El #socialbusiness no es una excusa para tomar decisiones precipitadas

Una-decisión-precipitada

A veces nos pasamos de la raya. Saber tomar la decisión en el justo momento es determinante. Y nunca nos debemos mover de manera precipitada y apoyados en datos supuestamente incontestables, por mucho que el análisis de la conversación en la web social así nos lo pudiera indicar.

 

El flujo de la información procedente del social media es inabarcable. La capacidad de las empresas para utilizar un porcentaje mayor o menor de esa información, bien procesada por supuesto, es una gran propuesta que cada una de ellas se debe hacer. Sin embargo, se corre el riesgo de poder establecer determinadas toma de decisiones convulsas sobre la base de los datos que ofrece internet. Atemperemos un poco el ‘poder del ahora’.

La red nos puede plantear un ritmo endiablado de adopción de medidas que nos llevarían muy seguramente a lugares indeseables. Si en Twitter, por poner un ejemplo, he visto comentarios negativos acerca de un producto de mi catálogo y decido suprimirlo, el problema puede ser gordo. Efectivamente, se trata de un ejemplo demasiado previsible pues no se puede decidir algo por uno o unos comentarios aislados.

Pero puede ocurrirnos que los datos reflejados en la web y reflexionados internamente nos lleven a un punto equívoco en el que se le otorgue demasiado valor a lo que hemos encontrado en la red. Por eso el socialbusiness no puede ser sinónimo de toma de decisiones alocadas, explicables por el simple hecho de que ‘internet me lo cantaba así’.

El negocio y la empresa siempre han tenido una buena parte de racionalidad, pero también de intuición. Con eso quiero decir que cada cosa tiene que estar en su sitio y en sus justos términos. No cabe pues la precipitación ni los razonamientos extremos en los que se magnifican determinados datos.

Si cabe alguna lógica respecto al socialbusiness es que la información que se capta en el entorno participativo es información disponible como punto de referencia, nunca sacralizada. Puede en este sentido que se transite desde la negativa a creerse lo que se publica a la aceptación sin fisuras de lo publicado. Y eso no es recomendable.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: