El #socialbusiness no compite usando datos solos, sino interpretando la realidad

no-indaguemos-tan-solo-lo-que-puede-costar-un-cambio-tambien-deberiamos-analizar-lo-que-puede-aportar-el-valor-que-puede-percibir-la-organizacion-y-el-cliente

El pulso que se plantea no es otro que saber interpretar la información abundante para generar negocio.

 

El universo de información que implica estar conectado es de difícil digestión dada su abundancia. Este reto de la empresa de hoy en día exige, en su evolución hacia el social business, de una capacidad grande para interpretar la información que se genera, lo que imprime un ritmo diferente a la manera de competir.

Realmente las empresas deben aprender a competir en la etapa digital, pues lo que se ha hecho hasta ahora empieza a no servirnos del todo por falta de capacidad de adaptación a las tecnologías y sus usos. Pero a pesar del dominio que se pueda llegar a tener de las máquinas y de la información que reportan,  lo esencial más bien es habilitar una capacidad estratégica que va más allá de las cuatro paredes del edificio que albergue a la compañía. Efectivamente, la acción empresarial trasciende a un escenario más amplio, que no es otro que un mercado que crece y evoluciona debido a la influencia de la interacción de las empresas y las personas a través de los medios sociales.

El nivel de cambio que se va sustanciando poco a poco nos lleva a una serie de modificaciones trascendentales en la organización de las empresas. La tendencia en organizaciones más grandes se irá encaminando hacia un modelo más cercano a la cultura de las start-ups con jerarquías menos rígidas. En ese caldo de cultivo, se valorará el poder gestionar situaciones de crecimientos caóticos para llevarlos hacia un estado más estable y rentable.

Gestionar el día a día en el entorno de los social media es gestionar conocimiento que necesariamente se ha de conectar con la oportuna toma de decisiones y con el fin de alcanzar los objetivos pertinentes a través de la información que se obtenga y se sea capaz de procesar. En esa línea hay que señalar la conexión con el big data como un elemento clave. Sin embargo, el dato por el dato no será determinante, especialmente cuando son casi infinitos. Es más importante saber interpretar la sinfonía inmensa de información, asumiendo incluso que no se conocerá en toda su complejidad. Lo que es determinante es que la parte que se analice y la interpretación que se haga sean las adecuadas.

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: