Tener información es importante, gestionar conocimiento es mejor

shutterstock_114478795-Web

El entorno digital nos exige responder de manera rápida a las pretensiones del mercado. Obtener datos de las relaciones a través de la marca es valioso, pero no podemos deternernos ahí. Hay que elevar la perspectiva para gestionar conocimiento, que es una visión estratégica, centrada en mi reputación y en el medio y largo plazo.

 

La capacidad de respuesta es determinante en el entorno digital. Cuando por ejemplo hablamos de Real Time Marketing, nos referimos a la fórmula más directa y rápida de las que se han creado dentro del social media. Este tipo de acción choca con la incapacidad de cualquier especialista en Marketing para gestionar volúmenes de información tremendos que encuentra nada más transcurre un minuto. ¿Nos vemos forzados en el entorno digital a trabajar al segundo, pero pretendemos sin embargo usar datos que gestionamos mediante el exitoso big data que al fin y al cabo es una dinámica que demanda tiempo para desentrañar que nos dicen en esencia  enormes cantidades de información desestructurada?

Parece que la ejecución del Real Time Marketing, por continuar con ese ejemplo, es fruto del azar o de la capacidad humana de detectar situaciones en las que podríamos contibuir a que nuestra marca se viralice a través de un hecho fortuito. Por contra, la aportación del big data depende de las habilidades directivas  para saber adaptar las limitaciones de mi empresa, hoy, con las alternativas que nos plantean los datos que facilitan la toma de decisiones.

En los ecosistemas generados en torno a mi marca y mis productos, conviven los dos movimientos, rápido y menos rápido podíamos decir. Habrá ocasiones, cada vez más, en las que una simple atención a mis clientes se convierta en determinante. Y en otras, el análisis de las tendencias que se van sedimentando, nos permiten establecer un modus operandi estable que alcanzamos gracias al estudio de los datos.

No podemos confundir la importancia del dato frente al enorme potencial de las relaciones Clic para tuitear. Si creemos que al  segmentar perfectamente nuestros clientes a través de la gestión de información, ya hemos alcanzado la cima, realmente nos desenfocamos. Lo determinante proviene de la capacidad de las personas de generar una experiencia compartida a través de las relaciones.

Desde la perspectiva de las marcas debemos seguir hablando de la reputación, un valor que a pesar de la velocidad de nuestros días, no se logra de la noche a la mañana. Como leo en Sintetia en una interesante entrevista a Alberto Conde, CEO de Nem Solutions, no podemos confundir información con conocimiento. Hoy en día contar con más información de la necesaria es muy sencillo. Otra cosa es dominarla bien dentro de un contexto para realmente conocer un mercado, un producto, la competencia…

En esa misma entrevista, Conde expresa las limitaciones que todavía hoy en día plantea las fómulas comercializadas de big data. Nos situamos en ese sentido, más en la fase del queremos ( o pretendemos) conseguir datos útiles y adecuados a mi realidad, que en la del tenemos a nuestra disposición aquella información que realmente es oportuna para nuestras necesidades.

A pesar de asumir la gran velocidad con la que vivimos en el entorno digital, dada la incidencia de la tecnología, particularmente me reafirmo también en la trascendencia de la visión estratégica en el medio y largo plazo. Visto así, con una óptica de síntesis: parece obvio que no se puede dejar de lado la obligación de dar respuestas rápidas en el mercado, pero tampoco debemos dejar de reforzar nuestra capacidad de crear experiencias, que no es más que conocimiento adquirido y expresado a través de la reputación de mi marca.

 

 

 

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: