El #storytelling se convierte en la estrategia esencial que define a la empresa y sus metas

transmedia-historia1

Si sabes contar las historias de tu empresa, enlázalas con datos y proyéctalas: de ahí sale la estrategia.

 

Contar historias, tus historias, las historias de tu empresa, forma parte de la técnica del storytelling que en los últimos años se ha granjeado muchas simpatías en el entorno del social media. Se define como una opción cercana y amable de contar cosas que te van a aportar un valor diferencial. Estoy de acuerdo. El storytelling puede y debe relacionarse con el content marketing, ya que cuando cuentas historias estás aportando contenidos.  Pero existe una dimensión del storytelling que me llama más si cabe la atención: la estratégica.

Cuando una empresa concreta un discurso y lo explica, está difundiendo su comportamiento, su esencia. Ahí es donde radica su razón de ser y la forma en la que enfoca su quehacer y la manera en cómo lo desarrolla persiguiendo un objetivo u objetivos. En medio de esta dinámica se intuye la estrategia.

Un ser humano que recapacita sobre su trayectoria, construye un discurso ante la vida que lo distingue. Ese discurso efectivamente está compuesto de historias que le permiten, llegado un momento de conocimiento propio, enfocarse hacia el futuro mediante una estrategia. De igual forma se puede hacer con una empresa, con algunas diferencias no muy significativas.

La razón de ser de una empresa es la definición breve que justifica su presencia en el mercado. Puede concretarse en un lema publicitario, pero puede además ser la base de su inteligencia y el factor motivador a través del que conseguir metas. Una de las empresas internacionales que mejor responde a ese esteriotipo es, desde mi punto de vista, Starbucks.

Como esta cadena de ‘caferías con alma’, la base del negocio concebida a través de las visiones de su principal líder, Howard Schultz, da orientaciones suficientes que se transforman en historias. Organizar estas historias, generan un conocimiento que definido de manera estructural permite concebir la estrategia esencial, a la que hay que unir análisis de recursos y capacitación financiera.

Entre las esencias de la marca a través de sus historias y la estrategia, hay que promover una serie de contenidos que logran una dimensión muy potente en nuestros días gracias al social media. El social media recrea nuestras historias y le confieren una serie de valores añadidos que enriquecen el discurso y hacen mejorar nuestra definición de empresa y nuestros propósitos.

Realmente el social media nos permite redefinir bien y modular las historias de nuestro día a día que, finalmente, nos harán cambiar y adaptarnos a las nuevas situaciones. Porque la historia de una empresa no es inamovible. Se modifica en lo necesario si se sabe interpretar los mensajes de las personas que a veces permanecen ocultos.

Las estrategias de las empresas no deben estar al margen de las historias que definen a estas organizaciones, pues son su hilo conductor desde el pasado, y el puente hacia el futuro mediante el diálogo con las personas gracias a la tecnología social. Al final, los sueños de los primeros pasos de nuestra empresa deben estar siempre presentes, no marcados a fuego sino revisados adecuadamente a través del contacto con el entorno. Con eso trabajaremos mejor nuestra estrategia, pues nos conoceremos mejor.

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: