Be content my friend!

Yo creo que los contenidos son el verdadero alma mater, la pieza central, de todo este entramado fantástico que ha surgido en los últimos diez años en internet, desde la aparición de los primeros blog hasta ahora. Sin contenidos, por ejemplo, no existiría Twitter o no tendría suficiente trascendencia como la tiene ahora, puesto que los 140 caracteres tienen el recorrido que tienen. Y si todos los tuits no incluyeran enlaces que te lleven a un contenido que desarrolle el breve mensaje del tuit, la verdad es que faltaría algo y algo muy importante.

Los contenidos son ideas distribuidas según un orden que persiguen transmitir mensajes que persiguen a su vez múltiples intereses. Incluir entre estos intereses los del Marketing, para así hablar del Marketing de contenidos, representa un uso que bajo mi punto de vista se relaciona con un principio filosófico fundamental de la web social: escribe, dialoga, exprésate pero no intentes venderme nada, al menos no con esa clara intención.

Usa los contenidos para contar una historia, para reforzar la reputación, para mantener un hilo de conexión permanente con una comunidad, para tener motivos con los que dialogar a través de las distintas plataformas de comunicación de las que nos dotamos. Genera contenidos porque te gusta un tema, porque sabes de él, porque quieres demostrar que sabes de él… Escribe. Genera contenidos porque, de verdad que son la base.

Si el Marketing, que suele ser muy avispado, cree que con los contenidos pueden vender más, seguro que lo intentará. Y de hecho lo hace hasta apropiándose de él y creando el Marketing de contenidos, o como lo queramos llamar. Sin duda, razón no le falta cuando a través de palabras, imágenes, vídeos se pueden vender cosas, aunque la intención manifiesta no sea esa. ¿Es esto ilícito éticamente? Realmente la pregunta no ha lugar. Cuando un escritor narra, o cuando lo hace un director de cine, lo que pretende es gustar y si lo consigue, su obra se venderá.

Por lo tanto, en la empresa se puede generar contenidos para vender. Es lo suyo. Pueden ser contenidos publicitarios, o pueden ser piezas incluidas en una línea estratégica que recrean la imagen de la empresa o de la marca, como lo que se pretende explicar a través del término storytelling.

Sería posible entonces apuntar que el Marketing de contenidos apuesta efectivamente por contenidos, cuya especificidad principal es que se dirigen a los receptores con la intención indirecta de, finalmente, venderles algo. Así nos acercamos más a disciplinas como el Periodismo (las noticias realmente no venden nada directamente, pero el conjunto de informaciones orientadas por una línea editorial sí) y nos separamos de otras como la Publicidad, que obviamente no oculta que su fin obvio es vender. Aquí me gustaría hacer una digresión sobre la creatividad publicitaria, que a veces (muchas) parece que realmente no busca vender lo que quiere vender porque entre el mensaje creativo y el producto no existe relación alguna, o los que no somos creativos publicitarios no se la vemos.

Pienso que escribir es un arte muy difícil, o expresarse a través de los contenidos audiovisuales. Si hiciera un ranking de más difícil a menos difícil: la escritura sería la más difícil, seguida por lo audiovisual (cine, vídeo) para acabar con la fotografía que, bajo mi punto de vista, tiene una complejidad bastante escasa a la hora de ejecutarla e igualmente a la de expresar algo. Normalmente a mi la inmensa mayoría de las fotos me transmiten pero menos.

Las personas que tengan la habilidad de crear contenidos son muy importantes dentro del esquema de una organización que pretende orientar esos contenidos para vender indirectamente como persigue el Marketing de contenidos. Yo soy periodista, categoría profesional a la que con el paso del tiempo le he unido la de comunicador y blogger. Así aparece en mi perfil en Twitter. Quizás por esta razón pienso que los comunicadores, los blogger y los periodistas están situados en la primera línea entre los profesionales que pueden hacer un buen trabajo en esto del Marketing de contenidos.

A ellos deberíamos sumarles los profesionales del cine, el vídeo, la foto (no quiero ponerme a malas con los fotógrafos :-))pero no los publicistas hechos para parir mensajes creativos con la intención abiertamente reconocida de vender. Esos más bien no, salvo que sepan perfectamente cambiar de registro. Entonces sí. Y claro también hay muchísima gente por ahí que domina perfectamente la expresión y la comunicación, debido a las habilidades adquiridas en el social media, y que no son profesionales de la comunicación. Lo que ocurre quizás es que los que se preparan para esto de la comunicación tienen, a priori, una ventaja.

Me gustaría acabar autopreguntándome y respondiendome por supuesto: ¿y tú para que usas el Marketing de contenidos? Pues, mire me alegra que me haga esa pregunta. Yo básicamente para crear mi marca profesional y venderme a la chita callando, pero mire que si hace falta gritar, también se hacerlo :-).

2 Comments
  • Cristina - CarnavalRRPP
    septiembre 28, 2013

    Los buenos contenidos son una buena base para crear una marca personal fuerte. ¡Buen apunte, Benito!
    ¡Gracias por sumarte a #CarnavalRRPP!

  • Benito Castro
    octubre 1, 2013

    Gracias Cristina. espero que os sirva. Cuando avance la actividad, esdpero ver otros trabajos sobre el tema del content marketing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.