El #socialbusiness puede ser de puro envoltorio comercial o integral de toda la empresa

socialbusiness

El socialbusiness: a la rentabilidad por la vía de la participación.

El socialbusiness puede ser de puro envoltorio o global. No obstante hablar del envoltorio es tan real como hacerlo del concepto global, la única diferencia es que el socialbusiness de envoltorio afecta a tres aspectos fundamentales: el marketing, la comunicación y las relaciones con los clientes, mientras que el global accede a toda la empresa.

En un artículo que me pidieron para la escuela de negocios Foxize, indicaba que en el socialbusiness se empieza desde el momento en el que la empresa en cuestión que sea abre cuentas en Twitter, Facebook o la plataforma que sea. Desde luego esa decisión la toma de cara a la galería en el sentido de que establece esos espacios como puntos a partir de los que plantea parte de su relaciones comerciales y de comunicación con clientes y público en general.

El siguiente paso hacia el desarrollo global del socialbusiness se suele dar cuando se establecen plataformas sociales internas, tipo Yammer. Es entonces cuando efectivamente, como se refleja en este estudio de Hootsuite, la organización se inicia seriamente en el socialbusiness desde el momento en el que establece la prioridad estratégica de una gestión basada en la potencia de la participación.

¿Vale la pena pasar de una etapa a otra?, esa pregunta la puede contestar cualquiera según sus intereses, pero personalmente creo que aqui se establece poco más o menos que el juego del todo o nada. Hasta cierto punto, tampoco es cuestión de exagerar.  La cuestión es que el modelo de empresa está cambiando y como en más de una ocasión, el social media aplicado al marketing o la comunicación es solo la puerta de entrada hacia el socialbusiness.

Esto es así por pura lógica. Si mi empresa se expone al público a través de las redes, no es algo inocuo sino que tiene consecuencias para bien y para mal. Es el caso, por poner solo un ejemplo, de cualquier crítica externa a un producto que, una vez confirmada internamente, pasa a generar cambios en los procesos de diseño, producción y distribución. Casi nada. ¿Se puede resistir alguien realmente a seguir dando pasos hacia el socialbusiness cuando la participación genera este tipo de incidencias? No lo pienso.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: