Es mi cliente el que me fuerza a hacer la transformación digital si quiero atenderlo bien

carro de la compra

El carro de la compra no solo servirá para transportar objetos necesarios para nuestro hogar y nuestra alimentación, el carro de la compra con la gestión de big data e internet de de las cosas nos dirá qué tipo de cliente soy, qué me gusta y qué necesito.

Si quieres conocer al cliente de hoy, no tienes más remedio como miembro de una empresa, que fagocitar el nuevo entorno en el que se mueve y cómo se expresa en él, porque esa información te dará pistas para conoce mejor a aquél por el que trabajas en tu organización. Después de comer simbólicamente todo un escenario de acontecimientos, toca hacer la digestión para tomar las medidas adecuadas a nuestro tiempo y a los usos de nuestros clientes. En esa relación con aquellos que compran mis productos o servicios, media establecer un vínculo con él en el que la clave sea una buena historia con sentido sobre qué empresa soy y de qué manera transmite mi marca.Pero pensar que una simple historia lo arregla todo, es  quedarse y mucho en la superficie dentro del hondo y transformador entorno digital.

No puedes por lo demás dejar de poner el foco en comprender el entorno en el que mis clientes se mueven, un contexto en el que se acumula muchísima información que me permitirá, bien ordenada, conocer más aún a  mi cliente. La gestión que haga como organización para rentabilizar inversiones en big data es determinante, si bien big data (no nos engañemos) es más un deseo que una realidad en lo que se refiere por lo menos a la utilización de esta herramienta por empresas de poca envergadura y poco perfil tecnológico.

Las respuestas que las empresas den a los clientes provocan grandes cambios, como se desprende de ejemplos como el que sigue: la empresa editora de la mítica revista Time se convierte una empresa de tecnología, según se recoge en un artículo de Business Insider. Times Inc entiende que el cliente ha cambiado y que, por lo tanto hay que adaptarse a él para seguir siendo protagonista en el mercado y mantener niveles de rentabilidad propios de un emporio como el que estamos hablando. Un caso que se me antoja familiar, por otro lado, es el de Kodak, que después de fallecer con el revelado de fotos, intenta renacer con la fabricación de una especie de smartphones.

Volkswagen entwickelt als erster Autohersteller ein digitales Kundenmagazin als App speziell fuer das i-Pad:/Luca de Meo, Marketingleiter der Marke Volkswagen PKW stellt das neue Produkt vor.

El trabajador móvil es una tendencia imparable. Ya no se trata de producir en una mesa, se trata de producir en movilidad porque así lo marca la transformación tecnológica.

Los cambios de mi empresa para responder bien al cliente tienen consecuencias en la forma en la que internamente nos estructuramos como organización. Atrás se ha quedado el oficinista atado a la pata de la mesa. Podríamos estar hablando de la empresa móvil pues se calcula que hay un cúmulo emergente de 2.500 millones de empleados “sin mesa”, término que viene a explicar la falta de presencia permanente en un puesto de trabajo. Esa cantidad enorme de trabajadores demanda aplicaciones apropiadas para esta nueva forma de producción, un negocio que está valorado en 100.000 millones de dólares en aplicaciones para estos trabajadores móviles. Los procesos se alteran por la incidencia de nuevas tecnologías, como es el caso también de la incidencia de las google glass en las intervenciones quirúrgicas.

Buscar alternativas a mi forma de trabajar como empresa es una propuesta con una sola respuesta: lo que diga mi cliente, algo que siempre ha sido así. Lo que ocurre ahora es que el cliente se ha hecho interactivo a través de su implicación en las redes sociales sobre todo y yo, como empresa, a partir de ese nivel de transformación digital, acometo otros cambios que generan inversiones tecnológicas dentro de una estrategia que me marca unos objetivos.

El contacto con mis clientes es full time (24/7). De ahí extraigo una enorme mineria de datos que, bien analizados, me permiten acertar en mis pasos como empresario. Pero no olvidemos que, aunque sea desde una perspectiva de marketing, resulta importante añadir a todo cambio tecnógico una historia que lo sostenga. Obviamente la historia no me va a sostener la transformación, pero le dará sentido. Recrear esa historia le insuflará valores a la compañía que son muy importantes, y serán al mismo tiempo la manera de entrar en el corazón del mercado.

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: