Qué es una empresa conectada, hoy

Hola, después de una considerable sequía productiva en mi blog, me planteo completar en este primer post del 2013 el ejercicio de indicar qué es una compañía conectada, hoy en día. Tal ejercicio, antes que yo, lo ha hecho Dave Gray con un vídeo explicativo que merece la pena sin duda tenerlo en consideración para el futuro. Aquí lo podéis ver.

La primera evidencia a tener en cuenta es que una empresa conectada es una empresa mejor adaptada a las actuales circunstancias de desarrollo tecnológico. Efectivamente, el mundo es diferente desde que internet y las tecnologías asociadas a la red han puesto en circulación múltiples dispositivos, aplicaciones, plataformas, programas que redundan en el hecho de mejorar la comunicación entre personas, organizaciones…

En segundo lugar, y por lo tanto, no se puede competir sin asumir que el entorno tecnológico y los usos sociales del mismo me han cambiado el negocio, razón por la que hay que dar una respuesta competitiva diferente. ¿Sabemos cuál? Se trata de averiguarla e implementarla.

Justamente, esa respuesta viene de la mano de la empresa conectada, que es aquella que mejora su funcionamiento porque incrementa notablemente su capacidad de comunicar. Mejorar la comunicación facilita la obtención de los resultados previstos a través del incremento de la productividad y la reducción de costes en un ambiente de mejora permanente de la innovación.

Como se puede apreciar en el vídeo de Gray, la empresa conectada mejora especialmente la relación con los clientes, algo que se entorpece de forma patente en las organizaciones muy encorsetadas por la jerarquización excesiva. Sin embargo, y como de igual modo se ve en la explicación de Gray, la empresa conectada guarda un espacio a una estructura directiva jerarquizada que se ubica en el corazón de la empresa.

Le empresa conectada es la respuesta obligada a la tecnología actual, pero más aún al protagonismo adquirido por las personas. La gente es un operador de gran peso que influye sobremanera en los procesos, algo inédito solo 20 años atrás. Dialogar con las personas a través de las redes sociales es uno de los compromisos adquiridos en la nueva era del mercado. Contar con las apreciaciones de nuestros clientes tiene una relevancia enorme y define mi producto, mi producción y la reputación de mi marca.

Las empresas tradicionales están sufriendo un cambio considerable del que algunas son más conscientes que otras. Merece la pena leer este informe del estado de la Empresa 2.0 que realiza el grupo canadiense Chess Group. Quizás este año nuevo, en cuyo arranque me reincorporo a la publicación en mi blog, nos traiga (seguro que así será) la oportunidad de evolucionar hacia el paradigma emergente de la empresa mejor conectada.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: