En la medida que la conectividad aumenta, la colaboración se hace más necesaria

shutterstock_155609561

Si entendemos la conectividad como las múltiples formas que las empresas tienen a su disposición hoy en día para desarrollar su trabajo (movilidad, internet, cloud, redes sociales…) la colaboración entre las personas se hace más necesaria y por lo tanto crece como activo.

En la medida que el talento se concibe como una fórmula de aportación de distintos actores, la mejor manera de optimizar los rendimientos es a través de la coordinación. Lo normal es que la colaboración es considerada como una corriente natural que protagonizan las personas como fruto de sus capacidades propias.

La única manera en la que las empresas han concebido la colaboración es mediante la denominación del ‘trabajo en equipo’ que no es más que la expresión de un deseo antes que la forma de crear una estructura de organización a través de los recursos humanos. Desde ese punto de vista, la colaboración no se concibe más que como la expresión de determinadas personalidades.

Lo común es que haya empleados que tienen a bien facilitar, mientras que otros buscan su protagonismo propio dentro de la persecución de beneficios globales. La pregunta sería la siguiente: ¿tendría la empresa mejores resultados si los niveles de colaboración fueran mayores y se extendieran a todos los componentes de la organización?

Una alternativa lógica es que la dirección asuma la colaboración como activo de todos y lo introduzca en su política de empresa y, de forma específica, en la estrategia en el corto, medio y largo plazo. De forma concreta, hay quien apuesta por la presencia de un responsable de colaboración que sería el encargado de vigilar sí se lleva a cabo.

El terreno ahora está abonado dado que la tecnología social concibe la colaboración dentro de su ADN. Así las cosas, no tiene sentido prescindir de la colaboración, puesto eso significaría que no entendemos lo que suponen estas herramientas y desde luego no sabemos desarrollarlas adecuadamente.

 

 

http://hbr.org/resources/pdfs/marketing/advisory-council/CollaborativeOverload.pdf

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: