No hay empresa digital sin social business

signage

Las personas dan sentido a los procesos de digitalización. Sin ellas, todo es frío, hasta los más bonitos despachos se quedan nada más que para las postales.

En mi trayectoria de los últimos años, me he vinculado a la corriente del social business, que podría entenderse como la utilización de las herramientas de la web social en la empresa, tanto en su ámbito interno como el externo, siendo el uso interno para las tareas propias de los recursos humanos en redefinición de procesos, control de costes, incremento de innovación y mejora de la reputación en la medida que crece la colaboración. En el apartado externo nos tenemos que referir sobre todo al marketing y la comunicación. Esta definición por así decirlo, tenemos que conectarla con el entorno digital y con la empresa digital, que no tendría sentido sin la vertiente social del social business.

He leído una interesante entrevista, como no podría ser de otra manera, con Genis Roca en la que entiendo que pone por encima la importancia de la redefinición de procesos debido a la aplicación de mejoras digitales frente a la intervención de las personas a través de los medios sociales. Yo considero que no, más bien. Creo que la incidencia de las personas (tuitear para denunciar si el río baja sucio) va a seguir siendo importante pues la capacidad de autoorganización no va ser nunca tan exitosa como para que los ciudadanos, por si mismos, arreglen el río gracias a la digitalización.

Puedo comprender que si alguna persona lea este post no le parezca que tenga mucho sentido, y así es probablemente si no se lee la entrevista a Genis. Pero prometo a partir de ahora ceñirme a ideas más entendibles, o eso espero. La cuestión, tal y como titulo este post, es que la clave que da la dimensión de la empresa digital (big data +móvil+nube+social) es verdaderamente la parte social a través de la involucración de las personas y los datos que aportan.

Considero por lo tanto que el social business, que se basa en lo social específicamente, es un paso previo en la transición a la empresa digital en la que lo social es un apartado más como he señalado en el párrafo anterior.

El protagonismo de las personas sigue siendo trascendental. Lo es en la división interna de la compañía, gracias a la colaboración a través de la tecnología social, y por supuesto en la externa mediante los inputs que aportan las personas en el entorno del mercado. Y la clave sigue siendo el diálogo. Lo siento. No creo que hayamos llegado hasta aquí para considerar que el valor de la aportación de las personas sean solo datos en un movimiento viral compulsivo.

Por último también considero que  con una buena base de social business, la empresa puede transitar mejor hacia la configuración digital, pero no sin ella. Es más, creo que las empresas que han iniciado un verdadero cambio hacia lo social, no tienen más remedio que entrar en la empresa digital; mientras que las empresas que hacen grandes inversiones en big data pero no han creado una buena base social, no van a poder valorar el determinante papel de las personas en el negocio. Ahora más que nunca en la historia.

 

 

 

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: