Pon un prescriptor en tu vida

prescriptor

La figura del prescriptor ha adquirido una gran relevancia en el desarrollo de las redes sociales. Conseguir que alguien hable bien de tu marca es importante, pero no es tarea fácil. Indagamos por qué en este artículo.

 

Reproduzco en mi blog otro artículo publicado en Informaria Digital y Agenda de Empresa (en papel). La figura del prescriptor ha adquirido durante estos años un valor incalculable en muchos casos, debido evidentemente al protagonismo ascendente de las redes sociales las que, como reguero de pólvora, se extienden y provocan crecimientos increíbles de la proyección de las imágenes de determinadas marcas, ideas o personas. Las empresas llevan ya tiempo valorando la importancia de que gente influyente en las redes sociales, ciudadanos y consumidores que gozan del favor de otras personas, las recomienden ¿Es eso fácil?

Me gustaría responder a esa cuestión hacia el final de mi artículo por lo que hay que mantener un poco más la atención. Recientemente Mark Zuckerberg (fundador de Facebook) ha decidido que es bueno leer al menos dos libros al mes. No sabemos si su gusto por la lectura viene de lejos o si lo ha adquirido ahora, pero eso es lo de menos para lo que voy a señalar. Su consejo está provocando auténticas convulsiones en forma de ventas de ejemplares. Y si no, que se lo pregunten a Moisés Naim.

Este escritor venezolano, autor de “El fin del poder (Debate)”, tuvo la suerte de que Zuckerberg recomendara el libro en el club de lectura que el joven Zuck ha inaugurado recientemente en su red social, club que tiene como nombre “A year of books”. En tres horas, la recomendación provocó que se agotaran todos los ejemplares que del libro había en Amazon y en la cadena de librerías estadounidense Barnes&Noble. ¡Uff, que pasada!, pero claro ni todos los prescriptores son Mark Zuckerberg, ni todas las recomendaciones surten tal efecto inmediato.

Para cualquier observador mínimamente pendiente de las cosas, las plataformas sociales de internet son auténticos torbellinos en los que la atención es un bien escasísimo. Cada minuto que pasa, por ejemplo, se publican 17 millones de tuits, lo que da una idea de lo difícil que es que un mensaje de un prescriptor favorable a tu empresa cale hasta el punto que genere mucha atención entre la gran masa. Otra cosa, además es, por contra, que no resulta extraño que el mensaje pueda ser contrario a los intereses de tu marca. No nos engañemos, lo negativo suele extenderse más y antes que lo positivo. ¡Que le vamos a hacer, somos así! Entonces, ¿qué podemos hacer? En primer lugar, no hay que practicar la estrategia de ese pájaro de apariencia tan simpática que es el avestruz que esconde la cabeza bajo la tierra como el que quiere pasar desapercibido. Desarrollar una actividad empresarial supone en muchas ocasiones asumir retos que llevan riesgos implícitos, y esto lo digo porque de nada nos valdría tomar la decisión de ausentarnos de un escenario como el de las redes sociales por el miedo a que me critiquen.

En la vida y en las redes sociales es importante que me quieran y que hablen bien de mi. En la vida y en las redes sociales es importante que me quieran y que hablen bien de mi. Clic para tuitearPara avanzar en ese propósito ser útil es fundamental. Así que, la pregunta que me tengo que hacer como marca es: ¿soy verdaderamente útil para la gente? y subsiguientemente, ¿en qué demuestro mi utilidad?, lo que equivaldría a subrayar mi ventaja competitiva. La segunda tarea que deberíamos encarar si queremos que la gente nos prescriba es ayudar, pues no hay nada mejor que demostrar que me interesas por lo que me pongo a tu disposición. El juego del diálogo en las redes sociales debe ser franco. No debes impostar nada, pues puede que lo que pretendas dar a entender esconda una debilidad que saldría a flote antes o después. Y por último crecer… La notoriedad es un fin que toda marca persigue. Puede ganarse fuera de los medios sociales (social media) y luego ampliarse en ellos; o puede fraguarse en internet y posteriormente llamar la atención de los medios tradicionales.

La manera en que la web social ayuda a encontrar al prescriptor o prescriptores que necesitas es acometer, en el largo plazo, una estrategia de social media que llame la atención de estos. Encontrar al Mark Zuckberger de tu sector puede ser un regalo que reforzará sin duda tu marca en las redes con consecuencias positivas para tu negocio. Saberlo está bien, obsesionarse no vale la pena, porque tu éxito depende de muchos factores, y éste es solo uno. Ah, y me preguntaba yo al principio: ¿es esto fácil? No, pero lo que más satisface es lo que más cuesta conseguir, ¿verdad?

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: