La mejor publicidad en la era digital es estar en contacto permanente y resolver problemas

Anuncios_redessociales

Parece bastante claro que el diálogo entre las marcas y los usuarios ha consolidado una forma de operar, que no es otra que la atención permanente a los clientes a través de las redes sociales. De esta forma hablamos de un servicio, que se ha instaurado en los procedimientos de las empresas que era inexistente hace tan solo 20 años atrás y que ahora es algo insustituible.

La trascendencia de este sistema de relaciones lleva a las compañías a atender adecuadamente a las personas para intentar solventar sus problemas. Y esa es la mejor publicidad de la que pueden proveerse las empresas. Esta fórmula nos lleva a la instauración definitiva de la reputación de las marcas a través de las interacciones de la web social.

Las empresas entran en una fase en la que sus clientes pueden llegar a tener opiniones que son más sinceras. El hecho de que los usuarios tengan una percepción de que acceden a su marca cuando quieren y cuando la necesitan, representa un cambio de una enorme profundidad. Es tal es impacto de la medida que, por otro lado, la repercusión en los clientes es también muy grande. Atributos como: “me hace feliz” o “me hace la vida más fácil” pueden empezar a normalizarse a la hora de definir las relaciones entre marca y clientes.

Si nos fijamos bien, el paso cualitativo que estamos dando es bastante pragmático: esta empresa me atiende bien y esta otra no, lo que hace que el servicio sea determinante más incluso que la calidad de los productos. El siguiente paso, consecuencia del primero, es el de vinculación emocional. La mejor atención que me ofrece mi marca me conecta con ella de forma intensa, o lo contrario.

Cualquier servicio de atención al público a través de las redes sociales se convierte en la punta del iceberg. Si miramos en profundidad, encontramos todo una estructura que trabaja para atender al cliente con una mentalidad de servicio como principal prioridad. El mecanismo y la estrategia que se pueden desplegar se centran en el ‘camino’ que atraviesa cualquier persona en su contacto con la empresa a través de una web o mediante las redes sociales. El objetivo es informar al cliente en cada paso, según los datos que va aportando este.

El servicio entonces no se centra solo en el apartado final de la atención al público, como estamos viendo sino que se establece realmente desde el primer momento que el internauta está dando información de lo que quiere… La empresa entonces se desarrolla desde ese punto de vista, definiendo un proceso que tiene que estar continuamente alimentado con información…

 

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: