La transparencia en la empresa es una fórmula práctica para mejorar la productividad

Transparencia-para-web1-1728x800_cLa transparencia no es una pose, una meta corporativa o una línea dentro del discurso de los directivos… La transparencia en la era digital es una obviedad y una manera de mejorar la productividad. En el libro de Laszlo Bock, vicepresidente senior de gestión de personas de Google, “La nueva fórmula del trabajo”, que ando leyendo por estos días, se dice lo siguiente:

La ventaja de tanta transparencia (habría que ver qué nivel de transparencia sería el adecuado, añado) se traduce en que toda la empresa sabe lo que está pasando. (…) Compartir la información permite que todos entiendan las diferencias entre los objetivos de los distintos grupos evitando rivalidades internas. La objeción a estos planteamiento proviene de empresas que fomentan la rivalidad interna y obstaculizan el flujo de información entre unos grupos y otro.

Block pone de ejemplo reuniones que se graban y se suben para que se puedan ver y seguir al detalle. De esta manera, se evitan los rumores y las interpretaciones no bien intencionadas… O mejor incluso, en positivo, con las reuniones puestas a disposición de todo el mundo se accede a fuentes de información de primer nivel que sirven para orientar, para evitar dudas… En definitiva, las reuniones, por seguir con este ejemplo, suponen una herramienta que sirve no solo para los que se reúnen sino para todo el mundo.

La transparencia es una forma de mejorar la productividad. Tener información suficiente facilita el desarrollo de los procesos, garantiza que todo el mundo tenga la orientación adecuada según la marcha de los acontecimientos, permite una mejor coordinación y en definitiva- si lo midiéramos- ahorra tiempo y dinero. Realmente la transparencia es una actitud que hay que reglar para que no se malinterprete, por supuesto y que tiene sus límites: determinadas novedades que pueden filtrarse o situaciones financieras… es mi opinión.

La evolución de la empresa en nuestro tiempo se va adaptando sobre una serie de pilares básicos, entre ellos el de la transparencia dado que, como decíamos más arriba, favorece la coordinación y la participación que son fuerzas motrices que se incorporan a los valores del futuro del management. El plano de convergencia de elementos desde los tecnológicos a los humanos se establece sobra la base de compartir datos y tratar de analizarlo a través de herramientas. El problema no es tanto conseguir información sino saber interpretarla como en muchas ocasiones he manifestado. No en vano, en el momento actual se tiene como 20 veces más información de los clientes que hace unos 7 años.

Jugamos en tiempos diferentes. Nos ponemos día a día en situaciones novedosas que exigen de las organizaciones la introducción de prácticas y enfoques que quizás existieran pero de los que no se ha dado buena cuenta. Se trata de activos como el de la transparencia que hasta ahora era considerado más bien un bien moral en las sociedades democráticas, pero de difícil cumplimiento. En los entornos públicos e usa para contrarrestar la corrupción, lo cual es perfecto, justo y necesario. Lo atractivo es que, por mor del uso de las nuevas tecnologías deviene también una exigencia competitiva para las empresas. No digo más…

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: