A veces los influenciadores son más determinantes que las ideas

InfluenciadoresEn el entorno de la web social, la capacidad de influir representa un valor más importante que muchas ideas que circulan. La razón es obvia: la sobreabundancia de información se caracteriza por contener demasiados mensajes similares y pocas novedades rotundas e, incluso, esas pocas novedades pueden fracasar si no encuentran el mejor vehículo para expandirse, llegando incluso a morir. Así las cosas, no hay nada mejor que optar por los influenciadores si pretendemos que una apuesta digital perviva. Pero ¿cómo?, ¿quiénes?, ¿cuándo? En la segunda edición del #CarnavalRRPP” se podrán encontrar algunas respuestas.

Responder a esas preguntas finalmente es la solución al gran enigma. No pienso por lo tanto que existan respuestas definitivas o yo, para ser absolutamente franco, no las tengo. Lo que sí tengo claro es que existen las técnicas de comunicación, los instrumentos y la constancia necearias para avanzar en el campo de la influencia.

Centrándonos en la persona, en el influenciador, considero que una de las virtudes principales que debe tener es la vocación. Tener vocación de influir puede resultar ególatra, pero todo depende de la forma en la que lo entendamos.  Particularmente creo que existen tareas bien intencionadas que merecen la pena que gocen de influencia. Y además no tiene porque resultar inaceptable que alguien con un carisma adecuado apueste por la tarea de influir.

Una segunda característica del influenciador es la inquietud. No puede haber nadie con capacidad de aportar a otros, de influir en otros, que no esté pendiente de acontecimientos que para muchos pasan desapercibidos. A veces son perspectivas diferentes sobre cuestiones que de alguna manera se han anquilosado o no han obtenido la repercusión oportuna.

Los influenciadores no tienen que intentar imponer nada sino inducir, una cualidad especialmente recomendable en el entorno de la web social. La calidad de los contenidos, o la fortaleza de una idea no se impone, se propone y es justamente en ese proceso en el que las personas deciden o no unirse a la corriente. Los influenciadores pueden animar a ‘unirse a la causa’ a través de la reiteración, pero sin caer en la insistencia excesiva.

Para el éxito de cualquier proceso orientado por los influenciadores, las personas se deben involucrar pero porque se sientan parte de la idea, del hecho o del acontecimiento en cuestión que sea. La riqueza de la propuesta que se haga debe ser involucradora, la idea en sí tiene que ser pródiga incluyendo todos los matices necesarios para que se sienta cómoda toda la gente posible. En ese clima es el que, además, se incorporan novedades sobre la aportación inicial y se añaden matices que hacen que la propuesta crezca.

1 Comment
  • Cristina - #CarnavalRRPP
    marzo 8, 2014

    Cierto, Benito, no existen respuestas únicas a esas preguntas, pero aportaciones a #CarnavalRRPP como la tuya ayudan a arrojar un poco de luz en el tema. ¡Gracias por participar! Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: