Los 4 pasos necesarios que la empresa debe considerar para usar #bigdata

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0

cuatroCualquier iniciativa dentro de una empresa destinada a empezar y desarrollar un sistema de análisis de datos para su modelo de gestión debe pasar por una serie de pasos que son bastante razonables. La situación actual más generalizada con respecto al uso del big data nos plantea hoy en día una suerte de panorama habitual en los momentos iniciales de cualquier propuesta novedosa, y más dentro del cambiante mundo de la tecnología en el que todas las verdades inamovibles ni son tales ni se les espera.

Lo normal a estas alturas es que nos encontremos con una serie de ofertas que proceden de empresas muy consolidadas tipo IBM o Salesforce frente a muchas otras que parten de startups que cuentan de partida con ventajas e inconvenientes como agilidad en el servicio pero falta de recursos frente a las grandes. Sea como sea, y a los ojos de los usuarios y por lo tanto potenciales clientes, de lo que se trata es de acertar a la hora de optar por una alternativa u otra. Por eso, me ha parecido muy interesante concentrar en varios puntos (cuatro) los aspectos que cualquier comprador de este tipo de servicios debe tener en consideración a la hora de hacerse con uno u otro.

  1. Lo primero a tener en cuenta es indagar en nosotros mismos, preguntarnos para qué queremos una herramienta o herramientas de big data. Lo más normal es que, con la que sea, intentemos averiguarlo todo de nuestros clientes. Apuntaba en mi último post que son tres los aspectos más comunes sobre los que suelen estudiar los datos:
    • conocer mejor a los clientes
    • mejorar los procesos de producción
    • aplicar innovaciones.
  2. Suele ocurrir, o al menos así me lo parece a mi, que los sistemas de análisis de big data se hacen complicados para los usuarios. Los ‘cuadros de control’ donde están los inputs estudiados  responden a una serie de criterios y sobre todo denominaciones propias de la perspectiva de sus creadores. Y es por eso por lo que, de alguna manera, hay que meterse en la cabeza de los conceptos desarrollados por los que han realizado los algoritmos y eso no resulta del todo fácil.
  3. Uno de los puntos más importantes a mi manera de ver en la arquitectura de las herramientas de análisis de información es la selección de las fuentes desde las que se nutre el sistema para dar a su usuario la mejor información cribada. ¿Estamos solo en el ámbito del social media, que suele ser lo más común o completamos con otras procedencias menos comunes o vistosas? Todo dependerá del tipo de empresa que contrate el servicio y de los silos de información críticos de cada compañía, tanto interna como externamente.
  4. Una vez hecha la elección, lo normal es que la empresa haga una comparación entre los resultados que canta la propia compañía (nivel de ventas, ingresos brutos, beneficios…) antes y después de haber empezado a usar el sistema de análisis de datos. Se supone, y ese es el objetivo final, que nuestra gestión mejora desde el momento en el que empezamos a estudiar la información desestructurada con la que trabaja big data.

Con este planteamiento no se pretende tomar la decisión de big data sí o big data no. Verdaderamente de lo que se trata es de establecer un procedimiento cuando ya hemos tomado la determinación como empresa de que vamos a estudiarnos, o más exactamente estudiar nuestros datos. Y esto es así, pues más que una tendencia nos encontramos inmersos en una era en la que todo cambia debido a la influencia de los datos que nos sirve la tecnología, relacionados con la huella que dejamos o dejan sobre nosotros.

Claramente no estamos ante ningún tipo de disyuntiva que nos aconseje quedarnos petrificados en nuestro forma  de hacer las cosas de siempre. La elección más afortunada consiste en introducirnos en esta manera de gestionar basada en la valoración de información y a partir de ahí concluir cuál es la mejor fórmula para nosotros una vez introducidos en este universo, de ahí los cuatro pasos que aportamos. No cabe duda, además, que al introducirnos en esta forma de gestionar damos un paso adelante en comparación a como lo hemos hecho siempre, pues hasta ahora las decisiones se basaban en mucha intución y pocos datos y ahora nos situamos en la posición contraria de muchos datos y menos intuición, que desde luego no digo yo que haya que descartarla.

 

Algunas lecturas relacionadas con este post:

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: