10 pasos claves para la evolución de la empresa hacia la transformación digital

 

Si por alguna razón te planteas que tu empresa evolucione hacia la transformación digital, aquí te apunto 10 pasos que me parecen básicos y que he concentrado después de la lectura de los enlaces que te pongo al final de este post. Muy destacado es el cuadro que incluyo en este post, pues señala de forma muy clara los cambios de mentalidad que se detectan si comparamos el escenario del que procedemos y al que vamos.

  1. Estamos en una etapa de la sociedad en la que transitamos del protagonismo industrial al protagonismo digital. Los continuos cambios que se producen en esta etapa nos sitúan en un punto en el que debemos adaptarnos al nuevo entorno con vocación de permanencia en el largo plazo. Y para eso hay que tomar la determinación de hacerlo.
  2. De entrada, hay que tener la voluntad inequívoca de efectuar un cambio importante en la empresa encaminado hacia la necesaria renovación a la que nos empuja las grandes aportaciones tecnológicas de nuestro tiempo, cada vez más intensas y extensas. La innovación se convierte en un mantra principal y no en un recurso metafórico.
  3. Realmente, lo más determinante, aunque no lo parezca, no es el cambio de las máquinas o incluso la inversión necesaria para llevar a cabo ese cambio. Lo más importante es la mentalidad de las personas que forman parte de nuestra organización, que siempre han hecho las cosas de una manera y, a partir de ahora, han de modificar esas pautas.06d1098f-c476-4ad4-aefb-09bb854d106c
  4. Hay que efectuar una revisión global de nuestra empresa desde una óptica disruptiva/creativa. Nuestro propósito es concebir nuestra organización como una realidad que agota una etapa y que se debe disponer a iniciar otra. Para ello se hace necesario detectar aquellos apartados de nuestra gestión y de nuestra forma de trabajar que son fundamentales para llevar a cabo el cambio necesario que nos garantice la pervivencia de nuestra actividad en el mercado.
  5. Uno de estos aspectos fundamentales son los procesos. Hasta ahora, desde el enfoque tradicional, nuestra actividad se concretaba en una serie de procesos que empiezan a ponerse en entredicho. Es más, puede incluso que cambiemos nuestra forma de operar y pasemos de una producción basada en procesos a producir a través de plataformas online.
  6. Nuestro producto en la era industrial es o era uno y en la digital cambia sin duda. Para ello vale la pena poner un ejemplo. Hasta ahora siempre hemos comprado los coches, y a partir de ahora se abre paso la opción de alquilar los vehículos a través de plataformas online de demanda. La cuestión es que a buen seguro, nuestro producto cambia debido a que las exigencias de los clientes evolucionan en las actuales coordenadas.
  7. La presencia en el mercado de nuestra marca se percibe de otra forma. La clave se sitúa en la manera en la que nos relacionamos con los clientes a través de un diálogo permanente y multiplataforma, según los intereses de estas personas que compran nuestros productos. Saber qué pasos dan, cómo opinan, qué compran o rechazan son movimientos que van generando datos que interesan sobremanera a las empresas para conocer mejor a sus clientes y anticiparse a lo que buscan para ofrecérselo.
  8. Las acciones innovadoras o disruptivas requieren protagonistas diferentes probablemente de los que hasta la fecha han tenido prevalencia en mi organización. Las grandes empresas suelen solventar este reto mediante la compra de startup que realizan aquellas tareas diferenciales en la digitalización que internamente no se saben acometer. Esta práctica se está convirtiendo en habitual entre las grandes puesto que es más fácil hacerlo así, y sobre todo más rápido, pues si esperamos a asumir las nuevas tareas desde dentro, la burocracia, la inercia y el desconocimiento nos impiden trabajar en los plazo cada vez más cortos de los mercados en la era digital.
  9. Otra fórmula que se abre paso es contratar a jóvenes profesionales que no necesitan soltar ningún lastre sino, que todo lo contrario, están ya preparados para funcionar según los nuevos parámetros. Es probable que estas personas, incluso, se encuentren ya en nuestra organización. La cuestión entonces no es otra que hallarlos y promocionarlos, lo que nos provocaría probablemente una revisión del organigrama.
  10. Ocurre en ocasiones que la puesta en marcha de determinadas herramientas como el CRM nos sitúa en una vía de cambio inevitable, ya que se pone en circulación más información de la habitual que nos alerta de muchas situaciones que quizás permanecían silentes o no existían hasta la fecha. Pensemos por ejemplo en determinadas características de nuestros productos que no tenían el protagonismo necesario y que por la alerta de los clientes nos exigen atenderlas, lo que provoca cambios en nuestra forma de trabajar y operar.

Me gustaría compartir estos enlaces que me parecen muy interesantes para avanzar en la transformación digital:

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


A %d blogueros les gusta esto: