Mis contenidos crean relaciones; las relaciones, datos; los datos, pistas para vender mis productos

cICLO_BIGDATA2

El valor del contenido que puedo crear en torno a mi producto es que sea suficientemente interesante como para generar relaciones en torno a él. El ciclo continúa con el análisis de los datos que provocan las relaciones y en la información que se añade por lo tanto al contenido original, que da detalles más que suficientes para adaptar el producto y venderlo. Y no nos olvidemos de la experiencia, factor importante para que nuestra imagen se difunda en las redes sociales o fracase.

 

La cadena de valor en el entorno competitivo que se genera a través del social media, se compone a partir de los contenidos que, en un sentido amplio, generamos desde nuestras empresas, o lo promueven las personas. Desde una perspectiva clásica, nos referiríamos, en un caso o en otro, a  todos aquellos mensajes que, por los canales que sean, conforman una imagen de mi marca que se fragua en la mentes de las personas. En el ámbito de las plataformas de tecnología social que permiten interacciones de las personas en tiempo real, los contenidos entendidos simplemente como mensajes que las empresas lanzan a través de los distintos canales, son el origen de una círculo por el cual, finalmente, las empresas obtienen datos para venderle productos a sus clientes. El proceso tiene sus matices si la iniciativa parte de la gente que interactúa antes que la empresa. Y no olvidemos la experiencia…

Desde esta óptica, llegamos fácilmente a la conclusión de que los contenidos, sea de una manera u otra, son los reyes. Esta ratificación de una evidencia con la que venimos trabajando desde que los blog empezaron a tener el protagonismo tan enorme que alcanzaron, luego ha tenido y tiene continuidad a través de las denominadas genéricamente redes sociales. Trabajar los contenidos desde la óptica de la empresa, tienen la vocación de ser motivo de contacto entre los pares, las personas en su dinámica de establecer relaciones en las redes sociales.

Eso nos lleva a la experencia. La generación de una determinada experiencia respecto a una marca es un ejercicio que puede iniciar la propia marca a través de los contenidos que moviliza; o los usuarios tomando su propia iniciativa al hablar con libertad de esa marca. Realmente, la clave de la generación de una experiencia surge y se consolida a través del intercambio de las opiniones de las personas a través del diálogo. El mito de cualquier producto, o su fracaso, no nace y se muere en la soledad, sino que se fragua o fracasa en la medida que se comparte o no. Lo determinante por su puesto es que si la marca pretende tomar la iniciativa, debe tener el tino suficiente para conectar con la gente y que sea la propia gente quien lo mueva.

El ciclo que define el dibujo que aparece en este post es como una especie de pez que se muerde la cola pues las relaciones generan información que a la empresa le interesa por supuesto. Nos referimos por lo tanto al big data,  la actividad que hoy en día se refiere a la investigación en datos infinitos a través de los cuales las compañías pueden avanzar en entender mejor las demandas de las personas y confeccionar productos o servicios que acierten en sus gustos o necesidades.

Y todo llega al primer punto en el que, efectivamente, la empresa adapta las preferencias de la gente y conecta con ella a través de la difusión de unos contenidos, sobre los que las personas mantienen relaciones que, a su vez, alumbran una experiencia. Comprender esta dinámica nos hace más conscientes de los pasos que debemos asumir en el actual entorno competitivo, desde la perspectiva de la presencia de nuestra marca en las redes sociales.

 

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: