Las 4 capas de la empresa hacia el cambio digital

Consumo_Collaborativo_carsharing
La empresa sometida a los lógicos cambios que exigen las actuales circunstancias de globalización tecnológica detecta varios niveles ( o capas) en los que se llevan a cabo las modificaciones dentro de un proceso de evolución. Hablaremos entonces de capas para ajustarnos al lenguaje de creación de web, que relaciona la arquitectura de información con la creación de cadenas de textos de programación.
La primera capa es la social. El primer paso a través del que debemos, por lo menos, intuir la necesidad de implementar cambios, es la capa social. La interacción de nuestra empresa y nuestra marca en los entornos remarca cada minuto que pasa la apertura de la gestión de la organización hacia el mercado a través de las redes sociales. Eso nos dice que nunca más podremos concebir una empresa cerrada sobre si misma Clic para tuitearsi es que sus creadores pretenden entender al mercado, lo que garantiza la permanencia de la empresa en el tiempo.
La segunda capa es el análisis de los datos. Precisamente las huellas que las personas van plasmando a su paso por internet, en un mundo cada vez más intercomunicado y en el que cada vez hay más sitios y puntos en los que dejamos pistas de nuestro presencia, nos abocan a la necesidad de entender esos datos. Poco a poco nos vamos situando en un punto en el que, quien no sepa desentrañar qué es lo que le están diciendo los datos, no sabrá responder a las necesidades de sus clientes Clic para tuitear y no sabrá modelar sus productos…
Podríamos decir que a un nivel de profundidad intermedio, nada de lo dicho hasta ahora en las capas uno y dos tendría sentido si no existe una determinación estratégica para construir una nueva forma de hacer empresa. Las tecnologías de la comunicación nos exigen responder en un entorno de interacción creciente y además nos tira por tierra la organización clásica de corte piramidal en la que la conectividad y los flujos de comunicación son escasos y limitados.
En cuarto lugar debemos fijarnos que cualquier orientación de cambio en la empresa, nos exige prestar atención a la innovación. Por poner dos casos de máxima divulgación, no podemos descartar el uso de big data, lo que nos conecta con la primera capa; y tampoco debemos ponernos de espalda al protagonismo creciente del internet de las cosas. Ambas herramientas requieren asimilar y poner en funcionamiento, con mayor o menor medida, una serie de recursos que de forma creciente se colocan al alcance de nuestras manos.
La última capa es la más humana si se quiere, puesto que tiene que ver con la manera en la que las personas se organizan y trabajan. Hablamos por lo tanto de flujos de trabajo marcados por la tecnología y de métodos de trabajo adaptados a las mismas. Las tendencias en esta línea demanda un incremento de la colaboración y de la involucración de los componente de los equipos, con un cada vez más difícil propósito de controlar todo lo que ocurre por parte de las cúpulas de dirección y responsables de gestión a la antigua usanza.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: