El uso de big data no hace inmune a tu empresa de los malos resultados

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0

Big-Data1

El uso de big data en tu empresa, no te hace inmune a los problemas, y si no que se lo pregunten a Tesco,  la cadena de supermercados británica, que pasa por una mala racha a pesar de su posicionamiento innovador basado en el uso intensivo de herramientas de análisis de datos. Efectivamente, invertir en el estudio de las ingentes cantidades de información que se ligan a las empresas, no es suficiente, como tampoco cualquiera que sabe conducir un coche está facultado para ser piloto ganador de la Fórmula 1.

Entre las razones que hay que tener en consideración a la hora de plantearnos la utilización del análisis de datos, no queda tan claro, dado el desarrollo y aplicación actual de big data, por ejemplo, que se pueda asegurar de forma inequívoca el éxito en las proyecciones de futuro tras analizar lo que pasa en el presente.

El estudio de la información masiva tiene que adecuarse a un punto de partida, como por ejemplo la situación de los sistemas de información en el momento de iniciar la experiencia del análisis. Habrá empresas que partan de una estructura con una cierta viabilidad para que se le puedan añadir nuevas herramientas de analítica, y otras que parten de una posición de obsolescencia que no aconseja sumarle ingredientes más avanzados porque el resultado será negativo. Es, siguiendo los ejemplos de los coches, como si a un Panda con 20 años se le quiere poner piezas de un coche de alta gama de la actualidad.

Es desaconsejable, por otro lado, enfocar la implantación de big data como un sistema concebido por expertos informáticos para expertos informáticos. Resulta imprescindible saber elegir bien los marcadores que se quieren plasmar y concretar según las características de la empresa, sector en el que trabaja o aspectos específicos relacionados con ventas, producto, perfiles de los clientes… Y todo, finalmente, servido tras el estudio en un lenguaje adaptado a los receptores.

Big data no es la solución por si misma si no se concibe dentro de un enfoque de investigación de la empresa, con una visión de contexto en la que influyen elementos medibles y otros más cualitativos como la propia experiencia de los gestores. Es cierto en este sentido, que el directivo actual se caracteriza, entre otras cosas, en la necesidad de tomar decisiones con rapidez.

La línea que define la pauta de actuación es conocer a los clientes, aspecto en el que tiene que estar centrada la empresa en los procesos de transformación digital. El cliente de ahora es muy diferente al de hace 10 años y su comportamiento está especialmente ligado al social media. La forma de atraerlo hay que concebirla mediante las relaciones que tienen como base, a su vez, los contenidos.

La fórmula por lo tanto se humaniza al final. Los datos son datos y hacemos bien apoyándonos en big data, pero sin pensar que ahí se encuentra la solución de todo. De momento, la intervención de las personas influye a la hora de plantear la estrategia y concebir la manera en la que se investiga (el enfoque)  y el para qué (la finalidad). Entre tanto, dialoga con las personas (no tanto con los clientes) ofreciéndoles cosas que les interesan, porque así lo señalan la investigación de los datos y, por qué no decirlo, tu olfato y sentido común también.

 

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: