La información es un commodity. El negocio está en la interacción

videoconferencia_02

Está más que claro que la información es de la era de los medios unidireccionales, mientras que la interacción, el diálogo, lo social en definitiva, es de la etapa de la web social en la que estamos inmersos absolutamente en estos momentos. Por lo tanto, si nos aferramos a la vieja idea de que la información es poder, nos estamos equivocando de momento histórico.

Si hay algo que sobra en este momento es información. Vivimos en una sociedad sobreinformada, de ahí que resulte bastante patente que acaparar información no resulte realmente una táctica competitiva.

La razón evidente por la que la información ya no tiene valor es porque cuesta muy poco generarla dada la facilidad tecnológica, con costes muy reducidos, y además hay muchísimos operadores que la ponen en circulación desde el momento en el que la web se hizo social y los aparatos de telefonía móvil han incrementado también su presencia y capacidad.

Este reto genera cambios muy evidentes a muchos niveles. Por ejemplo, el director técnico o de servicios de información (el informático que se le dice) se transforma en un nuevo perfil profesional. Es algo que se entiende mejor si decimos que en la jerga de los EEUU, se habla de pasar del chief information officer al chief interaction officer. Y ahí se encuentra la clave: el negocio está en la interacción y no en la información que, como tal, sola y aislada deja de tener valor si no se pone en circulación y abierta a la participación.

La involucración de las personas en el hecho económico presente, adquiere una gran importancia como es de sobra conocido. Dada la gran abundancia de información, las personas tienen poco tiempo para consumirla y pocesarla, pero además tienen un papel activo muy importante justamente por su capacidad de interactuar e influir. Por eso, como señala el profesor Rafael Martínez Alonso existen determinadas claves para ser competitivo en la era digital.

Evidentemente cuando decimos que el negocio está en la interacción, no se debe asumir que por el simple hecho de situarse en esta nueva dinámica ya es suficiente. También resulta obvio que hay que aprender a sacarle partido a este tiempo en el que estamos todos aprendiendo a competir de otra manera.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: