzando en diferentes campos. La base de esta política es el clásico win-win, en el que no obstante los beneficios de unos y otros son diferentes según la envergadura de cada cual. Uno de los últimos ejemplos de la vocación de apertura de IBM es su ordenador cuántico que ha colocado en la nube.

Los atractivos que supone para las compañías plantearse su orientación hacia la colaboración son diferentes en función de cada cual. Uno de los primeros motivos que animan a colaborar es el conocimiento, ya que el uso de las herramientas tecnológicas implica la necesidad de compartir. A la hora de concretar, como es el caso del citado ordenador cuántico, las empresas pueden mejorar sus productos o servicios gracias a la interacción. Ayudar y ser ayudado facilita los procesos de simbiosis en los que cada uno puede obtener aquello con lo que no cuenta. Y por último, cabría añadir el ahorro de costes que es posible cuando se consiguen contribuciones gratuitas de tareas  a través de intercambios

Desarrollar este modo de trabajar tiene consecuencias para las empresas que han de ser orientadas de manera positiva para lograr sus intereses, y eso hay que trabajarlo pues nada viene dado porque sí. El cambio de paradigma arranca con una determinación previa de las personas que tienen la responsabilidad de poner en marcha estas modificaciones de gran calado además. El motor del cambio, desde que el hombre es hombre y la mujer mujer, sigue estando primero de nada en la mente y luego en la motivación y la continuidad para conseguirlo en el largo plazo. Y siempre mejor colaborando.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: