Lo digital no ha matado a lo social

DIGITALIZACION1

Realmente el juego no es o uno u otro: o lo digital o lo social, o empresa digital o el social business. Lo social no sería posible sin la base digital y lo digital quedaría incompleto sin la dimensión humana. Pero si me pides que me pronuncie, siempre pensaré que las personas son lo primero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De un tiempo a esta parte he leído en distintos foros que el verdadero propósito de la empresa es su digitalización para competir de forma adecuada en los tiempos que atravesamos, mediante el uso de hitos tecnológicos del estilo de big data, movilidad o cloud computing.  ¿Y lo social? Pues parece que la parte social ha quedado relegada en esta visión a un segundo plano, aunque creo que es un enfoque desacertado según interpreto de los acontecimientos que vivimos. Valga como alternativa, valorar por ejemplo la economía de la colaboración…

Efectivamente, hay quien afirma que el social business, por ejemplo, ha finalizado su tiempo en beneficio de la empresa digitalizada. Esta forma de analizar el contexto y la evolución de las empresas es erróneo desde el momento en el que realmente ninguna empresa a estas alturas puede decir que no haya subido algún escalón en su digitalización. La presencia de un simple ordenador de mesa, ya la incluye en esa tendencia, con lo cual no es ninguna novedad.

Otra cosa que cabría preguntarse, incluso, es si esa misma empresa ha iniciado realmente un camino en la gestión de lo social.  El verdadero cambio de la percepción de las empresas ha partido desde el momento en el que éstas han empezado a darse cuenta de su necesidad de conversar y de gestionar su marca a través de las redes sociales o de gestionar el talento puertas adentro de las empresas.

Los autores y las empresas que están promoviendo la perspectiva de la economía de la colaboración, por otra parte, ponen a las personas al frente de esta tendencia, pues la constatación que se tierne es que son las personas las que deciden compartir bienes o incluso producirlos a través, sobre todo, de las impresoras 3-D.

El big data y la movilidad son aportaciones que, en buena medida, se basan en el análisis de grandes cantidades de datos que proceden de las actividades de los seres humanos, razón por la que también las personas tienen protagonismo en estos apartados.

La presencia de las personas en los entornos de digitalización es patente. El día que se puso en marcha la interacción y la gente adquirió protagonismo en internet, se dio un paso que no se desanda así como así pues se trata de un cambio histórico. Desde ese punto de vista, la tecnología y en general la idea de la digitalización se pone al servicio de las personas. Así que lo social no ha muerto. Está vivito y coleando.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: