La transformación digital no consiste en reducir costes

02

Se entiende que el responsable de la tecnología de las empresas, lo que en la jerga anglosajona empresarial se conoce como CTO o  CIO últimamente, se emplea especialmente en la planificación e implementación de tecnología para favorecer la innovación de los procesos y el ahorro de costes. En la línea de la transformación digital (TD) podríamos hasta afirmar que el objetivo del responsable de la tecnología de la empresa no es únicamente bajar los costes, que es un objetivo lícito y necesario por supuesto, sino que hablamos de una perspectiva mucho más ambiciosa en la que confluyen tres ejes: la tecnología, el negocio y la estrategia.

La disrupción es una palabra que para muchos puede sonar un poco fuerte, pues se vincula aunque sea semánticamente a desestabilización, eso sí, de estar aprobada por la RAE, , que no lo está . Sin embargo,la disrupción es una condición sine qua nom para sintonizar con un plan de transformación digital Clic para tuitear. En este camino, el CIO se convierte en el líder al saber incluir en una misma ‘terapia’ la necesaria inversión tecnológica con la visión de negocio. Se trata de mejorar la gestión de la empresa, a través de sistemas de hardware y software.

Esta visión innovadora persigue un cambio considerable de la empresa y, aunque no niega la importancia de los recortes de costes, la transformación no se asienta solo en ese objetivo. Y aunque parezca un contrasentido, hay que tener en consideración que en muchas ocasiones las empresas pretenden rebajar el gasto sin cambiar sustancialmente estructuras y procesos. Y sin mover ni un ápice la política de empresa y su filosofía, la puesta en marcha de procesos de cambios digitales se antojan difíciles.

Para llevar adelante la TD, hay que poner en valor componentes de liderazgo colaborativo. La colaboración hay que considerarla como una consecuencia del trabajo que desarrollamos mediante tecnologías interactivas, como es la digital. Esa fórmula encaja con dos frentes: uno interno y otro externo. El primero tiene que ver con la necesaria conexión entre los distintos departamentos de las empresas y , de puertas afuera, con los clientes a través de las redes sociales especialmente.

Internamente el líder digital se ve obligado a forjar alianzas con otros profesionales para sacar adelante la… Clic para tuitear En este sentido se impone el ‘cierre de filas’ entre profesionales, creando una red de connivencia e intereses. La motivación para hacer colaborar internamente a los profesionales de la empresa implica mezclar una vocación compartida por la innovación y la seguridad de conseguir buenas operaciones de negocio. Eso en el corto plazo y en el largo, la pervivencia de la empresa dada su mejor capacidad de adaptación.

La trascendencia de la TD pone en una misma longitud de onda a la dirección y a un grupo de profesionales determinantes. La provocación es un buen arma para estimular a aquellos que se muestren rezagados, aunque lo principal es que se consigan los resultados proyectados. EL CIO se convierte en este contexto en el arquitecto de la TD y la comunicación es su gran aliada. Clic para tuitear

Resulta muy interesante valorar el papel de los tecnólogos como líderes pues hasta ahora era considerados, más bien, simples instrumentos para unos fines marcados por otros. La reconversión de estos profesionales se antoja muy estimulante. Para ellos mismos implica un gran reto que les va a suponer una autoexigencia, que tienen que asumir demostrando su capacidad mediante los resultados, que es como se habla y se convence en las empresas.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: