Competir en el entorno digital es conversar y decidir analizando datos

Digital

La base oculta de la competividad es el lenguaje de programación

 

Nos encontramos ante un escenario de cambio que no cesa, pero que nos coloca desde luego de un escalón de una patente estabilidad, aunque suene contradictorio, dentro de la evolución de la gestión de las empresas. La estabilidad se llama cambio realmente y capacidad de adaptarse, si bien existen factores determinantes que no tinenen vuelta atrás en la gestión de las compañías. Lo vemos.

La empresa ha adquirido una vertiente social, lo que significa estar sometida a las opiniones de sus clientes y de la sociedad y el mercado en general. Este fenómeno es muy contundente, tanto como irreversible. Es además el exponente más clarificador de que su quehacer no es autónomo ni se puede realizar de espalda a las personas.

La conversación se ha establecido como un factor clave, no solo de la gestión, sino de la obtención de resultados. Así es que hoy en día ninguna empresa puede planificar su trabajo sin entender que está sometido a la valoración permanente.

El quid de la cuestión es saber utilizar esa fuerza para, no ya evitar que me ataquen (ese miedo que hace que muchas empresas usen la técnica del avestruz) sino para rentabilizar mejor mis recursos. La empresa no dialoga para defenderse de ataques, dialoga para ganar.

A resultas de la implicación en un entorno abierto, como el actual, la empresa se debe además aplicar en la utilización de toda la información que le reporta el entorno digital. Existe tecnología suficiente y conocimiento adecuado para utilizar de manera óptima el caudal de datos que se vierte a cada segundo.

Podemos hablar del big data, del social CRM…, la cuestión es usar estas herramientas, no para especular con lo que creemos que quieren los clientes, sino con lo que los datos analizados nos dicen. Obviamente, no es que la capacidad humana de concebir, relacionar y optar haya desaparecido, sino que ahora puede haber una información mucho más depurada que nos facilite las decisiones.

El diálogo y el uso de la información son los dos pilares de la empresa de hoy en el entorno digital, perder esas referencias nos colocan afuera del mercado. Puede que suene a frase hecha, pero lo que realmente aclara esta frase es que está llegando un punto en el que para muchos el tren ya ha pasado.

La capacidad de adaptarse a los nuevos tiempos es cada vez más corta. Puede parecer que no, pero la capacidad de Blackberry de retomar su rumbo con nuevos modelos como el Z10 que hicieran olvidar sus trágicos días de caídas de red, se han hecho de cara a la galería, en medio de un mercado mundial conectado que ha penalizado a la marca en un tiempo récord (hace cinco años estaba valorada en 80.000 millones de dólares y ahora se ha vendido por 4.700).

 

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: