La triple base del cambio directivo: social, colaboración y decisiones automatizadas

felicidad

La orientación del trabajo directivo cambia. Se piden habilidades y visiones estratégicas diferentes debido al cambio digital.

El cambio del liderazgo directivo en los próximos años tiene bajo mi punto de vista un triple eje sobre el que se sostendrá. La modificación de la empresa, en esta era digital, no es algo que afecte por separado a la marcha de la propia empresa y a las personas que en ellas trabajan, afectará a la globalidad. Las tres patas de ese cambio son: decisiones automatizadas, liderazgo colaborativo y dimensión social…

Empezando por lo último, la presencia de las herramientas sociales en el devenir del mercado está haciendo que las acciones de marketing y comerciales se basen con mayor énfasis en la vertiente social de internet. Desde hace muchos meses largos, se ha hablado del social CEO como una forma de definir al directivo abierto al social media, una camino inevitable dado el crecimiento de las operaciones a través de internet de la participación y el diálogo. Hay exponentes de directivos de alto nivel, como Santiago Fernández Valbuena en Telefónica, que transitan esa tendencia.

Podría afirmarse que en el perfil directivo, la habilidad para moverse en estos terrenos será algo cada vez más determinante puesto que todo gira progresivamente en torno a internet y lo digital. En ese sentido, la variante social que implica diálogo y participación, instaura una corriente en la organización de las empresas como es la colaboración. Uno de los principales difusores de la cultura de la colaboración en la empresa es Jacob Morgan, que acaba de lanzar su libro “Future of Work”, y que define las cinco líneas que marcan el cambio en las empresas:

  1. los nuevos comportamientos de las personas, que viven en una esfera más pública y compartiendo más.
  2. la tecnología, que nos pone en una nueva dimensión con procesos como el big data o el internet de las cosas.
  3. la presencia cada vez mayor de trabajadores nacidos y hechos en la era digital, que sin duda están acostumbrados a desempeñar sus tareas de acorde al nuevo panorama.
  4. movilidad: las personas en las organizaciones podemos estar conectados vía móvil desde cualquier sitio con la misma capacidad operativa que en nuestro puesto de trabajo.
  5. globalización: las barreras se caen y los elemtnos se hacen un todo único.

Definido entre los puntos principales de la obra de Morgan, destaca el que hace referencia a la tecnología. En un reciente trabajo de Mckinsey, consultora que por estos días cumple 50 años de vida, se afirma que los directivos cederán parte de sus decisiones a procesos automatizados, que tendrán una alta fiabilidad. Es algo que veremos progresivamente. De hecho, en un artículo de The Economist, se cita que empresas como Google o el fondo de capital de Hong Kong Deep Knowledge Ventures, usan ya procesos automatizados a través de algoritmos, la primera (el buscador) para la elección de profesionales y la segunda para decidir dónde invertir.

 

 

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: