Las personas tímidas ganan con el #socialbusiness, pues logran visibilidad

Timidos

Hay personas a las que les cuesta expresarse y darse a conocer. Esta incapacidad les resulta contraria a sus intereses a la hora de hacerse valer en la empresa, y ésta no tiene en cuenta a gente que puede ser muy válida. El social business viene a cambiar esta situación pues representa la introducción de canales de comunicación que alumbra el talento desperdiciado, algo impensable en las empresas tradicionales.

 

Si eres una persona tímida, profesional con ideas y talento, puede que tus buenos propósitos en la empresa se queden en el tintero porque no eres capaz de hacerlos valer. Por eso, desde el momento en el que se ponen en la empresa una serie de cauces de comunicación, las posibilidades de reconocimiento de las personas menos dadas a la promoción, crecen. Y eso es lo que facilita el social business, como manera de organizar la empresa y también de gestionarla.

Cuando afirmo lo que afirmo en este post no intento plantear una dimensión psicológica, sino más bien constatar un cambio que puede ser fundamental para la mejora de las organizaciones, a través del descubrimiento de los profesionales más capacitados. Se trata, por lo tanto, de hacer visible un sistema meritocrático, que es bastante más complicado llevar a cabo en empresas sin medios internos y externos a través de los que fluya la información, el intercambio de mensajes y el desarrollo de iniciativas.

En la esencia de este cambio nos situamos realmente en la inauguración de una forma de operar reglada, con canales de comunicación, que hasta ahora no tenía parangón. Las relaciones en las organizaciones, especialmente las grandes, pero también en las pequeñas, se han dejado en buena media al albur de los encuentros informales. Los procedimientos formales se han basado fundamentalmente en la celebración de reuniones personales y en la elaboración de informes.

Estos vínculos son insuficientes para cogerle el pulso a la vida de las organizaciones que tienen múltiples ocasiones cada día de que las personas pongan en circulación propuestas, contenidos de valor, ideas sueltas, etc, etc. Por eso, la presencia de canales de comunicación permanentes facilita el intercambio permanente frente a la supuesta eficacia del sistema tradicional, a todos luces estático e insuficiente.

Las organizaciones ganan vida, se vuelven más locuaces, lo que permite que afloren valores que de lo contrario quedarían ocultos. Así las cosas, las organizaciones son más inteligentes de esta forma y facilitan el que las personas anónimas ganen visibilidad, algo especialmente necesario para los tímidos.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: