Nadie en la empresa querrá mover una silla sin interpretar el arcano del big data

Word Cloud "Big Data"

¿Qué es lo que quieren de mi? y qué es lo que quieren de mi en cada momento. Este es el mantra que en forma de pregunta se tienen que hacerse las empresas para responder de forma necesaria y no sabemos si suficiente dados los acontecimientos. La cuestión es que para vivir se tiene que saber cómo respiran aquellos clientes que están a mi alrededor y del mercado en general. Internet ha dado las armas suficientes a las personas, y las empresas tienen la obligación de traducir los movimientos de los clientes en datos interpretables para cumplir sus respectivas misiones, que se concretan en una: ser rentables y generar riqueza.

Decía en mi último post que atravesamos veredas de cambios profundos, pero mientras que el mundo sea mundo habrá cosas inamovibles, y las empresas querrán siempre ganar, pues cualquier obra del ser humano tiene como marchamo definitorio alcanzar el éxito pretendido.

Todos dejamos huellas en esta estructura digital en la que hemos convertido nuestro devenir, dentro siempre del mundo occidental. Siempre las marcas han creído entender al cliente, o a eso han jugado. Ahora, el panorama se le complica desde el momento en el que el poder de la intuición y unos pocos datos no son suficientes y se está modificando por una sobre excitación de información y muy poco espacio para la deriva olfativa. La tendencia es cada vez más patente, nadie en la empresa querrá mover una silla sin interpretar el arcano del big data. El poder de la máquina frente al hombre plantea un duelo preocupante para gente muy importante de este mundo. Así hay quien opina ya que el 40% de las tareas de una empresa las podrán realizar las máquinas.

Del entendimiento de la información que nos delata, a nosotros todos, la dirección de las empresas tiene que montar su estrategia, generar los cambios necesarios en la organización. Y a partir de ahí, resulta claro que lo que tengas que producir o el servicio que tienes que concebir depende de la forma en la que hayas plasmado la digitalización, y la entiendas. No es más.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: