Olvídate de la inspiración: consigue datos, analízalos y genera experiencia

inspiracion

Digamos que la gestión de las empresas en la era digital tiene, o debe tener, poco de inspiración y mucho de documentación dada la gran cantidad de información de la que podemos disponer. A través del análisis de los datos la finalidad es generar experiencia que nos ayuda en el negocio.

Si hay una cosa clara en este entorno de transformación digital es que circulan tantos datos por ahí, que la clave de nuestros negocios se encuentra en el análisis de los que consigamos. En un estudio de Altimeter Group (The Three Components of a Culture of Contents) afirman que hay tres claves para la construcción de contenidos: visión, creatividad y sistemas que asuman la prueba y el error. Yo añadiría que la finalidad de este enfoque es crear experiencia. Así lo concluyo, además, como consecuencia de los años en los que he organizado el EBE. En este evento, la obtención de información de nuestros asistentes, así como la valoración de sus opiniones nos permite modular la propuesta de generación de experiencias.

La diferencia entre la fórmula anterior a la revolución tecnológica y la situación presente de cambio hacia lo digital, se encuentra en la gran cantidad de contenidos que podemos lograr y analizar. Según el estudio How Smart, Connected Products Are Transforming Competition, de Michael E. Porter y James E. Heppelmann la acumulación de datos que se consigue a través del denominado internet de las cosas, nos ayuda a mejorar en todos estos aspectos:

  • diseños de los productos.
  • optimización de las capacidades de los productos.
  • hacer mejor productos a medida (customización).
  • capacidad para que se entiendan diversos productos de diferente naturaleza.
  • mejorar la segmentación del mercado
  • mejorar servicio post-venta
  • opciones de nacimiento de nuevos productos
  • opciones de nuevas oportunidades de negocio.
  • mantener unas relaciones más cercanas y ricas con los clientes.
  • desintermediación: las empresas ven descender el número de intermediarios.

Desde la perspectiva del Marketing, que es en la que podríamos entender que es el área de la empresa que se encarga de generar la experiencia, “los productos inteligentes conectados permiten a las empresas formar nuevos tipos de relaciones con los clientes. Dado que las empresas acumulan y analizan datos de uso del producto, adquieren nuevos conocimientos sobre cómo los productos crean valor para los clientes”, afirma el citado trabajo de Porter y Heppelman.

EBE

ebeEn EBE, que como citaba más arriba es el evento en el que centro gran parte de mis energías, hemos contado siempre con la valoración de los asistentes, que a través de sus post, comentarios en los mismos y posteriormente, sobre todo, a través de los tuit, nos han dado siempre un feedback de lo que les parecía nuestra propuesta de cada año. De esa manera hemos procurado año a año, y van nueve, ofrecer para el siguiente una versión más adaptada de nuestra oferta, sobre la base de las opiniones de la gente y del análisis de las mismas.

Finalmente lo que más nos interesaba, y lo que de alguna forma ha surgido de forma espontánea es lo que alguien denominó el “espíritu EBE”, es decir la experiencia que la gente se ha llevado a casa año a año. Por lo tanto la clave ha sido la secuencia: oferta, feedback, análisis del feedback, nueva oferta y generación de una experiencia.

La intuición en este esquema de funcionamiento deja de tener un papel proponderante, si bien no se puede decir que desaparezca completamante, pues al fin y al cabo es una capacidad humana. Pero claro, no tiene sentido, especialmente si trabajamos en el sector de internet, dejar todo el peso de nuestras actividades y decisiones en la intuición. Realmente la presencia de ésta sería casi anecdótica, lo verdaderamente troncal es el trabajo documentado en información.

 

 


Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: