El negocio de la economía de la colaboración es de 26.000 millones de dólares

colaborativo

La economía de la colaboración tiene en la confianza una cuestión fundamental.

 

26.000 millones de dólares es el negocio que puede generar la denominada economía de la colaboración, según un informe realizado por Jeremiah Owyang, de Altimeter Group. Podemos poner como referencia que Apple, en el último trimestre de 2012, facturó 54.500 millones de dólares. El citado trabajo de Owyang asegura que el crecimiento de la economía de la colaboración es de 25% año a año.

Podríamos considerar que la economía de la colaboración es un paso posterior al social business, entendido éste como la manera que las empresas son gestionadas dada su involucración en el social media. Pero entiendo que no se trataría de dos pasos uno detrás de otro, primero social business y luego empresa en la economia de la colaboración.

Lo que está ocurriendo, según Dion Hinchcliffe, es que están apareciendo start up, tipo Airbnb, que gestiona los intercambios de viviendas entre particulares. Esta clase de compañías están aprovechando el negocio de la economía de la colaboración, en la medida que aprovechan recursos como ‘tu casa’ a los que les puedes sacar rendimiento si lo compartes.

El informe de Altimeter justamente señala que las empresas tradicionales pueden estar perdiendo foco y desatendiendo este negocio emergente, basado en la idea de servicio más allá del ciclo de compra-venta del producto. Las coordenadas del tiempo que nos toca vivir justifican el crecimiento del mismo: con personas que poseen recursos que pueden rentabilizar, fomentado por un contexto que se nutre de la filosofía del social media (interacción) y de respeto al medio ambiente o de pertinaz crisis económica.

La confirmación de la tendencia de la economía de la colaboración no es más que una consecuencia, también, de los enormes cambios que el mundo online y digital está operando en nuestras vidas. Asumir que las personas son los protagonistas del social media y que eso influye en la gestión de la empresa, es una realidad cada vez más palpable incluso para los más irreductibles. Aceptar ahora que las mismas personas quieren compartir sus pertenencias y que de gestionar este fenómeno aparece una opción de negocio, es otro paso obvio. ¿No lo crees así?

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: