“El síndrome de la oruga”, un libro de Carlos Alonso que te mueve a mejorar

carlos_Alonso-laia4_corta

La vida es cambio, pero ojalá que siempre sea cambio para bien. No obstante, aspirar a que siempre las cosas nos sean favorables, no es realista. Por ese motivo, es muy recomendable pertrecharse de herramientas que nos ayuden a vivir plenamente los éxitos y a apoyarse en ellas para salir de los malos tragos. Eso es un aprendizaje, en el que “El síndrome de la oruga”, de Carlos Alonso (en la foto), te ayudará en beneficio de tu trayectoria profesional y personal.

 

He leído “El síndrome de la oruga”, de Carlos Alonso. Y francamente me ha gustado y lo recomiendo. Su lectura me ha aportado básicamente dos cosas:

  • me ha hecho recapacitar sobre mi persona y sobre mi proyección en tanto que profesional.
  • y de otro lado, su lectura y comprensión me llaman a la acción, a mejorar.

El objetivo que busca el texto de Carlos Alonso es el de orientar a las personas que quieren dar un vuelco profesional en positivo. Habla por lo tanto de la “reinvención laboral”. En la contraportada se comprime el sentido de su trabajo…

“si tienes un sueño profesional que aún no te has atrevido a hacer realidad, si deseas crear tu propio negocio, si necesitas alcanzar la motivación en tu puesto de trabajo y aprovechar todo tu talento, o necesitas buscar un nuevo empleo, este es tu libro”.

A mi, después de mucho tiempo de pensamientos, de divagaciones, de avances y retrocesos, la lectura de “El síndrome de la oruga” (editorial Almuzara) me ha  movido a reiventarme profesionalmente, un proceso en el que no obstante llevo varios años y para el que el libro de Alonso me ha supuesto el empujón final podríamos decir. La diferencia en relación a otros momentos de mi vida en los que me he sentido en una posición de cambio es que me siento más animado y seguro.

El libro de Carlos Alonso sin duda me ha ayudado en este momento de mi vida. Tengo que contar que he tenido la fortuna de conocer al autor personalmente y eso, desde luego, representa un valor añadido de gran importancia pues la charla que mantuve con él fue de las más motivadoras que recuerdo. Pero quiero centrarme ahora en su último libro. En su página 92 el autor señala las tres fases del proceso de reinvención:

  • Búsqueda de respuestas en el pasado y concreción de los factores limitantes (puntos débiles) de cada cual.
  • Una vez detectados los factores limitantes, apoyarse en los puntos fuertes y apetencias, lo que permite ganar confianza en uno mismo.
  • Una vez cumplidos estos dos primeros requisitos, se llega al tercer punto: establecer unos hábitos efectivos para llevar a cabo la reinvención . Este punto, comenta Carlos Alonso, consiste en “una fase en la que cohabitan los objetivos profesionales con los personales de manera natural , dando un nuevo sentido a la vida”.

Creo que en este consejo por partida triple se concentra, bajo mi punto de vista, la pura esencia de “el síndrome de la oruga”, un libro extraordinariamente sencillo de leer, pero para que no se equivoque el lector de este post, la sencillez de su narrativa comporta una carga de profundidad tremenda que alcanza cuestiones muy determinantes de la vida de las personas. Sus consejos tocan la fibra sin duda; o dan en la tecla que se podría decir también.

Personalmente siempre me he declarado un defensor de lo simple, un buscador de la sencillez, aunque en su encuentro muchas veces me pierda en lo complejo. Por eso valoro mucho a quien domina lo sencillo y lo comparte, como Carlos Alonso. Y lo comparte dando en la diana y acertando al comunicar mucho con poco, sencillamente.

Es algo que siempre he pensado. Existen obras, y el “síndrome de la oruga” es una de ellas, que llegan porque saben sacar a la luz un núcleo compartido de vivencias y dudas que la gente demanda calladamente. Hasta que alguien lo brinda.

La obra de Carlos es valiente pues ha sido muy sincero en sus páginas y se ha abierto ‘en canal’, comentando en primera persona aquellas situaciones, que una vez reflexionadas, le han valido para poder transmitir a los demás mensajes de un gran poder. Carlos Alonso es un explorador del alma humana y un creador de modelos profesionales competentes. Su habilidad radica probablemente en su capacidad de estudiar a las personas desde una perspectiva muy humana, que le sirve de base para proyectar una forma eficaz de éxito profesional, lo que es una habilidad para mi forma de ver. Conocer a Carlos es quererlo. Leer su obra es una resolución inteligente y como decía el poeta, “un arma cargada de futuro”, repleta de consejos que no obstante se pueden y deben llevar a la práctica ahora.

Otros contenidos:

Vídeo de la ponencia de Carlos Alonso en EBEbcn14, el pasado 17 de mayo de 2014.

Entrevista en el mismo evento y día.

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: