El poder del ahora, el hiperindividuo y el big data en social media

Una de las mayores capacidades de las personas en su involucración creciente en el social media es la de la inmediatez. Es decir, esa que le permite alcanzar un impacto determinado (mayor o menor, pero impacto) respecto a una cuestión en concreto.

Las personas tienen la posibilidad de decir lo que les viene en gana a través de las distintas plataformas sociales. Esta opción provoca en ocasiones un movimiento en  cadena que genera un crecimiento viral, de tal suerte que en poco tiempo se produce un efecto bola de nieve.

De la noche a la mañana cualquier acontemiento en el social media puede alcanzar la fuerza de un ciclon. Es el perpetuo estado del ahora, que dice Valeria Maltoni. En esas situaciones, cuando afecta a las empresas, es cuando se viven los famosos episodios de comunicación de crisis.

La alternativa que les queda es velar por su marca con una política proactiva de presencia habitual en el social media. Las compañías no deben quejarse de lo que les puede ocurrir en las redes sociales si ni tan siquiera optan por formar parte de ellas.

Esta política del avestruz, escondiendo la cabeza bajo la tierra, es la más desafortunda de las posibles. Entre otras cosas porque los consumidores no solo tienen un gran poder al alcance de un clic, sino que internet y las herramientas de la red han creado lo que en el Future Foundation de Reino Unido, llaman el hiperindividuo, que es aquel que gestiona adecuadamente la información de la red para comparar qué producto le conviene más dentro de una misma categoría (coches, pisos, viajes…).

La empresa tiene frente a sí el enorme reto de gestionar tanto al gran poder del ahora del individuo en las redes sociales, como al citado hiperindividuo, aquel como vemos que sabe moverse con verdadera inteligencia entre un océano infinito de datos para establacer las comparaciones adecuadas que le permita elegir bien en función de sus propios criterios.

Este tipo de consumidor analiza bien lo que se denomina big data, ese volumen inmenso de información que la empresa está obligada también a controlar. Moverse y analizar con solvencia el big data es un frente nuevo para las empresas no obstante, que las lleva a enfocar de forma diferente tanto su organización como su estrategia.

Se trata de trabajar y gestionar la empresa con el foco puesto en el torrente de datos que ilustra, como un estudio de mercado inmenso, lo que permanentemente van diciendo las personas respecto a la marca, la empresa, los líderes, los productos, el sector, la competencia, etc, etc. Y sobre esa base, tomar decisiones.

1 Comment
  • Asesorias
    febrero 6, 2013

    Internet se ha vuelto una poderosa herramienta para realizar vínculos y negocios a empresas o negocios personales, los sitios web deberían de tener asesoría acerca del trato de esta nueva forma de adquirir clientes y obtener resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: